Tres décadas del Black Album de Metallica

0
398
Kirk Hammett, Lars Ulrich, James Heitfield y Jason Newsted, integrantes de Metallica en el año 1991.

El popular trabajo de la banda estadounidense se lanzó el 12 de agosto de 1991. Su contenido artístico ratificó, en medio de las críticas y polémicas, a Metallica como la banda más importante de thrash metal de todos los tiempos

Javier Castro
@jcastronauta

La última década del siglo XX inició con la voraz implementación del neoliberalismo en tanto se aceleraron los procesos de privatización de lo público en los países subordinados al FMI. Mientras los Estados Unidos agredían a Irak dando inicio a la guerra del Golfo Pérsico, en Alemania se firmaba el tratado de reunificación y el bloque soviético caía en pedazos.

Al unísono y como reflejo de la realidad social y política, lo colorido del pop ochentero se desteñía sin dolientes y la escena del rock duro era sacudida con un grito que advertía: “sálvese quien pueda”, con un especial acento en el heavy metal y las bandas construidas sobre la estética del glam. De ahí que agrupaciones como Twisted Sister se vieran obligadas a disolverse y sus integrantes a emprender otros proyectos.

Desde Seattle el grunge daba un contundente golpe de mano que marcó un antes y un después en la historia del rock mundial, abriendo paso a bandas como Pearl Jam, Collective Soul y Nirvana. Mientras tanto, el thrash del Bay Area se preparaba para dar la pelea, respaldados por el ascenso arrollador de Slayer, junto a Exodus, Forbidden, Testament, y claro, Metallica.

Bob Rock

De ahí que los liderados por el baterista Lars Ulrich y el guitarrista Kirk Hammett se concentraran en la preproducción de su quinto trabajo discográfico, el cual tenía el reto de superar o estar a la altura de los aclamados Kill Em’ All (1983) y el Master Of Puppets (1986) en aras de consolidarse en un mercado con condiciones bastante adversas.

Es entonces cuando deciden contratar al célebre productor canadiense Robert Jens Rock, mejor conocido como Bob Rock, un creativo con cualidades innatas que venía de trabajar con Motley Crue. Fue precisamente lo logrado con el álbum Dr. Feelgood (1989) lo que terminó por convencer a Metallica de lo valioso y oportuno que resultaba el aporte del señor Rock en el propósito de materializar al sucesor del …And Justice For All (1988).

La relación profesional fue difícil, teniendo en cuenta que a los metaleros no les gusta seguir reglas, de modo que la ruda personalidad del cuarteto de San Francisco chocaba estruendosamente con Bob Rock, un tipo de férreas convicciones y mucha disciplina. El método de grabación, la inclusión de nuevos sonidos a sus instrumentos y la modificación del tempo y tono de ciertas canciones fueron motivo de intensas peleas entre los músicos y su productor.

Aniversario

Las sesiones de grabación se realizaron en el estudio “One on one Recording” de Hollywood, proceso que se extendió durante 10 meses (octubre 1990 – junio 1991) siendo invertidos alrededor de un millón de dólares.

Fue hasta el final de la mezcla cuando la banda pensó en el nombre que le darían al nuevo álbum, siendo unánime la decisión de bautizarlo simplemente Metallica y que luego tanto fans como los medios de comunicación le llamaran “El álbum negro” por su carátula de diseño minimalista, en lo que aparentemente es un homenaje al “Álbum blanco” de los Beatles (1968).

Con respecto a la inconfundible portada es importante mencionar que Metallica había sido muy crítica del sistema estadounidense en sus primeros trabajos, pero el “Álbum negro” se destaca por sus mensajes orientados a exaltar el patriotismo. De ahí que hayan incluido la silueta de cascabel que hace referencia a la “Bandera de Gadsden” diseñada por el general de la Marina Christopher Gadsden en 1775 y convertida en un símbolo de aquellos revolucionarios que lucharon por la independencia de los Estados Unidos, la cual viene acompañada con un mensaje escrito que dice: “Don’t tread on me”, frase que le da nombre la sexta canción de esta producción.

El “Álbum negro” está de aniversario, fue lanzado y oficialmente puesto en el mercado el 12 de agosto de 1991 a través del sello Elektra Records, cumpliendo su cometido artístico y vendiendo hasta la fecha más de 22 millones de copias, ratificando en medio de las críticas y polémicas a Metallica como la más importante banda de thrash metal de todos los tiempos.

Adenda: No me referiré al box set de aniversario que saldrá a la venta en los próximos días por lo aberrantes que me resultan los “artistas” invitados y por considerar una afrenta contra esta pieza musical que por su historia e importancia hoy supera a sus creadores.