Solucionando problemas ajenos

0
1364

Laura Doncel
@LauraDoncel1

Luego de que la empresa Avianca Holdings se acogiera al capítulo 11 de la ley de quiebras de los Estados Unidos, porque se declaró en bancarrota, pretende venderle las acciones al gobierno colombiano o solicitarle un préstamo blando, argumentando que tiene la mayor cobertura en destinos nacionales.

¿Deberíamos solucionarle el problema a la aerolínea?, “deberíamos”, en plural porque seríamos todos los contribuyentes quienes asumiríamos la quiebra de Avianca. Una subsidiara que la componen otras compañías en toda América. Es decir, que no es cierto que sea 100% colombiana. Lo que si es cierto es que Colombia permitió quebrar Aerocóndor en 1974, aerolínea colombiana con base en el Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz de la ciudad de Barranquilla, además cuando Avianca perteneció a Santo Domingo, el poderoso grupo tuvo que venderla a un precio sumamente bajo en 2005 dado que también estaba casi que en quiebra. Ahora hoy, el ministro Carrasquilla quiere con un gran sentido de pertenencia sacarla del meollo en que se encuentra, como si fuese una empresa estatal.

La empresa viene en declive desde mucho antes de la pandemia por el Covid-19. En el año 2016, gracias a la caída de precios de exportación en Latinoamérica, sus ganancias se afectaron, causa por la que quizá en 2018 pidió un préstamo a United Airlines de US$47 millones y que posterior a ello trasladó su sede a Panamá (país famoso por ser un paraíso fiscal). Su residencia en este país les ahorra el 33% del impuesto a su renta.

Además de esto, la empresa ha generado polémica desde 2014 por jugar una guerra sucia contra la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, Acdac, quienes  iniciaron un paro en Agosto de 2017 exigiendo condiciones de trabajo dignas, a la  cabeza de Jaime Hernández; la aerolínea le imputó cargos por pánico económico, delito que afirma que el presidente del sindicato difundía información falsa o inexacta afectando la confianza en los clientes, usuarios e inversionistas, lo que ocasionó que para noviembre se diera por finalizada la huelga ya que los aeronautas temían a ser despedidos y cambiados por personal extranjero.

Así pues, Avianca nunca asumió las peticiones de sus trabajadores, ellos si colombianos, y sacó provecho de algunas coyunturas para aumentar sus ingresos, como cuando elevó el precio de los tiquetes a Villavicencio en el momento en que la vía al Llano se encontraba cerrada, teniendo en cuenta las afectaciones que estaría generando a la población con las altas tarifas.

Hoy pretende que asumamos su crisis con el argumento de que los impuestos por tiquetes, renta, IVA, salud y pensiones, aterrizajes, el 4×1000, etc., suman aproximadamente US$527 millones anuales, como si estos tributos no salieran del bolsillo de sus clientes y cuando su servicio no es el mejor, pues las redes sociales han sido canal de denuncias por parte de gente reconocida, como el bloguero Hugo León, quien en 2014 hizo un recuento de cómo perdió una maleta en un vuelo y los canales oficiales y no oficiales de comunicación nunca funcionaron, así como innumerables veces muchos colombianos han sido víctimas de su pésima gestión.

Entonces no es muy claro por qué debemos solucionarle el problema a la aerolínea. Lo que, si nos ha quedado claro desde el inicio del gobierno Duque, es que estará haciendo favorcitos a quienes financiaron su campaña o a sus familiares. Así que el propósito de salvar Avianca bien puede ser por favorecer a un sector económico, o a su familia, pues desde el año 2016 la vicepresidenta de la compañía es María Paula Duque, su hermana. Este dato puede ir evidenciando por qué el empeño del gobierno nacional de salvar a dicha empresa y no a miles de familias que no tienen ni un plato de comida en su mesa.  Por una razón u otra los colombianos una vez más erramos en elegir mandatario, mientras que quienes siempre aciertan son los grandes empresarios.

VOZ te necesita 

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar la cuarentena en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com