Malestar en hospitales de Bogotá

0
640
Médicos y pacientes en el Hospital La Victoria en la Localidad de San Cristóbal, Bogotá. Foto J.C.H.

Sindicato denuncia que durante la actual administración de la ciudad la situación de médicos, enfermeras y administrativos ha empeorado. Vienen grandes demandas contra el Distrito.

Médicos y pacientes en el Hospital La Victoria en la Localidad de San Cristóbal, Bogotá. Foto J.C.H.
Médicos y pacientes en el Hospital La Victoria en la Localidad de San Cristóbal, Bogotá. Foto J.C.H.

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Por el no pago de salarios a contratistas ni de prima semestral a los trabajadores de planta en el Hospital San Blas, el 2 de junio pasado decenas de funcionarios hacían un mitin frente a la Secretaría de Salud de Bogotá, en el que se había acordado una reunión con un representante del gobierno distrital; no obstante, a última hora fue cancelada por las explosiones que hubo en esta ciudad.

El problema no es reciente. Desde el año 2013 los trabajadores de los 22 hospitales de la red pública de la capital del país y de la Secretaría de Salud están negociando con la administración condiciones laborales dignas. Lo hacen a través de sus distintos sindicatos que representan a médicos, enfermeras, auxiliares y funcionarios administrativos, quienes suman alrededor de 17 mil, de los cuales muchos son contratistas.

Y esta última modalidad es uno de los temas en debate con la Secretaría: la tercerización, que aumenta, según Martha Pineda, presidenta de Sindistritales e integrante del comité ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores en Bogotá.

“Con esta administración se disparó la tercerización. Por eso estamos pidiendo ampliación de planta, que la sentencia C-614 de 2009 se cumpla, es decir que donde existan cargos misionales en manos de temporales debe haber nombramientos. También pedimos que se nos devuelvan los dominicales y festivos a los de planta porque esta administración pasó a la gente que era de noche al día y puso gente por contratos de prestación de servicios, quienes laboran de domingo a domingo, no descansan un solo día. Vienen demandas muy grandes para el Distrito porque hay gente con más de 10 años con este tipo de contratos, con turnos, es decir con horarios o vínculo laboral”.

En manos privadas

La dirigente sindical anotó que antes del actual alcalde tenían derecho a dominicales y festivos. También que la situación se recrudeció desde la administración de Enrique Peñalosa, quien fusionó hospitales para dejar sólo 22. Asimismo, criticó acciones de la actual administración que según ella no favorecen la prestación del servicio sino a negocios privados:

“Están inaugurando Unidades de Cuidados Intensivos hechas o remodeladas con recursos públicos, como las del Hospital de El Tunal, y las están entregando a outsourcing; el 86% está en manos de las privadas y el resto en la red pública. Estamos en la peor crisis. No entendemos por qué si este gobierno dice ser de corte social le interesa que sean productivas. Debe interesar lo social”.

Según Martha Pineda, se está sacando el dinero de los hospitales de la red pública para fortalecer el San Juan de Dios, a lo que no se oponen, pero dice que primero lo primero. “Eso no tiene presentación cuando en otros hospitales se están cerrando servicios; en el Hospital de Suba se cerró el CAMI Prado Veraniego. Además, la EPS Capital Salud, en la que la administración de la ciudad es el accionista mayoritario con el 51%, le debe una gran cantidad de dinero a los hospitales públicos de la ciudad”.

Otro de los puntos fuertes en la mesa es la nivelación salarial: “En los hospitales de la red pública le pagan muy mal a los médicos y especialistas, por lo que prefieren retirarse e irse a trabajar en instituciones privadas. En algunos hospitales de la red, un auxiliar de enfermería gana 900 mil pesos y en otro público 1’300.000”.

El caso de salarios es más grave: en el Hospital del Tunal, desde septiembre pasado, médicos, enfermeras y auxiliares iniciaron a laborar sin contrato y hasta el momento no les han pagado. Se había hecho una conciliación en diciembre donde se adquirió el compromiso de pagarles en enero, y tampoco les han cumplido. En el de Bosa, segundo nivel, la situación ha llegado al punto que se presentan renuncias de médicos y enfermeras jefes por el no pago de salarios.

Aunque esta administración no ha hecho una reestructuración de hospitales en pro de un supuesto saneamiento financiero, que tiene tras de sí el objetivo de entregar más la salud a negociantes, la dirigente sindical expresa que en el ámbito de las relaciones laborales a los trabajadores no les ha ido bien.

“En salud no hemos ganado nada. Por lo contrario, nos aumentaron el horario, no nos reconocen la media hora de entrega de turno, entre otras cosas. Gustavo Petro estuvo en Sindistritales en campaña diciendo que iba a ampliar las plantas de personal, a terminar la tercerización, a defender lo público, y todo ha sido mentira. En materia laboral nos fue mejor con Lucho Garzón y Samuel Moreno. Nosotros creímos en Petro, lo hicimos porque había sido un gran senador, pero tratamos de hablar con él y nunca nos recibió. Fui perseguida, siendo negociadora me quitaron los permisos sindicales, que gracias a un mitin de mis compañeros los recuperé”.

Ante la falta de soluciones el sindicato está pensando en realizar un cese de actividades en los hospitales de la red pública de Bogotá y denunciarán la problemática ante la Organización Internacional del Trabajo.