Una familia revisitada

0
408
Fotograma de Familia (2023), el reciente estreno de Netflix

La película es un drama de la vida en el que una familia se reúne para almorzar y tener conversaciones profundas sobre su pasado, presente y futuro en su amado rancho de olivos. El siguiente artículo contiene spoilers

Juan Guillermo Ramírez

Familia (2023) comienza con el patriarca Leo ─interpretado por Daniel Giménez-Cacho─ viendo el fantasma de su difunta esposa y sus tres hijas jugando en la sala de estar. La difunta esposa de Leo era una escritora de renombre que falleció después de un extraño accidente varios años antes.

Al día siguiente, la familia de Leo se reúne en su rancho de olivos para comer, durante la cual deben ponerse de acuerdo sobre una decisión que podría cambiar sus vidas para siempre. Al evento familiar asisten la nueva novia de Leo, Clara, sus tres hijas y Benny, su hijo que todavía vive en casa debido a que tiene necesidades especiales.

La hermana mayor es Rebbecca, una doctora exitosa casada con Dan ─el resto de la familia lo llama cariñosamente el gringo porque es estadounidense─ y tienen gemelos adolescentes, Alan y Erika. La hija del medio, Julia, está al borde del divorcio porque no puede evitar engañar constantemente a su marido. Llega al Olive Ranch con su hija Amanda y planea pasar unos días lejos de su marido.

Entorno pintoresco

Si bien es conocido por su trabajo en dramas convincentes como Four Good Days (2020) y Mother and Child (2009), Familia de Rodrigo García marca el primer largometraje en español del director colombo-mexicano.

La película es un drama de la vida en el que una familia se reúne para almorzar y tener conversaciones profundas sobre su pasado, presente y futuro en su amado rancho de olivos. Ofrece una mirada refrescante y honesta a la dinámica familiar en un entorno pintoresco.

Todos los padres tienen hijos favoritos, aunque la mayoría de ellos no lo admitan. El orgullo y la alegría de Leo es su hija menor, Mariana, quien invitó a su nueva novia, Mónica, al almuerzo familiar. Mariana también está embarazada, pero se niega a decirle a nadie quién es el padre.

Si bien la familia se reúne cada tres o cuatro meses para estas reuniones, Leo convocó esta reunión específica con anticipación. Tiene algunas noticias que quiere administrar con sus hijas: una corporación le hizo a Leo una generosa oferta para vender su rancho, pero él quiere la aprobación de sus hijos para seguir adelante con la venta.

La idea de dejar ir el hogar de su infancia y la propiedad que ha pertenecido a sus familias durante generaciones es desalentadora para las hermanas. Sin embargo, los tres abandonaron su hogar y siguieron carreras fuera del negocio familiar, mientras que Leo envejeció y se cansó del trabajo duro y constante.

Incuestionable aspecto femenino

Familia fue escrita y dirigida por el colombiano Rodrigo García, quien asegura que seremos partícipes de un retrato que sigue el día a día de una tribu, que, como muchas otras, está rodeada de secretos, conflictos, deseos y frustraciones. La historia está inspirada en el aprendizaje que el cineasta ha adquirido a lo largo del tiempo como hijo, padre y hombre.

Pese a que en Familia el drama se desarrolla en el Valle de Guadalupe, ubicado en Baja California, su origen se produjo en Los Ángeles, durante la promoción de Bardo (2022), la película de Alejandro G. Iñárritu. Fue allí donde llegó Daniel Giménez Cacho, uno de los actores mexicanos más reconocidos de la escena mexicana actual, debido a lo que le tocaba hacer en calidad de protagonista de una cinta que lo encontraba interpretando a una suerte de alter ego del realizador de Amores Perros (2000).

Todo esto se produce durante el reencuentro entre Leo, un viudo que se ha pasado la vida entera en el campo, a cargo de sus cultivos de olivos y sus tres hijas, quienes tienen sus propios conflictos existenciales, sus propios planes y sus propias personalidades.

En la cinta, Leo está tratando en teoría de hacer lo mejor que puede, pero no sabe manejar bien la situación, sobre todo cuando se relaciona con sus temperamentales hijas. Giménez Cacho reconoce que el personaje lleva con orgullo el término de patriarca, pero asegura que no es un estereotipo.

Las películas de García tienen un incuestionable aspecto femenino. Las mujeres son no solo las que dominan el reparto, sino que, con contadas excepciones ─como es el caso de Last Days in the Desert (2015), Raymond & Ray (2022) y el presente filme─, son las protagonistas absolutas. En este caso, sin embargo, la participación de ellas sigue siendo esencial.

Cacofonía de voces

A pesar de que la cinta lleva por título Familia, la historia hace hincapié en la paternidad desde diferentes aristas. La visión del director nos acerca a las dificultades, responsabilidades y recompensas que la misma implica.

Las familias son complicadas. Cada miembro es distinto, tiene sus propios intereses, problemas, ideas y opiniones, por eso las reuniones, fiestas o comidas son un escenario ideal para el caos, las discusiones y peleas por viejas rencillas. Rodrigo García entiende esto a la perfección y lo demuestra en la cacofonía de voces.

El guion parte de un lugar común: las discusiones familiares alrededor de los terrenos, y lo utiliza para hablar sobre la pérdida y el apego. Cada miembro de la familia tiene sus propios problemas individuales ─un nuevo trabajo, enfrentarse a un divorcio o un embarazo, por ejemplo─ pero los guionistas inteligentemente los direccionan hacia los temas centrales de la cinta y crean una telaraña con la cual exploran de forma minuciosa las dinámicas familiares.

Desgraciadamente, Familia se siente como una obra de teatro filmada: la mayoría de los diálogos están compuestos por largos monólogos, cuya finalidad es darle el foco de atención a cada una de las poderosas interpretaciones de los miembros del elenco.

La acción se detiene y vemos una larga conversación tras otra, cada monólogo es interesante, nos permite conocer a los personajes y su forma de pensar, pero no dejan de sentirse artificiales, llenos de palabras rebuscadas que nadie diría en una conversación o discusión normal con su familia.

Daniel Giménez Cacho entrega una extraordinaria interpretación del patriarca de esta familia. El personaje es complejo: lucha constantemente con los fantasmas de su pasado mientras intenta mediar las disputas entre sus hijas en el presente. Giménez Cacho transmite todo el cansancio de León, como si la vida del personaje pesara sobre él; podemos verlo interesado en la vida de cada una de sus hijas, pero sin entrometerse en su toma de decisiones, es amoroso con sus nietos y abierto respecto a su relación con su nueva pareja, sin embargo, demuestra firmeza y se impone ante los demás cuando es necesario.

Ilse Salas, por su parte, interpreta a la hija mayor de León, la voz de la razón y la lógica, quien, además, es una autoridad para sus hermanas; durante sus monólogos está contenida, pasa de la risa al llanto, del enojo a cantar contenta, y utiliza solamente sus miradas y lenguaje corporal para transmitir toneladas de información, ya sea sobre su matrimonio o la relación con sus hermanas.

Cinta entretenida

Familia es un ejercicio interesante sobre las dinámicas familiares mexicanas, la pérdida y el aprender a soltar. Puede no llegar a sentirse tan íntima como Tótem (2023) de la realizadora mexicana Lila Avilés, por mencionar una cinta con una temática similar, pero sus personajes, las interpretaciones de la mayoría del elenco y los momentos que se construyen con ellos, conforman una cinta entretenida.

Familia une sus famosos universos femeninos con el personaje masculino más autobiográfico que ha hecho hasta el momento, interpretado por Daniel Giménez Cacho. “Hay que traicionar a los padres para poder sobrevivir”, dice Leo, el protagonista. La frase, claramente freudiana, remata con la confesión de Mariana, una de las hijas del personaje: “Solo he querido dos cosas en mi vida, la aprobación de mi papá y no necesitar la aprobación de mi papá”.