Un nuevo leviatán, una nueva lucha

0
1222

Zavier Hernández Buelvas
@ZabierHernndez

Hay sirenas que cantan la llegada de la redención y afirman que el coronavirus acabará con el capitalismo. Nos susurran al oído que ya no será lo mismo y que además tenemos la responsabilidad de reconstruir la economía, su economía, la de ellos, la de los capitalistas.

El mundo seguirá siendo el gran campo de batalla, en la larga lucha de clases, la espuma del acontecimiento vuelve a intentar encubrir la violencia capitalista como carácter esencialmente productor de materialidad y de significación de la vida contemporánea.

La maquinaria capitalista ha activado sus reflectores de miedo, nos encandilan con sus misterios fabricados y buscan un nuevo respiro en la profundidad de su crisis. Intentan crear “nuevos liderazgos” salvadores que prometerán poner a disposición de sus electores las vacunas inmunizadoras de virus, cuarentenas “inteligentes” y vigilancias para detectar fiebres, epidemias e insurgentes. Están creándose las condiciones para el reinicio de un nuevo programa político, social y cultural de la derecha mundial. Como todo lo construido por la avaricia del capital, la medicina resultará más mortífera que la enfermedad.

En su versión más ramplona y ruin, el contexto pandémico está siendo aprovechado por círculos y sectores del poder arraigados en la estructura del Estado, para su vil enriquecimiento, saqueando lo poco que queda del precario capital estatal. Las ayudas, los auxilios, los miles de precarios mercados y la miserable política asistencialista, son el nuevo botín a disputar. El virus es una gran oportunidad para quienes ven el vaso medio lleno, para las elites corruptas incrustados en el Estado central y en sus poderes satélites en los territorios. El nuevo programa de la derecha criolla subsidiaria, es la acumulación de poder a través de la corrupción y el saqueo. El Estado ideal que quieren es el que asume a las personas como mendicantes necesitados del subsidio y con ello construir formas de control político. Se preparan así para las nuevas batallas políticas.

¿Qué opción tenemos como sociedad, como individuos y como colectivos organizados, ante las nuevas violencias del leviatán de la seguridad sanitaria? No podremos volver sobre la lucha, si no reconocemos lo que se está cocinando en el poder y lo que viene.  Por ejemplo, reflexionamos sobre cómo el centro de poder económico se mueve desde la especulación financiera, sin dejarla del todo, para ubicarse en un nuevo poder farmacéutico, psicopatológico y de salubridad pública. Quien domine este segmento económico y los dispositivos vinculados a él, dominará en gran parte la economía política global y los subpoderes dependientes nacionales.

¿Un computador, un directorio de emails y un grupo de WhatsApp serán suficiente? Con cuarentena o sin ella, deberemos salir al proceso de enseñanza aprendizaje con el pueblo, en la vereda, en la calle o en cada casa. Hoy más que nunca es necesaria la retoma del proceso de investigación acción participación para reaprender y construir un nuevo programa desde el humanismo que nos permita volver a la lucha.

Es hora de dejar los cómodos asientos de las lecturas pacifistas y atemorizadas, es necesario romper con los sentimientos de culpa colectivizada e indiscriminada sobre el cambio climático, es urgente un nuevo programa de lucha frente al violento sistema que nos impone novedosos mecanismos expoliadores y de control psicosocial. Es imperativo romper con la ortodoxia y atreverse a construir un nuevo programa de lucha acorde a los tiempos pospandemia.

VOZ te necesita 

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar la cuarentena en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com