Cuba finalmente vencerá el bloqueo

0
186

José Ramón Llanos

Estados Unidos es un país que viola flagrantemente las leyes internacionales. Desde finales del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX casi todos los países de América Latina fueron víctimas de múltiples agresiones de los Estados Unidos, unas veces invadieron los territorios latinoamericanos y, como en el caso de México, le cercenaron una parte de su territorio. En otras ocasiones invadieron sus territorios con el pretexto de cobrar una deuda.

En el siglo XX, los Estados Unidos apoyaron a dictadores que hicieron de la violación de los derechos humanos, el encarcelamiento y el asesinato de lideres demócratas, con la finalidad de que esos dictadores aplicaran las políticas anticomunistas implementadas por USA. Estas dictaduras las sufrieron los pueblos de Colombia, Bolivia, Guatemala, Haití, Nicaragua, Panamá, Paraguay y República Dominicana.

En el caso de Colombia los Estados Unidos, en 1903, se apoderaron del territorio estratégico de Panamá que permitió unir el océano Pacífico y el océano Atlántico, como todos sabemos ruta de gran valor económico y geopolítico.

En 1965, el 29 de abril el presidente Lyndon B. Johnson ordenó la invasión de República Dominicana, con el pretexto de proteger a los ciudadanos yanquis. Cuarenta y dos buques de guerra transportaron 42 mil soldados y marines estadounidenses y ocuparon el país Caribe durante dos años, con la alcahuetería de la Organización de Estados Americanos, OEA.

Desde los años 60 los Estados Unidos han violado flagrantemente el derecho internacional, la autodeterminación de una nación y el bloqueo criminal a Cuba. Como reprobación de este desafío al derecho internacional por parte de Estados Unidos, en 1992 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución condenando el bloqueo de los Estados Unidos a Cuba. Fue condenado, inicialmente por 59 países, la abstención de 71 y solo cuatro votos en contra: Albania, Estados Unidos, Israel y Paraguay.

Incluso un tradicional aliado de Estados Unidos, el Reino Unido, a través de su embajador en la ONU Thomas Richardson criticó la ley norteamericana mediante la cual se embargó a Cuba: “Pretende una aplicación extraterritorial de la jurisdicción estadounidense”. “Esto constituye una violación de las leyes internacionales y de la independencia y de la soberanía de las naciones.” Pocas veces en la ONU un aliado norteamericano lo condenó en esa forma.

Durante treinta años los Estados Unidos ha venido siendo condenados por este bloqueo, con el agravante de que, en junio del 2021, 184 países han apoyado a Cuba, solo USA e Israel votaron contra y tres se abstuvieron: Brasil, Colombia y Ucrania.

Estados Unidos al mantener el bloqueo, no obstante la condena de más del 99 por ciento de los países que integran las Naciones Unidas, se convierte en un país fuera de ley. En un gobierno que no solo transgrede el derecho internacional, sino también se convierte en un agresor genocida que lesiona la población cubana, especialmente a la niñez y a los ancianos.

Esta reiterada conducta de los gobiernos de USA le resta autoridad moral para condenar a otros países que también violan el derecho internacional y la autodeterminación de los pueblos, pero con efectos menos lesivos que los que recibe la población cubana por el bloqueo tantas veces condenado por la comunidad internacional. La firmeza del gobierno de Cuba, la fortaleza y valentía del pueblo cubano finalmente derrotarán los intentos de USA de aniquilarlos.