Los trabajadores deben meterse en el cuento de la paz

0
752

Por estos días el cantautor vallenato realiza una serie de conciertos en los que quiere dejar un mensaje de paz y unidad, para la construcción de una nueva sociedad

Juan Carlos Hurtado Fonseca

Julián Conrado, uno de los cantantes de las FARC-EP, se encuentra en Bogotá adelantando una pequeña gira de conciertos y conversatorios, en los que también invita al pueblo colombiano en general, a respaldar los diálogos con las insurgencias armadas. A propósito del Primero de Mayo, VOZ habló con él para saber lo que piensa acerca del papel de los trabajadores en la implementación de lo acordado en La Habana.

–En el actual contexto colombiano, ¿qué debe significar el Primero de Mayo para los trabajadores colombianos?

–No solo para los trabajadores, sino para todos los oprimidos, es la fecha más importante por ser el día de la dignidad. Es el día en que un grupo de personas se alzan para reclamar sus derechos, y cuando eso pasa es porque en el interior de la gente se remueve eso que se llama dignidad, que no es otra cosa que pensar y actuar con grandeza. Entonces, para mí, el Primero de Mayo es un día de dignidad.

–¿Qué cambios ya hay en el actuar político de unas FARC-EP sin armas?

–Todo cambia. La política ha cambiado ya, pero falta profundizar en el proceso de implementación porque hay algo fundamental, y es sacar la violencia de la política. Todavía siguen asesinando líderes sociales en Colombia, pero pienso que eso no es algo que tenga que resolver solamente el movimiento revolucionario, o las organizaciones revolucionarias; es una cuestión que tiene que resolverla el pueblo, y ahí está el problema: la división. Pero, ¿quiénes tienen dividido al pueblo? las mismas organizaciones revolucionarias. Pienso que el problema fundamental de la revolución colombiana es la división. Si ese es el problema esencial, que las dirigencias de las organizaciones revolucionarias, sociales, patrióticas y de la gente de buen corazón, busquemos la unidad. Hay que resolver el problema de la unidad, porque si no se resuelve, es imposible resolver el problema de la paz.

–¿Hay una invitación o un llamado de ustedes a los trabajadores colombianos?

–No solo a los trabajadores sino al pueblo en general, a meterse en el cuento de la implementación de los acuerdos entre el movimiento fariano y el Gobierno nacional, pero también a que se metan en el cuento de apoyar los diálogos entre el Gobierno y nuestros hermanos del ELN.

–¿Cómo los trabajadores pueden apoyar los diálogos más allá de pronunciamientos en su respaldo?

–Camilo Torres hablaba del amor eficaz. Pienso que la cosa tiene que llevarse a la práctica y en este momento la gente tiene que estar en las calles, la gente tiene que tomarse las plazas, las calles, las iglesias, las fábricas, todo; para presionar por la implementación de los acuerdos. Esa es la principal forma de apoyar.