Con los ojos del alma

0
5750
Óleo sobre lienzo, en el libro “Con los ojos del alma” de Jesús Santrich.

José Ramón Llanos

Como dice Jesús Santrich en uno de sus poemas: Nadie podrá apresarme/ no hay prisión para un espíritu de viento. Efectivamente aunque el sistema represor y deshumanizador, en la persona de Néstor H. Martínez, utilizando la vieja táctica de los ladronzuelos de poblaciones pequeñas y de los barrios pobres, que gritan: Cójanlo, cójanlo, para desorientar a sus posibles perseguidores, en el caso del Fiscal para eludir las críticas y señalamientos de la opinión pública por sus múltiples entuertos y acciones no muy sanctas, en la Fiscalía, encarceló a Jesús Santrich, este encarcelamiento injusto, no ha mellado su espíritu revolucionario y su inconmensurable poder creativo, en las múltiples disciplinas artísticas que domina y que las expresa en sus obras musicales, pictóricas y poéticas.

Mientras el Fiscal Néstor H. Martínez se revuelca en el lodo y excrecencias de su maldad y cada vez que habla rezonga sandeces, el espíritu libertario y audaz de Santrich, aún en prisión, enriquece el arte, la poesía nacional, su más reciente libro asi lo demuestra. Con los ojos del alma, su título, contiene poemas, pinturas, en las cuales se apropia del mundo indígena, de arhuacos y nos brinda las expresiones de su entorno, de sus bohíos y de sus rasgos faciales, con una refinada belleza.

El libro contiene, además una entrevista a Santrich, realizada por el periodista Jorge Enrique Botero, quien afirma: “he querido hacer esta entrevista descubriendo a Santrich como persona, lo que usted percibe del mundo y como lo hace.” Efectivamente, la lectura de la entrevista enriquece el conocimiento de la personalidad de Santrich, su voluntad de ser útil, a pesar de su ceguera, aportar como cualquier otro revolucionario a volver realidad la utopía esperanzadora, humanizadora, que significa la revolución.

Aunque es mezquino del espacio de que dispongo par reseñar el libro Con los ojos del alma, no pude vencer la tentación de compartir con el lector la respuesta de Santrich a la siguiente pregunta:

¿Si hay una vida en democracia, que haría usted, le gustaría ser funcionario público, ministro, parlamentario, participar del Gobierno?

No, no, no me gustaría que me nombren de nada. Quiero ser un hombre común y corriente, sin cargos de ninguna naturaleza. Si algo desearía, sería ser maestro como mi padre y como mi madre. Alfabetizar, enseñar historia, o quizás filosofía, o enseñar a pintar a los invidentes; estar en un pueblo con mi familia. Sembrando un huerto, sembrar, cuidar una hortaliza. Me gusta disfrutar una parranda en paz. Me gusta pintar, tocar música, la flauta, el saxo, el piano, una gaita, no sé, quizas escribir la historia terrible de esta guerra que tanto sufrimiento le ha generado a nuestro pueblo, para que jamás volviera a repetirse. Pero si se requiere defender lo que hemos construido, estaría siempre listo para empuñar el fusil, una pistola, lo que toque.

Asistentes al lanzamiento del libro «Con los ojos del alma» de Jesús Santrich. Foto VOZ.