Marcha Patriótica en la paz y la movilización social

0
399
Aspecto de la primera Junta Nacional de Marcha Patriótica en el año 2016.

Un llamado al paro nacional y a la movilización por la paz son las iniciativas de trabajo del movimiento político y social Marcha Patriótica para 2016

Redacción política

Los pasados 15 y 16 de enero se reunió en Bogotá la Junta Patriótica Nacional del movimiento político y social Marcha Patriótica. Le dieron la bienvenida al año 2016 con una doble jornada de trabajo en donde se abordaron temas de la actualidad política y organizativa de Marcha Patriótica. Los miembros de la Junta Nacional le dio una calurosa bienvenida a Carlos Lozano, director de VOZ, quien se integró a las discusiones.

La Junta fue acompañada por la dramaturga Patricia Ariza, quien hizo un análisis de los acontecimientos con los que se cerró el pasado año y los temas que asoman con rapidez para el 2016. La movilización social producto del inconformismo por las alzas en el costo de vida de los colombianos, la privatización de la generadora de energía Isagén que ha despertado conciencia en contra de las políticas neoliberales y las exigencias de los trabajadores por un mejor salario mínimo son algunos de los temas tratados por la Junta.

Por supuesto el tema de la paz resulta medular para las iniciativas de Marcha Patriótica. El director de VOZ Carlos Lozano indicó que los avances en la mesa de conversaciones en La Habana entre el gobierno nacional y la insurgencia de las FARC-EP son esperanzadores pero el ejecutivo se empeña en una doble agenda pues en Colombia pretende ahondar la crisis social con medidas antipopulares como el pírrico salario mínimo, la reforma tributaria que se avecina y las medidas legislativas que aspira a impulsar en contravía de los acuerdos de La Habana.

Lozano se refirió a las iniciativas legislativas que avanzan en el Congreso como las Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social, cuya finalidad es la creación de un instrumento jurídico que permita la apropiación de tierras baldías, destinadas a campesinos, a multinacionales de la agro producción. Por eso señaló Lozano, “una cosa es respaldar el proceso de paz pero hay que reconocer también que estamos en una lucha de clases contra el neoliberalismo que es bandera de la clase dirigente nacional. El mejor ejemplo de eso es la pelea contra la privatización del patrimonio público y las condiciones necesarias para llegar a una paz estable y duradera. El gobierno sigue teniendo un doble discurso”.

La Junta recibió un mensaje de Húbert Ballesteros, víctima de un falso positivo judicial: “La cercanía en el tiempo de la firma de un acuerdo final, nos pone ante la necesidad urgente de adoptar una estrategia que nos permita difundir de forma masiva, adecuada y acertada los contenidos de los acuerdos a los que se ha llegado sobre los puntos de la agenda y de las salvedades que están en el denominado congelador”, expresó.

Ballesteros insistió que Marcha Patriótica debe generar, en lo que resta de las negociaciones de La Habana, una correlación de fuerzas necesaria para impulsar un mecanismo de refrendación que garantice el cumplimiento de lo acordado debido al temor que un gobierno futuro del país, proclive a la guerra, eche todos los acuerdos al piso. Por ello dijo que la Asamblea Nacional Constituyente cobra vigencia para garantizar los acuerdos de paz.

Otro de los temas abordados por la Junta fue el de acompañar las distintas iniciativas de movilización que se avecinan en el país. Marcha Patriótica hizo un llamado a las centrales obreras del país para acompañar las movilizaciones y los reclamos que el pueblo colombiano viene realizando. La rama judicial está ad portas de un paro judicial por el empeoramiento de las condiciones laborales para los jueces de familia en el país, la indignación generada por la venta del patrimonio colombiano como Isagén y el interés de vender la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB. Para la Junta Nacional de Marcha las condiciones objetivas para un paro nacional se están agitando.

Las dos jornadas de trabajo dejaron como compromisos la preparación de un nuevo Comité Patriótico Nacional, Copan, y del Segundo Consejo Patriótico Nacional, máximas instancias democráticas y decisorias de Marcha Patriótica.