Paz e inclusión social

0
156

José Ramón Llanos

El presidente Gustavo Petro y su gabinete han dado muestras de lo que significa gobernar para construir una paz total con inclusión social. En cambio, durante los dos periodos presidenciales de Álvaro Uribe Vélez incrementó la guerra contra los sectores progresistas. Por la imposición de los Estados Unidos, convirtió a una parte del pueblo colombiano en el enemigo interno y acorde con esta definición actuó contra ella. Los lideres sociales, los reclamantes de justicia social, los defensores de los derechos humanos y por supuesto todo el que hiciera oposición a su gobierno fue considerado enemigo interno.

Iván Duque inició su gobierno con acciones contra la paz. Nunca implementó la Reforma Rural Integral, punto primero del Acuerdo de Paz de La Habana. Después intento destruir la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.

El discurso del presidente Gustavo Petro, las declaraciones primeras de algunos de sus ministros muestran un equipo comprometido con la paz y la inclusión social. En su discurso de posesión propuso dos cuestiones no muy comunes en los discursos de quienes han gobernado este país. La primera, constituir una alianza de los países latinoamericanos para convencer a los Estados Unidos que la política con que ha pretendido erradicar la drogadicción y el narcotráfico fracasó, las pruebas son evidentes. Hoy hay más drogadictos y más muertes por esa causa que hace treinta años. Por otra parte, los narcotraficantes tienen más dinero y ejércitos poderosos, con los cuales asesinan a nuestros campesinos y policías.

Segunda, el presidente Petro hizo una propuesta innovadora en relación con la cuestión del cambio climático. América del Sur tiene el gran pulmón que puede contribuir a disminuir la velocidad con que se presenta este cambio: la conservación de la Amazonia. La propuesta es clara, los países suramericanos implicados se comprometerían a hacer una eficaz protección del gran manto selvático y forestal. A cambio los países europeos y los Estados Unidos financiarían la deuda latinoamericana comprometida con el Fondo Monetario Internacional.

En cuanto a la inclusión social y la reivindicación de los derechos de los trabajadores conculcados por Álvaro Uribe, la ministra Gloria Inés Ramírez propuso acabar con el absurdo de que Colombia es, gracias a la política antiobrera de Álvaro Uribe, el único país del trópico en donde anochece no a las seis de la tarde, sino a partir de las ocho de la noche. He ahí una muestra de restitución de los derechos conculcados a los trabajadores. En esta forma, volverán a percibir el recargo nocturno por trabajo después de las seis de la tarde. Así, los empresarios dejarán de escamotear los billones de pesos que le han esquilmado a los trabajadores y trabajadoras por la legislación de exclusión de Álvaro Uribe.

Otra muestra de cómo pagar la deuda social, es la Reforma Tributaria presentada por José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda en la cual, entre otros, se gravan los ingresos mensuales a partir de los 11 millones con impuesto de 0.7, de 15 millones 1.4 y así progresivamente hasta llegar a los comprendidos entre 45 y 140 millones que se se gravarían con el 9.9 y el 35.5 por ciento respectivamente. Este es uno de los componentes de la Reforma Tributaria con lo cual se financiaría la política social. Que buen comienzo de política de paz e inclusión del gobierno del Pacto Histórico.