El hazmerreir

0
394

José Ramón Llanos H.

En la centenaria historia de Colombia solo se recuerda de un presidente que tuviera actuaciones que lo convirtieran en objeto de burla de los colombianos, especialmente de los caricaturistas, fue Guillermo León Valencia quien puso al país en ridículo cuando frente al presidente de Francia alzó su copa y dijo: “Brindo por España! En otra ocasión un fotógrafo lo sorprendió cuando hacia una urgente necesidad fisiológica en un rincón de una vía pública. Y ahora el destino nos castiga con el presidente Iván Duque. Los permanentes errores por el uso de palabras que no existen en el idioma castellano el ya tan jocosamente recordado “yo te querí”, “Polombia”, etc.

Pero ahora sí se ha convertido en el hazmerreír de todo el mundo, porque reiteradamente insiste en cometer errores que se supone sus allegados le advierten como tales y aún la prensa ha comentado esos errores. El más patético es el de insistir ante el gobierno cubano que extradite a los lideres del ELN que participaron en el proceso de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos.

De todos es conocido que cuando se inicia un diálogo de paz entre un gobierno y un grupo de insurgentes se firma lo que se denomina el Protocolo de Ruptura, en caso de que se rompan esos diálogos. Como tal aconteció con los diálogos mencionados, el 5 de abril del 2016, se acordó y redactó el Protocolo de Ruptura que fue firmado por Frank Pearl en su condición de jefe de la delegación del gobierno colombiano y Antonio García como jefe de la delegación de la guerrilla del ELN.

Allí en ese documento consta: “Si se rompen los diálogos de paz, los países garantes y las partes contarán con 15 días a partir del anuncio para planear y concretar el retorno a Colombia de los miembros representantes de la delegación del ELN”. Incluso el documento precisa lo que debe hacer el Gobierno colombiano en caso de que la delegación del ELN decida retornar a Colombia, al respecto dice: “En caso de que sea necesaria inserciones en territorio colombiano de las delegaciones del ELN, las operaciones militares cesarán durante 72 horas en áreas cuya extensión estén por definir.

Como ve el lector las reglas están claramente definidas, no hay lugar a extradición, es más el gobierno colombiano debe proteger la llegada de los líderes del ELN a territorio colombiano y aún más durante tres días no debe perseguirlos. El gobierno cubano al no extraditar a los miembros del ELN lo que hace es cumplir con el Protocolo firmado por el gobierno colombiano, los insurgentes y además por seis países más con apoyo de la ONU.

Como suelo decir “para colmo de peras en el olmo”, expresión del Tuerto López, las últimas actuaciones de Duque abundan para convertirlo en el hazmerreír de los colombianos y de habitantes de otros lares. Ahora piensa, sueña, tiene pesadillas, delira y las imágenes de ese delirio son tropas rusas utilizando el más refinado armamento, aviones con ametralladoras de precisión, soldados rusos y robots invadiendo el sacro territorio colombiano.

Las víctimas de esas actuaciones risibles son el pueblo colombiano, la diplomacia nacional, y por supuesto el prestigio y la imagen del país. Pero como toda comedia tiene un final feliz, todas estas pamplinadas presidenciales facilitan el triunfo del Pacto Histórico.