lunes, marzo 4, 2024
InicioEdición impresaSubjetividad en el ¿Qué hacer? (II)

Subjetividad en el ¿Qué hacer? (II)

Rubiel Vargas

Poder ubicar cuáles son los estadios de la conciencia, cómo se van elevando de una conciencia económica a una conciencia política, revolucionaria, es la tarea de Lenin, es lo emblemático en el libro ¿Qué Hacer?, que va más allá de una teoría de partido: poder dimensionar la espontaneidad en las luchas de masas, el papel de los intelectuales en los procesos transformadores, el papel de los revolucionarios profesionales, la importancia de la unidad y de la organización, las tareas de la conciencia organizada en la transformación de la conciencia “en si” en conciencia “para sí”, saber desarrollar cada uno ellos para avanzar en la transformación de una sociedad.

V.I. Lenin, ¿Qué Hacer? Edición: El Cierzo Rojo y Templando el Acero
V.I. Lenin, ¿Qué Hacer? Edición: El Cierzo Rojo y Templando el Acero

Espontaneidad de las ideas socialistas

“La clase obrera tiende al socialismo de manera espontánea; pero la ideología burguesa, la más difundida es, sin embargo, la que más se impone espontáneamente a los obreros”. La victoria no solo la decide la espontaneidad con manifestaciones de desesperación y venganza. Que el objetivo se centre en arrancarle al Estado reivindicaciones que son medidas de calamidades propias de su situación. En el marco de ese estado del movimiento, en determinados momentos la clase dominante tuerce la barra a su favor, cooptando a gran parte del movimiento que se encuentra en resistencia. Esto se da por falta de conciencia que no busca suprimir el sometimiento del trabajo al capital.

Esto no quiere decir que Lenin rechazara la espontaneidad. Por el contrario, tenía claro que en ella existe un germen de conciencia, la forma embrionaria de la conciencia. Lo que criticaba era la glorificación de la espontaneidad como objetivo en sí mismo.

Revolucionarios profesionales

Algunos planteaban que el “concepto de partido” que estaba constituido solamente por “revolucionarios profesionales”, full time, es una de las interpretaciones tergiversadoras. La pregunta de Lenin en ¿QH? es qué papel deben jugar los revolucionarios en esos momentos, con una autocracia zarista que cerraba todos los espacios democráticos. Necesitaba un núcleo de “revolucionarios profesionales” por cuestiones de funcionamiento efectivo.

Esto no significa que son funcionarios de tiempo completo en las actividades del partido. Si fuera así excluirían a los trabajadores. Es un militante partidario que dedica todo o parte de su tiempo libre al trabajo revolucionario, que considera la actividad revolucionaria el centro de su vida. Donde un trabajador toma su tiempo laboral para las actividades de propaganda, de organización y educación revolucionaria.

“No hay que pensar que las organizaciones del partido deban estar formadas únicamente por revolucionarios profesionales. Necesitamos las organizaciones más diversas de todos los tipos, grados y matices, desde las extraordinariamente estrechas y clandestinas hasta las más amplias y libres”.

Concepto de partido en Lenin

Es menester reconocer que en esos momentos en Rusia se encontraba el movimiento en la ilegalidad, era un partido en condiciones de clandestinidad, y tenía que actuar en esas condiciones. En 1902 no existía un partido ruso único. En 1898 se realizó un primer congreso que no produjo nada. El movimiento estaba formado por células aisladas, grupos fabriles y regionales desconectados, no había centro. El segundo congreso convocado en 1903 tenía como uno de sus objetivos organizar un partido único y centralizado.

División y unidad

En el segundo congreso las teorías sectarias proponen la separación a cualquier precio: esto es, el ala revolucionaria debe separarse de un partido reformista en el momento oportuno para formar su propia secta.

Los que planteaban la unidad a cualquier precio: la ruptura es un desastre. El fetichismo de la unidad. Significa acordar con el ala derecha aunque la mayoría fuera el ala izquierda. Es decir, hacer concesiones para mantener la unidad del partido.

Donde la izquierda ganara la mayoría de la dirección del partido, tenía el derecho y el deber de llevar adelante sus propias políticas. Las hostilidades se profundizaron entre mencheviques y bolcheviques cuando Lenin rechazó la propuesta de Plejanov de revisar el resultado del congreso. Unidad sí, pero no a costa de la victoria de la mayoría. Posteriormente, entre 1904-5, Lenin estaba dolido por la ruptura y los esfuerzos que hizo fueron grandes para cicatrizar la división con los mencheviques.

En la “Carta a un camarada sobre las tareas de la organización”, en septiembre de 1902, explicó que las formas de organización que se necesitaban estaban determinadas por las necesidades conspirativas y las limitaciones impuestas por la existencia de la autocracia. El ¿QH? no son únicamente principios organizativos. Son lineamientos políticos, análisis del momento político que permiten elaborar la táctica.

La unidad del movimiento popular, los tipos de acuerdos que se necesitan en un determinado momento para poder avanzar, que se comprometen a luchar por un conjunto de puntos en común. En estos se pueden encontrar la unidad de acción en la movilización, en la lucha que sirve para atraer a sectores atrasados de la población y la unidad estratégica con objetivos a largo plazo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments