Una actitud genocida contra Cuba

0
Los ciudadanos cubanos comienzan a sentir los efectos de las restricciones en el suministro de combustibles desde Venezuela, a causa de las sanciones económicas norteamericanas a la isla.

Las sanciones “no doblegarán la voluntad de los cubanos y crecerá el rechazo universal contra el bloqueo”, dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez

Alberto Acevedo

La empresa colombiana Proenfar, que tiene un importante socio norteamericano, no pudo concretar, hace unas semanas, una operación de comercio exterior con firmas médicas cubanas, interesadas en seguir recibiendo envases de gran tamaño para transportar y conservar sueros, porque el socio norteamericano, respondiendo a las exigencias de la ley Helms Burton, se opuso a la renovación del convenio. Como consecuencia de ello las autoridades sanitarias cubanas dejarán de envasar casi dos millones de bolsas de suero al año, en detrimento de la salud de los isleños.

La extensión de las sanciones económicas y financieras contra la isla por parte de las autoridades norteamericanas, le imponen al ministerio de Salud de Cuba afectaciones para la consecución de medicamentos, reactivos, medios de diagnóstico, materias primas y tecnologías para la atención de la salud en Cuba.

Este es apenas un dato, entre muchísimos más, de la crueldad de un conjunto de nuevas disposiciones de asfixiamiento de la economía cubana, por parte de la administración del señor Donald Trump, que recientemente informó que, siguiendo la tradición de los mandatarios de ese país, tanto republicanos como demócratas, renueva por un año más el bloqueo económico, comercial y financiero hacia la isla, pero introduce medidas aún más duras.

En la diplomacia y el deporte

Seguramente este recrudecimiento del embargo llevó al canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, a calificar como “acciones genocidas contra la isla”, la extensión de esas medidas.

La confederación de Béisbol del Caribe, no ha podido entregar a los beisbolistas cubanos, ganadores en un reciente torneo deportivo en la región, los premios a los que se hicieron merecedores, porque la extensión de las medidas sancionatorias norteamericanas, no ha permitido hacerlo hasta ahora.

Con frecuencia, a las embajadas cubanas en el exterior los bancos les cierran las cuentas, o les cancelan reservas hoteleras, necesarias para su trabajo diplomático. El asedio a las misiones diplomáticas se expresa también en la expulsión de funcionarios de la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, y el confinamiento del resto del personal de esa misión a la isla de Manhattan.

Contra el petróleo venezolano

En realidad, el cerco a Cuba es comercial, financiero, naval, energético, diplomático y mediático. El último informe del gobierno cubano sobre los daños ocasionados a la isla en 60 años de bloqueo, alcanza los 922.630 millones de dólares. Desde abril de 2018 a marzo del presente año, las pérdidas en la economía cubana superan los cuatro mil millones de dólares, de los cuales 1.383 millones son pérdidas en el turismo.

Un aspecto muy sensible de estas sanciones han sido las restricciones impuestas por Washington a los barcos que transportan petróleo desde Venezuela, en aplicación del Título III de la ley Helms-Burton. La Casa Blanca en forma torticera, argumenta que Cuba auspicia al gobierno de Nicolás Maduro y eso atenta contra los intereses de Estados Unidos en la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*