La tierra es de quien la lucha y la trabaja

0
445
Reunión de trabajadores campesinos de la región. Foto ASCUCOR

En Tierralta, el campesinado recibió con optimismo el anuncio de la ministra de Agricultura sobre la creación de una nueva Zona de Reserva Campesina en Córdoba

René Ayala

No es coincidencia que el departamento de Córdoba haya sido golpeado con especial crueldad por el conflicto armado y, especialmente, por la barbarie paramilitar. Hoy el imaginario popular asocia al departamento más al sur de la región Caribe, como el referente de la gran propiedad y la hacienda ganadera. Un símbolo de esta percepción es la finca “El Ubérrimo”, expresión de este modelo de tenencia sobre la tierra y referente de alguna manera de la disputa histórica en este territorio: campesinos sin tierra y grandes propietarios.

En el nudo de paramillo, en las estribaciones de la cordillera occidental, tuvo su comando la estructura  paramilitar liderada por los hermanos Castaño, allí cómodamente recibían a políticos tradicionales y ganaderos para definir quién vivía y quién no y consolidar su proyecto político, también allí se desarrollaron los diálogos de Ralito, el “yo con yo”, que terminó con el espectáculo de la “desmovilización” paramilitar, en fin, la región era el símbolo mismo del poder, influencia y control social del paramilitarismo.

Lucha y resistencia

Pero donde campeó la muerte, con ímpetu irrumpió la resistencia, heredera de las emblemáticas luchas por la tierra, que ni a sangre y fuego pudieron ser acalladas. Las comunidades campesinas de Córdoba tienen marcado en el rostro el recuerdo de jornadas violentas y de esperanza, su territorio fue enclave de las luchas agrarias que dieron origen a la ANUC. Esa memoria de lucha y resistencia sobrevivió y se refleja hoy en los procesos de organización campesina del sur del departamento y el alto Sinú.

Según la ministra de Agricultura y Desarrollo Rural “Este año se constituirán las zonas de reserva campesina del alto Sinú y sur de Córdoba, son 160 mil hectáreas, 330 Juntas de Acción Comunal, para hacer desarrollo sostenible y avanzar en la protección y conservación de esta región”.

Esta nueva ZRC del sur de Córdoba abarca los municipios de Montelíbano, Puerto Libertador, San José de Uré y Tierralta la del Alto Sinú, y es el culmen de un proceso impulsado hace más de doce años por la Asociación de campesinos del sur de Córdoba, ASCUCOR, y la Asociación campesina para el desarrollo del alto Sinú, ASODECAS, y acompañado técnica y políticamente por la Asociación nacional de zonas de reserva campesina ANZORC.

Dificultades por superar

A pesar de la esperanza que suscita el anuncio, no ha dejado de ser accidentado el camino de la constitución de la ZRC. Arnobis Zapata, líder y referente de la Asociación campesina del sur de Córdoba, expresó estas preocupaciones: “Saludamos el anuncio de la ministra, pero desde el 2021 que radicamos la solicitud hemos estado esperando la declaración de la figura, el proceso ha sido largo y tedioso, desde el 2013 impulsamos la propuesta, que por falta de recursos y estigmatización de las zonas de reserva no había avanzado. En el gobierno del presidente Petro ha habido articulación y estamos en etapa de construcción del Plan de desarrollo sostenible (uno de los requerimientos legales para constituirlas), pero en este momento está parado el avance porque algunos funcionarios de la Agencia de tierras pretenden construir el Plan de desarrollo desde los escritorios y nosotros rechazamos esta metodología, nuestra propuesta es construirlo con un equipo del territorio”.

Sin embargo, las organizaciones campesinas esperan que los anuncios del gobierno estén acompañados de avances que permitan concretar esta aspiración histórica y que, en consecuencia, con la declaración del campesinado como sujeto especial de derechos, la figura de ordenamiento territorial permita profundizar la reforma agraria en el territorio, donde además de la formalización de la propiedad rural se garanticen los derechos del campesinado de esta región azotada por el conflicto armado.

El campesinado del departamento expresó sus preocupaciones frente a las amenazas que enfrenta la constitución de la ZRC y la perspectiva de los procesos de organización. Aún es latente la intimidación de grupos armados, especialmente de las Autodefensas Gaitanistas, ACG, herederas del paramilitarismo que desoló la región y que hoy pretende apropiarse de las iniciativas impulsadas por el movimiento campesino en su disputa por el control del territorio.

“El actor armado, en este caso las ACG, es una amenaza grande, están buscando crear organizaciones o cooptar para supuestamente levantar la bandera de las ZRC.  Es un riesgo grande en el territorio, las zonas de reserva campesina deben entregárselas a los campesinos, no para que los grupos armados la pongan a su servicio”, expresó el líder campesino.

Zonas de reserva para la reforma agraria

Las zonas de reserva campesina están reconocidas legalmente por la ley 160 de 1994, desde entonces solo ocho habían sido aprobadas, siendo en su gran mayoría suspendidas durante el gobierno de Uribe que, además, persiguió a las organizaciones que lideraban estos procesos, emitiendo órdenes de captura y desarticulando este tejido social. Gracias al Acuerdo de paz con las antiguas FARC-EP, se colocaron en el centro y volvieron a reactivarse, posicionarse e impulsarse. En el gobierno del cambio, cinco más han sido constituidas, evidenciando el compromiso con la ruralidad: Togüi en Boyacá, Sumapaz en Cundinamarca, La Tuna en el Cauca, Güejar-Cafre y Losada-Guayabero en el Meta.

La reforma agraria postergada por la violencia y la gran propiedad tiene que avanzar, es el propósito del gobierno del cambio y, en consecuencia, es imperativo superar dificultades, llegar a acuerdos, concretar la aspiración del campesinado que sobrevivió a la guerra, el destierro y a la muerte.

El campesinado cordobés sigue de pie, con dignidad. La Zona de reserva campesina es una mínima retribución de la deuda del Estado con sus comunidades rurales, porque la tierra es de quien la lucha y la trabaja.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí