Mancuso, su versión de la verdad

0
421

Jaime Caycedo
@JaimeCaycedo

Las declaraciones de Salvatore Mancuso a la Comisión de la Verdad confirman las denuncias de las organizaciones populares, del movimiento de los derechos humanos, de las entidades de víctimas de crímenes, del Partido Comunista y la Unión Patriótica. Se dan en la Audiencia de Contribución, organizada por la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad bajo la dirección del sacerdote Francisco de Roux, en entrevista cruzada con el exguerrillero Rodrigo Londoño, antiguo comandante de las Farc-EP y actual presidente de Comunes.

En octubre de 2020 había declarado ante la sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla. Mancuso ha reafirmado en una y otra oportunidad las siguientes cosas:

  • La iniciativa de mandos militares de impulsar la creación de grupos armados para cumplir misiones de eliminación de líderes sociales.
  • Los listados y las órdenes correspondientes a las ejecuciones eran entregados directamente por oficiales de las fuerzas militares, de la policía y el DAS.
  • Según su testimonio los crímenes contra la Unión Patriótica fueron cometidos directamente por funcionarios militares, de la policía o del DAS.
  • El paramilitarismo no surge espontáneamente sino es una creación del Estado, este tiene que dar respuesta y asumir las responsabilidades.
  • Como empresario, los mandos militares le dieron el encargo de impulsar entre sus colegas hacendados las cooperativas Convivir en tanto cobertura legal de los aparatos armados ilegales.

Coinciden jerarquías políticas y mandos castrenses. Así pues, el nombre del general (r) Iván Ramírez, jefe de inteligencia hasta 1992, tuvo que ver necesariamente con la reorganización de esa rama, con asesoría de oficiales de una misión naval de los Estados Unidos en 1990, siendo ministro de Defensa Rafael Pardo Rueda y presidente César Gaviria. Entre las recomendaciones de dicha misión está la creación de redes de inteligencia, con participación de civiles, bajo jurisdicción directa de los comandantes del ejército.

En ese mismo gobierno se constituyen las Convivir mediante decreto ley 356 de 1994 origen de las Autodefensas Unidas de Colombia y luego de los bloques extendidos al país. Ramírez comandaba la Brigada 20 del ejército, una estructura de inteligencia responsable de los crímenes de dirigentes del Partido Comunista y la Unión Patriótica, según la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 54º Período de Sesiones, 1998. En mayo de ese año la XX Brigada tuvo que ser disuelta. Por denuncias del entonces embajador Myles Frechette (QEPD), al general Ramírez le fue retirada la visa de Estados Unidos.

Entre los empresarios políticos figuran Jorge Visbal Martelo, expresidente de Fedegan, exsenador del partido de la U y exembajador, condenado a nueve años de prisión por paramilitarismo. También, el exvicepresidente y exembajador en Washington Francisco Santos de quien confirma Mancuso la intención de constituir aparatos de exterminio en Bogotá, hoy en cómoda impunidad. Su relato hila con sus tiempos: entre 1995 y 2005. Narración, tiempos y señalamientos guardan coherencia. También, las amenazas y presiones para evitar su comparecencia pedida ante la JEP.

El Acuerdo de Paz exige sacar las armas de la política. El paramilitarismo y su respaldo en la doctrina, la conducta y la falsa misión anticomunista de las fuerzas militares y de policía exigen un cambio profundo, con base en un amplio debate nacional. El paro nacional de abril y el Pacto Histórico lo reclaman como el elemento clave para las garantías de no repetición.