“Hemos trabajado en un escenario de economía de guerra”, Manuel Marrero Cruz

0
315
Manuel Marrero Cruz

El primer ministro cubano puso a consideración del parlamento un programa de estabilización macroeconómica, como condición necesaria para el crecimiento de la economía. El propósito es restaurar los requisitos que permitan garantizar un entorno favorable para el desarrollo y el proceso de la construcción socialista en la isla

Alberto Acevedo

Recuperar los servicios turísticos y un turismo que irradie su recuperación a otros sectores y contribuya a elevar los ingresos en divisas, e incrementar las exportaciones de bienes y servicios, explotando todas las potencialidades de los servicios profesionales, en particular los de salud, es objetivo central dentro de una estrategia para dinamizar la economía cubana, en este año de 2024.

Así lo expresó el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz en el marco de una sesión plenaria del parlamento, donde hizo un análisis crítico de la gestión económica y financiera en Cuba y anunció medidas, que se ejecutarán este año, para dinamizar la economía de la isla.

Para el líder cubano, el motor de estas transformaciones no radica solo en el turismo, que es, sin embargo, uno de los más relevantes. Se requiere, en su opinión, fomentar las producciones de níquel, tabaco, ron y otros rubros exportables.

“Hemos trabajado en un escenario de economía de guerra, con todas las complejidades que ello conlleva, con el bloqueo recrudecido y a pesar de las insistentes campañas de los enemigos de la Revolución, que dicen que el bloqueo no tiene nada que ver con la crisis. Sí hace daño, y lo reiteramos: quítenlo y verán lo que el pueblo puede hacer. (Pero) no estamos sentados esperando, estamos buscando soluciones propias”, precisó el primer ministro.

Insuficiencias propias

Recordó que Cuba, con el agravante del bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, ha tenido que enfrentar, como el resto del mundo, las crisis globales derivadas de la pandemia. “Tenemos vacunas propias, pero no hemos superado todo lo que dejó esa crisis, más el resto de conflictos globales que inciden en el comercio y nuestra economía sigue sujeta a esos vaivenes”, puntualizó.

“Tenemos una alta insatisfacción por no haber avanzado lo necesario y disminuir los efectos de estos fenómenos externos. Podíamos haber hecho más cosas. Persisten insuficiencias propias y problemas subjetivos que afectan la capacidad de programas y proyecciones económicas”, admitió el primer ministro.

Marrero presentó, a consideración del órgano legislativo, todo un programa de estabilización macroeconómica, como condición necesaria para el crecimiento de la economía. El propósito es restaurar los requisitos macroeconómicos que permitan garantizar un entorno favorable para el crecimiento económico, el desarrollo y el proceso de la construcción socialista.

Se trata ─dijo el alto dignatario─ de un cambio esencial en materia de gestión macroeconómica, en coordinación con el plan del Presupuesto y la programación monetaria. Su ejecución es parte del Plan Nacional de Desarrollo hasta 2030 y requiere la consolidación de distintas instituciones para la transformación productiva de la isla.

Grandes potencialidades

“Las potencialidades que tenemos son grandes, ejemplificadas en las negociaciones de las giras que se han hecho. Tenemos solicitudes de níquel, tabaco, ron”, dijo y destacó la necesidad de transformaciones y de elevar las producciones.

Se propone, además, desarrollar procesos negociadores con proveedores tradicionales y no tradicionales, para el abastecimiento estable de mercancías, con el empleo de diversas formas de participación, de amortización de pagos y deudas. También aplicar nuevos proyectos de negocios y mecanismos que permitan inyectar liquidez en las cuentas en divisa digital, fondos que respaldarán las operaciones comerciales y de aprovisionamiento.

El pasado 23 de diciembre, pocas horas antes del comienzo de las festividades navideñas, la viceministra de Comercio Exterior, Ana Teresita González, dijo que el país experimentó importantes avances en materia de inversión extranjera. Se trata de cuarenta y dos negocios nuevos en 2023, y once negocios adicionales que se aprobarán en corto tiempo, de los cuales cinco se finiquitarán antes de que termine el año, manifestó la funcionaria.

Estos negocios se dieron en las áreas de turismo, biotecnología, producción de alimentos, minería y comercio. Por primera vez, uno de estos negocios se estableció con un ciudadano cubano residente en el exterior, lo que muestra la agilidad y el nuevo enfoque que el gobierno de la isla imprime a esta línea de trabajo.

Los mercenarios también mueren

Ya se ha venido haciendo costumbre presenciar, a través de los medios de comunicación, los horrores de los bombardeos de Israel contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza y Cisjordania. Conmueve, en particular, el hecho de que la mitad de los muertos entre la población civil son niños, un verdadero genocidio.

Pero la guerra tiene a veces crueles compensaciones. Ya, finalizando diciembre pasado, la organización de la resistencia palestina Hamás informó que un experto francotirador palestino, situado en un estratégico sitio de la Franja de Gaza, localizó en su madriguera y dio de baja a quien se consideraba el francotirador de más altas calificaciones del ejército francés, el coronel Emmanuel Sinard, conocido como el Lobo Rojo, y quien se desempeñaba como comandante de las unidades de elite de misiones especiales de la Legión Francesa 8011.

Días antes, Hamás había anunciado también que uno de los mejores francotiradores israelíes, Barib Yariel, fue dado de baja mediante un certero disparo de un homólogo palestino, en la Franja de Gaza.

Un segundo momento paradojal de la guerra en Gaza y que, de acuerdo con titulares de prensa, en su momento “hizo llorar a Tel Aviv y a Washington”, fue la muerte en Gaza del general del ejército norteamericano John Carter, jefe del grupo mercenario Blackwater, junto con ocho de sus compañeros, todos militares de alta calificación.

Rambos volando

Los nueve oficiales cayeron como corderitos en una emboscada en un falso túnel construido por Hamás. Debieron esperar varios días para rescatar los cadáveres.

El general y criminal de guerra norteamericano, junto con su equipo de Rambos, entró en son de victoria en un falso túnel construido por la resistencia palestina, y volaron por los aires cuando detonó una enorme carga explosiva. Los medios occidentales, que suelen calificar a Hamás como grupo terrorista, ocultan el hecho de que Carter y sus mercenarios intervinieron en numerosos conflictos bélicos en el mundo, provocando masacres, sufrimiento y dolor entre miles de familias de luchadores sociales.

El viernes 22 de diciembre, el alto mando militar israelí reconoció la muerte, al sur de Gaza, del mayor general de la reserva, Tal Shua, de 31 años. Desde que comenzaron las hostilidades, han muerto ciento treinta y nueve militares de Israel, siendo Shua el oficial de más alto rango. La caída de los francotiradores y de los oficiales de alta calificación son dos momentos particulares de la guerra en Gaza.