jueves, mayo 23, 2024
InicioNueva ColombiaUn carnaval por las reformas y la vida

Un carnaval por las reformas y la vida

Cambios de fondo en educación, salud, relaciones laborales y pensiones se discuten en el Congreso, mientras coloridas, alegres y multitudinarias manifestaciones se toman las calles para apoyar estas iniciativas, la reforma agraria integral y la Paz Total

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino

“Hay que hacerle entender a los partidos políticos tradicionales que no se pueden seguir oponiendo al cambio y la calle cumple el papel que siempre ha cumplido: movilizar a las fuerzas en disputa.

“La calle ha movido cosas extraordinarias. En el estallido social a Duque le tocó retirar la reforma tributaria y después se le hundió a Germán Vargas Lleras la reforma a la salud.

“En este momento se trata de que nuevamente la calle haga ese impacto político, y como en el horizonte están las elecciones el 29 de octubre, pues muchos de ellos van a tratar de hacer una cantidad de maniobras para aplazar las reformas”.

Así lo expresó Fabio Arias, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, al hablar de las movilizaciones en las capitales de todos los departamentos, este 27 de septiembre.

El fondo del asunto es que hay un gobierno que por primera vez, en la destinación de los recursos públicos, da prioridad a la vida, al bienestar, a la producción de alimentos, al desarrollo social, a la seguridad de las mujeres, a los ancianos, a la repartición en las comunidades de tierras incautadas al narcotráfico, al campesinado, a la infraestructura y a la búsqueda del acceso gratuito a la educación, entre otros.

Y es que, en menos de un año, el Gobierno nacional ha repartido más tierras que los gobiernos de Iván Duque y Juan Manuel Santos juntos y, según datos gubernamentales, se produjeron condiciones para la recuperación de 819 mil empleos. Es decir, hay resultados tangibles.

En las calles y el Congreso

Esas políticas afectan intereses de poderosos sectores, que desde los partidos tradicionales, los medios de comunicación corporativos y grandes empresas sabotean las reformas, y crean las condiciones para un golpe blando.

En respuesta, y en apoyo a las reformas a la salud, la educación, las pensiones, las relaciones laborales que se tramitan en el Congreso de la República, y de una reforma agraria multitudes salen a las calles a manifestarse a favor del Gobierno nacional y de los parlamentarios que le apuestan al cambio.

Carlos Arturo García, de la Coordinadora Nacional para el Cambio, indica que desde el Gobierno se avanza en reformas sociales. No obstante, el proceso es lento y corre peligro, “producto de lo que ha significado la estrategia de la derecha de desestabilización de este gobierno, a partir de la estrategia mediática, de mentiras, de falacias y de tratar de imponer golpes blandos, buscando que sectores de la sociedad colombiana se opongan a las transformaciones que requiere el país”.

Por otra parte, Daniela Vega Sotelo, del comité ejecutivo nacional de Fensuagro, manifiesta sobre las movilizaciones: “En lo corrido de este Gobierno, su bandera fundamental ha sido todo lo relacionado con la reforma agraria integral y su implementación. Hemos tenido avances muy importantes como el reconocimiento del campesinado como sujeto político y la Jurisdicción Agraria. Por eso, para el movimiento campesino es muy importante defender este gobierno, pero también las reformas que se están impulsando en el Congreso, ya que estas son complementarias para el impulso e implementación de la reforma agraria”.

Protestas y plan de gobierno

Con todo lo anterior, el movimiento social considera importante estar en las calles en defensa de las reformas. El líder de la Coordinadora asegura que uno de los propósitos de la movilización es defender al Gobierno, porque además ven que los pliegos de exigencias construidos de manera colectiva en el gran paro nacional fueron recogidas en su gran mayoría en el plan de Gobierno de Gustavo Petro.

“Ahí hay un escenario importante de lo que representó esa apuesta de lucha, rebeldía y resistencia popular. Todo ese caudal de movilización, de protestas tenía que ser encausado hacia avanzar en la construcción de un proyecto de unidad que permitiera conquistar espacios significativos en el Congreso de la República y, por consiguiente, como se logró, conquistar el gobierno”, señaló Carlos Arturo García.

Pero no solo en las calles, el movimiento social debe estar en las redes sociales, en los medios de comunicación alternativos, discutiendo y haciendo pedagogía en los barrios -asegura Arias- disputando la narrativa a los medios de comunicación masivos. “Y, además, tienen que estar hablando en las regiones con los parlamentarios preguntándoles a todos y cada uno de ellos qué opinión tienen sobre las reformas, para que se vuelva también una discusión frente a ellos y frente a sus posibles electores”.

Respuesta al poder

Las organizaciones vuelven a las calles justo cuando en el Congreso de la República están iniciando los debates de las reformas, “que nos parecen claves o fundamentales porque de alguna manera dan cuenta de lo que representa reivindicar derechos de los trabajadores, de lo que ha significado las reivindicaciones del movimiento sindical por muchos años, de recuperar las horas extras, los dominicales, de acabar con los contratos a término fijo, entre otras cosas, manifiesta García.

Por su lado, Daniela Vega explica que aunque los campesinos saben que en sus propósitos tienen el respaldo del Gobierno, a nivel municipal o departamental hay grandes dificultades: “Fuera de ello, la derecha también quiere truncar el proceso, los grandes sectores económicos, los grandes bloques de poder que no quieren dejar que esto avance y pues tenemos que salir a las calles a exigir que se cumpla con la implementación de esta reforma agraria. Pero es una respuesta también a lo que consideramos un golpe blando en marcha y porque se viene atacando directamente al sector campesino”.

La dirigente agraria coincide con lo expresado por la CUT en su convocatoria a las movilizaciones: “De otra parte los poderes económicos de las grandes corporaciones nacionales y extranjeras y el poder político vinculado a los partidos tradicionales de claro raigambre neoliberal, han desatado desde sus propios medios de comunicación toda una campaña para intentar convencer que dichas reformas son inconvenientes para el país, cuando lo que se esconde ahí es la defensa de sus astronómicos privilegios, que son los que explican la extrema desigualdad en Colombia, uno de los tres países más desiguales del planeta”.

Reformas para todos

Para el movimiento social las movilizaciones no son solamente las marchas en las calles. Es así que las organizaciones campesinas realizan asambleas para la conformación de los comités pro reforma agraria. Daniela Vega comenta que faltan muchas cosas por reglamentar, por poner en la reforma, pero también como campesinos reconocen que se han logrado puntos muy importantes dentro del Plan Nacional de Desarrollo, el reconocimiento del campesinado como sujeto político de derechos y la jurisdicción agraria. “Eso nos da grandes elementos que vamos a defender en los comités reforma agraria y, sobre todo, a proponer cómo sería su implementación”.

Por otra parte, Fabio Arias responde a quienes aseguran que las reformas solo favorecen a los sindicatos: “No es cierto que esto esté concentrado única y exclusivamente en los trabajadores, aunque ya en los trabajadores es una cuestión supremamente amplia, pero lo de salud y educación y pensiones logra cubrir casi que a toda la población, especialmente a los ciudadanos de pie. Por eso, así no estén organizados, ayudan cuando expresan en la calle su intención de respaldarlas”.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments