Vamos por la victoria final

0
161

Hernán Camacho
@camachohernan

El pueblo colombiano dio un masivo respaldo a la candidatura de Gustavo Petro y Francia Márquez con ocho millones quinientos mil votos, ratificando que el país va por un camino de cambio. Por primera vez en la historia la campaña alternativa de unidad gana la primera elección presidencial.

La primera vuelta dejó al Pacto Histórico como la principal fuerza electoral del país, después de tener la lista al Congreso más votada. Hemos ganado dos elecciones y vamos por la tercera y definitiva. El uribismo puro y duro fue derrotado. Hoy dos de cada tres personas desean el cambio.

La campaña alternativa en 2018 con el candidato Gustavo Petro alcanzó la segunda vuelta con un poco más de cuatro millones de votos. El pasado domingo se duplicó la votación. La campaña presidencial logró movilizar temas que fueron sustanciales a la hora de elegir la propuesta de cambio: las mujeres, la protección de la naturaleza, así como la lucha radical y verdadera contra la corrupción.

“El cambio es con las mujeres o no será”, advierte el movimiento de mujeres. Un mejor país requiere de mayor participación de la mujer en la política y en la dirección del Estado. Aquí la primera gran diferencia entre el cambio real y Rodolfo Hernández, el “cambio” talibán.

Las mujeres del Pacto Histórico no se quedaron ni calladas ni en casa, la mitad de la bancada elegida por el Pacto es de mujeres. A todas las vimos en campaña, caminando los territorios de la geografía nacional y explicando el programa.

La Colombia profunda se levantó contra la guerra en estas elecciones. Los resultados del Pacífico caucano y nariñense son un mensaje contundente por la paz. Los territorios que han sufrido el regreso de la guerra, herencia maldita de este Gobierno, vuelven a demostrar la grandeza de su dignidad. En el Chocó, departamento abandonado por Duque, se derrotó al continuismo. En el Alto Baudó ganamos con el 94,8% y en el Bajo Baudó con 82,4% y en Bojayá con el 82,9%.

Otro de los datos relevantes para entender la importancia de las elecciones en estas regiones se dio en La Guajira que votó por la propuesta de conservar el agua, cuidar la naturaleza y no desviar los ríos. En municipios como Hatonuevo se ganó con el 71,4%, Barrancas con un 66,8% y Albania con 72,1%. Aquí el mensaje es para las multinacionales como El Cerrejón que abusan de los recursos naturales y los derechos de la gente.

Los compradores de votos perdieron en el Caribe colombiano. Clanes políticos como los Char o Besaile que acompañaban la campaña uribista, perdieron en todos los departamentos de la región. Sin embargo, la abstención fue la protagonista en la jornada y eso prende alertas de cara a la segunda vuelta.

Lo que sigue es mayor trabajo. Conversar con quienes no salieron a votar, la abstención no está informada sobre las propuestas y sobre las candidaturas, y ahí tenemos la oportunidad de aumentar el apoyo de la ciudadanía. La tarea es encontrar un millón de votos que se sumen al cambio seguro para Colombia.

El programa de Petro y Francia es una propuesta contundente en la lucha contra la corrupción de la clase política. Es una visión de país que defiende lo más importante para la vida, el agua y la naturaleza. Lo vamos a lograr.