PCC: Alto al sabotaje a las relaciones de Colombia y Venezuela

0
319

La reunión del presidente Santos con el conspirador Capriles no es un hecho casual. Sucede luego de la visita del señor Biden, vicepresidente de Estados Unidos cuya política instiga la desestabilización de Venezuela.

capriles_y_santos_1369850018

Este hecho político se enmarca en la ofensiva de la ultraderecha continental para cambiar la correlación de fuerzas y reversar los procesos democráticos de independencia y autodeterminación latinoamericanos. La pretensión es destruir los logros bolivarianos en Venezuela que consideran un bastión estratégico de ALBA, Unasur, Mercosur y Celac. Tras la cumbre de la Alianza del Pacífico, la presidencia colombiana en la misma y la aceptación de la candidatura para ingresar a la OECD, es evidente el compromiso de Santos con la nueva orientación de Washington.

Es en esta estructura de sucesos y no exclusivamente en la situación interna de Venezuela donde hay que ubicar el viraje de Santos. Se trata de encuadrar el proceso de diálogos y acuerdos entre el gobierno y las FARC en La Habana en un contexto de arrinconamiento, derrota y contrarrevolución en América Latina. Esta conducta pone en grave riesgo el diálogo en curso y representa una concesión a los declarados enemigos de la paz en Colombia. Amplía la duda, una vez más, sobre la real voluntad de paz del gobierno colombiano.

Ante esta situación crítica, el PCC exige del presidente Santos aclarar su posición ante el pueblo colombiano y América Latina con relación al gobierno legítimo de Venezuela, reconocido ya oficialmente.

Hace un llamado al Gobierno Nacional a priorizar las relaciones amistosas, de respeto y no injerencia en los asuntos internos de uno y otro país.

Alerta al movimiento popular sobre los propósitos de enturbiar el acompañamiento internacional al proceso de diálogo en La Habana y llama a redoblar el respaldo popular más decidido al proceso de diálogo para la solución política.

Partido Comunista Colombiano
Comité Ejecutivo

Bogotá, mayo 31 de 2013