María del Carmen Moreno, una sumapaceña luchadora y valiente

0
602
María del Carmen Moreno

Héctor Salazar

Nació en la vereda Las Vegas, San Juan del Sumapaz, el 20 de enero de 1920, hija mayor de una familia proveniente del oriente de Cundinamarca. Allí hizo sus dos únicos años de escuela primaria. En el año de 1953, con su hogar ya conformado, se traslada por la persecución iniciada luego de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán contra los liberales, hacia lo profundo del páramo Puente de Tierra, La Guacamaya. Allí se instala con su esposo e hijos.

Luego sigue la persecución que los obliga a trasladarse hacia el cañón del Duda, obligados a salir solo con lo que llevaban puesto, obligándolos a vivir en una caseta improvisada hecha con hojas de caña. Dos años más tarde, es asesinado su compañero quedando viuda con ocho hijos de los cuales el menor estaba recién nacido.

Mujer luchadora, solidaria y siempre activa en la participación con las comunidades para mejorar las extremas condiciones de vida de su región tan difíciles en la triste historia de violencia de nuestro país. Situación por la cual siempre consideró la importancia de sembrar alimentos. Nunca faltó su huerta en la finca.

Después de proteger la vida de sus hijos y de ella misma, se traslada hacia la vereda Peñas Blancas, en el municipio de Cabrera, Cundinamarca. Allí se establece siendo protagonista dentro de las actividades comunitarias, sociales, religiosas y políticas, siempre promulgando la solidaridad y la unidad entre los habitantes de la región. Recordada también por su carácter y su valentía para expresar sus inconformidades.

Militante de izquierda, siempre ferviente lectora e impulsora del semanario VOZ, el cual leyó hasta sus últimos días junto a su compañero José Helí, quien falleció cinco meses atrás. Deja un gran ejemplo para su familia y toda su comunidad quienes reconocen su trayectoria de trabajo y entrega incondicional a las causas justas, especialmente la búsqueda de la paz. Con gran entusiasmo y alegría vivió la firma del acuerdo de paz entre las FARC-Ep y el gobierno.

“Que no nos falte la paz ni el pan de cada día”, es la frase que la región del Sumapaz recordará por siempre de María del Carmen Moreno de Salazar.

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. 

tienda.semanariovoz.com