Sobre la vivienda

0
290

Raúl Pacheco Granados
@PachecoGranados

En un vídeo publicado a finales del año 2021 el presidente Iván Duque presentaba 10 logros alcanzados por su gobierno en el año que está por finalizar. El cuarto logro según el mandatario era, “mayores ventas sociales de vivienda en la historia de Colombia y mayores ventas de vivienda en nuestro país”. Según ciencuadras.com, 2021 fue un año histórico para la venta de vivienda nueva en Colombia, se comercializaron más de 227 mil unidades lo que significó un aumento de 19% frente a 2020 y 45% frente a 2019, citando registros de La Galería Inmobiliaria.

Las ventas para los segmentos de Vivienda de Interés Social, VIS, y Vivienda No VIS sumaron $45,6 billones, un aumento de 40% con respecto a 2020. A todas luces un gran negocio.

Cabe preguntarse, ¿cuál es la política que actualmente rige en Colombia en materia de vivienda? Según el texto ‘Colombia: cien años de políticas habitacionales (2014)’ del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio en el país se pueden identificar cinco periodos de evolución conceptual de las políticas de vivienda: concepción higienista (1918–1942), Concepción Institucional (1942–1965), Periodo de Transición (1965–1972), Corporaciones de Ahorro y Vivienda (1971–1990), y Concepción de mercado y subsidio a la demanda (desde 1990 – actualidad), es decir, hoy en Colombia opera el mercado como determinador de la oferta y la demanda de acuerdo a la concepción adoptada por el Estado en clara consonancia con el Consenso de Washington y la teoría neoliberal.

Hoy el Estado no suplanta ni compite con el sector privado en la producción de vivienda porque se asume que este es más eficiente. El Gobierno nacional entregó en 2021 un total de 97 mil subsidios para compra de vivienda nueva, de esa cifra 67 mil fueron para vivienda VIS, y 30 mil para vivienda No VIS. La gran dinámica del año 2021 no se explica sin este subsidio del Gobierno nacional que garantiza el negocio al sector financiero y a los constructores.

La renta del negocio de la vivienda es enteramente privada y asciende a $45,6 billones, el éxito periodo a periodo del sector financiero del país está parcialmente soportado en el crédito hipotecario y el leasing habitacional.

En medio del júbilo manifestado por el gobierno Duque hay matices que las cifras no permiten observar. Por ejemplo, los informes rendidos no detallan los subsidios en el segmento de vivienda VIS, exactamente cuales fueron otorgados para vivienda VIS y cuales para vivienda VIP. Esta distinción no es de poca monta, porque la vivienda VIS VIS cuesta $135 millones, y en algunas ciudades hasta $150 millones a precios de 2022, a ella accede población asalariada y con ingresos familiares de hasta cuatro salarios mínimos. La Vivienda de Interés Prioritario (vivienda VIP) se enfoca a la población que vive en condiciones de extrema pobreza, tiene como valor máximo $70.000.000 pesos (precios 2022), y acceden hogares que ganan entre uno y dos salarios mínimos.

Puede que el grueso del esfuerzo fiscal para vivienda no se esté yendo a la vivienda VIP que puede impactar de forma importante el déficit cuantitativo de vivienda en Colombia.

Adenda: La Gran Encuesta publicada por RCN, La FM y otros medios, así como la presentada por revista Semana, demuestra que el único que va liderando, y además creciendo es Gustavo Petro. De lejos el Pacto Histórico gobernará este país.