Unidad para la resistencia

0
276
Lanzamiento del Pacto juvenil en Puerto Resistencia, Cali. Foto Canal 13

Organizaciones juveniles participantes en el paro nacional han decidido construir una convergencia popular, amplia y diversa para la ciudad ¿Cuál es la proclama juvenil que propone el Pacto Histórico en la capital del Valle del Cauca?

Daniel Rueda – Juan José Guerrero
Punto de Resistencia Sameco-Cali

El nuevo escenario de rebelión social liderado por la juventud marcó un precedente en la historia colombiana, miles de jóvenes artistas, estudiantes, campesinos, barristas y trabajadores de los barrios populares salieron con enorme fervor y rebeldía al paro nacional convocado el 28 de abril de 2021.

Fuera de todo pronóstico la lucha se alargó más de lo esperado, especialmente en Cali, hoy día conocida como la Capital de la Resistencia, donde fuimos los y las jóvenes quienes logramos poner en jaque la movilidad y la economía de uno de los departamentos que más aporta al PIB nacional.

Este proceso de movilización y despertar de consciencia, se llevó a cabo entre las balas y los gases de la fuerza pública, el ejército, y el accionar paramilitar. Esta generación quedará marcada para siempre por la brutalidad policial y el uso excesivo y mortal de la fuerza. El saldo de asesinatos, heridos y desaparecidos aún es incierto, pues a pesar de las mesas de diálogo instaladas entre el gobierno local y la Unión de Resistencias Cali para determinar vías pacíficas y dialogadas a las necesidades sociales, cada jornada de paro se convierte en luto para las familias de la gente capturada o herida.

A la tarea incansable de politizar y organizar la juventud por cuenta de quienes somos parte de la resistencia y venimos trabajando en la barriada, el colegio, la universidad o el sindicato, se suma la imposición del Consejo Nacional Electoral para realizar las elecciones a los Consejos de Juventud el próximo 28 de noviembre. Entendiendo que hace parte de las “soluciones” que el gobierno nacional ofrece y que, por ende, sabemos que las necesidades y apuestas políticas de la juventud desbordan esta apuesta institucional, sabemos la importancia de copar este tipo de escenarios.

Convergencia juvenil por la vida

Precisamente ante este panorama de los Consejos de Juventud, los sectores organizados de esta hermosa primavera de rebeldía y lucha callejera en la que se ha convertido Cali en los últimos meses, nos hemos juntado alrededor de la idea de construir una convergencia popular, amplia y diversa para construir el Pacto Histórico Juvenil en Cali.

Su composición ampliamente diversa permite vislumbrar el abanico de sujetos juveniles que habitan la ciudad, como lo dice su proclama: “…Es un espacio de convergencia de sectores juveniles alternativos, populares y de izquierda que agrupa a jóvenes de las barriadas populares, mujeres feministas, estudiantes de Univalle y de universidades privadas, estudiantes del SENA, estudiantes de colegios públicos y privados, jóvenes de Siloé, de Puerto Resistencia, del Distrito y de Paso del Aguante, jóvenes campesinos de los corregimientos, distintos jóvenes de las barras futboleras del Cali y el América, músicos/as del cacerolazo sinfónico, defensores de derechos humanos, comunicadoras populares y jóvenes militantes de partidos alternativos  de oposición…”.

La variada composición del Pacto se debe a la realidad social de nosotros los y las jóvenes, que buscamos representar los intereses de la clase popular y visibilizar las complejas dinámicas de nuestros sectores sociales, como la exclusión social, el desempleo juvenil, la falta de oportunidades para el desarrollo de los proyectos de vida, deserción escolar, el microtráfico y el sicariato y en general todas las situaciones que nos han privado del goce y reconocimiento efectivo de nuestros derechos.

Es así como esperamos iniciar una amplia discusión y poner sobre la agenda pública de la ciudad, temas como la implementación de la política pública de juventudes, garantías para la construcción de las alternativas populares que mejoren y dignifiquen nuestras vidas, luchando con un pie en las instituciones y cientos en las calles.

Objetivos desde la construcción popular

El llamado a la juventud caleña por medio de la proclama establece objetivos de manera muy concreta, como la construcción de un escenario de convergencia que, más allá de lo electoral, busque la conformación de un bloque juvenil amplio, plural y alternativo. Es la lucha por renovar todos los escenarios que hacen parte del subsistema de participación juvenil, como lo son las Plataformas de Juventud, las Asambleas Juveniles, la Comisión de Concertación y Decisión. En general, espacios que permiten participar en la definición de la agenda pública.

Buscamos ser esa alternativa de unidad que permita arrebatarle el poder de decidir por la juventud caleña, a los sectores que tienen intenciones y acciones antidemocráticas y retardatarias. Buscamos, también, que el Pacto Histórico Juvenil y todas sus apuestas puedan ser tarea de las juventudes del Valle del Cauca y de Colombia.

Lo ocurrido en el marco del Paro Nacional nos demuestra que el papel protagónico de la juventud debe ser la conquista de nuestras reivindicaciones históricas. Proponer dichas reivindicaciones de cara a las elecciones del 2022 es un imperativo para quienes nos consideramos parte del gran pacto histórico por Colombia.

Unidad del movimiento juvenil

Por último, este espacio de convergencia juvenil se propone como coordinación para las acciones de disputa social y políticas que nos tocan como juventud de Cali. Aportar este ejemplo de unidad sin recelo o sectarismo alguno servirá de ejemplo vivo para las demás regiones donde los y las jóvenes debemos apostarle a la unidad programática y de acción para avanzar en las luchas por el derecho a ser jóvenes en un país que les ha segado la vida a muchos, silenciado a unos cuantos e invisibilizado a miles de nosotros y nosotras.

Este llamado a la unidad espera ser reproducido en todo el territorio nacional, más allá de lo electoral, donde se fortalezca la construcción de poder popular, de ejercicio asambleario y de discusión política. Es en este momento donde los y las jóvenes debemos apostarle a construir desde la barricada, el colegio, la universidad, el barrio o el trabajo espacios de discusión sobre la política como acción humana y forma de relacionamiento que históricamente ha sido definida por los intereses de la burguesía, condenando al pueblo colombiano a la perfidia y al apoliticismo.

Ese es el llamado que se hace desde el Pacto Histórico Juvenil en Cali: unidad del movimiento juvenil por un nuevo poder, juntos y juntas venceremos.