Masacre laboral en Prodeco – Glencore

0
1166

Redacción Laboral

Sintracarbón denunció que el pasado 9 de junio, muchos trabajadores de la empresa Prodeco–Glencore fueron sorprendidos a través de llamadas y correos electrónicos, por parte de abogados para que en pocas horas tomaran la decisión de aceptar un acuerdo mutuo de retiro de esa compañía. De no aceptarse, serían despedidos sin justa causa.

Aunque sin confirmar, el sindicato informó que han logrado desvincular a 130 trabajadores vía constreñimiento o despido, incluyendo siete obreros sindicalizados.

La “propuesta” patronal, mediante llamada telefónica, fue de manera violenta a través de ultimatums, amenazas y coerción. De hecho, funcionarios de la firma de abogados Chapman y Asociados -contratistas del Grupo Prodeco-, se comunicaron con los trabajadores a quienes les advertían que era una única llamada y por lo tanto solo disponían de horas para tomar la decisión de acogerse a una propuesta económica para desvincularse o ser despedidos. Muchos de los contactados cuentan con estabilidad laboral reforzada y hasta con fuero sindical.

C.I. Prodeco y Puerto Nuevo, donde está ocurriendo ésta violación de los derechos laborales, hacen parte junto con otras empresas del llamado Grupo Prodeco que explotan carbón en el Cesar y lo transportan por ferrocarril hasta el puerto en Ciénaga, Magdalena.

El Grupo es propiedad de la multinacional Glencore, de origen suizo, y dueña de una tercera parte del Cerrejón. Glencore es catalogada como uno de los peores empleadores del mundo y está siendo investigada por temas asociados con fraude y corrupción financiera.

El atropello ocurre en medio de la pandemia y el aislamiento social obligatorio, que es donde se pone más a prueba la solidaridad constitucional entre patrono y trabajadores. Además, que el Ministro de Trabajo, les había recordado a los empleadores la gama de posibilidades de ley, remuneradas todas, a las que podría acudirse sin despedir a los trabajadores, so pena de una fiscalización rigurosa que podría terminar en una condena administrativa.

Además, la actividad minera y de puertos siempre ha estado habilitada para operar en medio de la pandemia, por lo tanto, la situación de emergencia solo obliga a las compañías a cumplir las normas de bioseguridad necesarias para salvaguardar la vida y la salud de los trabajadores y sus familias. Así que, para las empresas mineras, el Grupo Prodeco entre ellas, la pandemia no es excusa para recortar puestos de trabajo y afectar decenas de familias en Cesar y Magdalena.

Glencore es una firma antisindical y viola el derecho a la negociación colectiva. Se sabe que el número de sindicalizados en el Grupo Prodeco no supera el 15% y esta acostumbra a imponer lesivos pactos colectivos (de hasta siete años) para impedir los avances de los beneficios de los trabajadores a través de negociaciones colectivas.

Sintracarbón está presto a liderar las acciones políticas, administrativas y judiciales en defensa de los derechos de los trabajadores constreñidos o despedidos. Al Ministro de Trabajo le hacen el llamado a que aplique con rigor y severidad una fiscalización laboral rigurosa.

VOZ te necesita 

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar la cuarentena en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com