Primero de Mayo: a la calle contra el modelo de acumulación

0
4299
Manifestación del primero de mayo de 2018, los trabajadores también defendieron el patrimonio de todos los colombianos. Foto archivo.

En el mundo se siente la profundización de la crisis estructural del modo de producción capitalista con su modelo neoliberal (de acumulación), no ya las crisis cíclicas de que hablara Marx hace un poco más de quince décadas, sino una fase de mayor profundidad.

La economía global, según los entendidos, crecerá a un menor ritmo que los años anteriores, el número de excluidos es cada día  más numeroso, la guerra por los mercados, migraciones masivas de los países pobres en busca de ocupación e ingreso para enviar a sus familias, el crecimiento del hambre y la miseria en las naciones dependientes, el incremento del trabajo informal (2.000 millones de trabajadores según la OIT), el trabajo precario, los altísimos índices de desempleo fundamentalmente  de los y las trabajadoras jóvenes, y hay riesgo de que dejen de existir las pensiones para las futuras generaciones.

En fin, el proceso de globalización con las características neoliberales que tiene, hace que un puñado de multimillonarios (85) tenga un ingreso igual o superior al ingreso de 3.500 millones de seres humanos, según documento presentado por Oxfam en el Foro Económico Mundial recientemente.

La situación en la región además de ser impactada por la crisis global del capitalismo, se encuentra en una fase de agresión por parte del gobierno de los EE.UU. Fundamentalmente para aquellas naciones que han escogido un modelo distinto y un destino soberano, en el marco de esa agresión continúa el bloqueo a la República Bolivariana de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y la amenaza latente de presionar a otros gobiernos en la estrategia imperial de “recuperación del patio trasero”. Pero una cosa son los gobiernos y otra muy distinta son los pueblos que luchan valientemente en el marco de diversas resistencias contra el yugo imperial y el modelo de acumulación mediante el cual han visto raponeadas conquistas históricas.

Los trabajadores y trabajadoras colombianos nos movilizamos y realizamos jornadas de protesta contra el Plan Nacional de Desarrollo, PND, exigencia de la implementación de los acuerdos de paz, de exigencia de acuerdos en la negociación que adelantan los trabajadores estatales, cumplimiento de los acuerdos con el magisterio, que cese la persecución política contra la oposición, que cesen los crímenes de líderes y lideresas sociales, en fin, existe un clima de inconformidad ante el desgobierno, más preocupado por lo que ocurre en la vecindad que las dificultades que padece la nación.

Por todo eso y más, este primero de mayo reviste circunstancias especiales por las cuales se espera que millones de trabajadores y sus familias nos encontremos en las calles, veredas, poblados, carreteras, etc., para expresar nuestra protesta y recordar a nuestros mártires en éstos doscientos años de la primera independencia.