Lo que enseña la historia

0
307

Nada justifica las muertes y la destrucción en Ucrania. Pero Joe Biden representa al país que ha causado más muerte y destrucción en la historia contemporánea

José Ramón Llanos H.

Una vez más la prensa del mundo y la colombiana aún más se alejan de la verdad porque difunden lo que le conviene al gobierno de los Estados Unidos. El impase Rusia–Ucrania valida la afirmación anterior. Quien quiera que lea la prensa acríticamente puede concluir que Vladimir Putin es un loco desaforado que un día decidió invadir a Ucrania sin que este país lo hubiese provocado o estuviese planteando un alto riesgo para Rusia.

La antítesis de este loco desaforado es Joe Biden, quien representa el mayor símbolo de defensa del mundo occidental. Incluso el inocente Iván Duque dijo por la prensa que afortunadamente los Estados Unidos pueden defender a Colombia de los riesgos que significa Rusia.

El actual presidente de Colombia ya olvidó el robo de Panamá y también la larga historia de agresiones norteamericanas contra toda Latinoamérica. Afortunadamente, la historia muestra cual es el país que representa la mayor amenaza para el mundo: los Estados Unidos.

En cambio, en el siglo XX antes de la disolución del campo socialista, la Unión Soviética fue la garante de que los Estados Unidos no repitieran la invasión de Bahía Cochinos. La Revolución Cubana no se hubiera sostenido tanto tiempo sin la generosa ayuda de la Unión Soviética. Y en este momento Rusia es el país que ha impedido que Venezuela hubiera sido invadida por los Estados Unidos.

Pero ha habido otras agresiones más brutales como la ocurrida el 6 de octubre de 1976 cuando en pleno vuelo destruyeron el avión CU-455 de Cubana de Aviación, un Duglas TC-8 en donde viajaban 73 deportistas cubanos, este avión hacia la ruta Barbados – Jamaica. Todas estas acciones terroristas contra Cuba fueron organizadas y financiadas por un grupo paramilitar creado por la Agencia Central de Inteligencia, CIA, en los años 60.

Uno de los presidentes norteamericanos al cual las agencias de prensa orientadas y financiadas por la CIA le crearon una amable imagen propia de las estrellas de Hollywood, John F. Kennedy le dio vía libre a la CIA para ejecutar el plan de invasión a Cuba que habían sistemáticamente preparado. Lo ejecutaron el 17 de abril de 1961, cuando un grupo de terroristas con uniforme militar entrenados por la CIA invadió a Cuba por Playa Girón. Afortunadamente las milicias nacionales revolucionarias y el Ejercito cubano derrotaron a los invasores, unos murieron y la mayor parte fueron capturados.

Cuando fueron juzgados declararon donde habían sido entrados, quiénes los entrenaron, cuanto le pagaban. Fueron engañados porque los convencieron que tan pronto pisaran tierra cubana el pueblo se levantaría para apoyarlos. Sin embargo, la prensa permanentemente llama dictadura violadora de los derechos humanos a Cuba y presenta a los Estados Unidos como el símbolo de democracias y de la defensa de los derechos humanos. Un grosero ocultamiento del gobierno que ha agredido a más países del mundo y que ha asesinado y destruido a más naciones por el afán de apoderarse de su petróleo, litio, cobre, uranio, etc.

Estas acciones terroristas también incluyeron ametrallamientos desde lanchas contra caserío de pescadores incluso el ataque con bombas incendiarias que en alguna ocasión afectaron el Circulo Infantil Le Van Than en donde estudiaban más de 500 niños.

Desde aviones se lanzaban bombas incendiarias contra los cultivos de caña, la aviación fue usada también, para esparcir virus y bacterias para infectar las plantas y los animales, entre otros, la roya de la caña, el moho azul del tabaco, la broca del café en los cultivos de papa, frijol, pimientos, habichuelas y el ácaro del arroz. También expandieron sustancias que contenían microbios que causaban la fiebre porcina y el dengue hemorrágico. Todo este terror que afectó a Cuba.

Las acciones terroristas anteriores contra la isla del Caribe fueron ejecutadas por grupos mercenarios entrenados, orientados y financiados por la CIA. La cual fue dirigida por Micke Pompeo quien fuera en algún momento también Secretario de Estado de USA. La calidad moral de la CIA y quienes la han dirigido queda caracterizada por las declaraciones que hiciera Pompeo en una conferencia en la Universidad de Texas: “Yo era el director de la CIA, confieso que mentimos, engañamos y robamos. Teníamos hasta cursos de entrenamiento para todo eso”.

Tejas y Ucrania

Vale la pena comparar la situación de Tejas en el siglo XIX y la de Ucrania en el presente. Como se sabe cuando los Estados Unidos se independizan del Reino Unido tenían una superficie que representaba más o menos el 10 por ciento de la actual, el resto de su territorio fue adquirido mediante acciones de filibusterismo, de chantaje o de compra forzada de territorios. ¿Por qué comparamos a Tejas con Ucrania?

Porque Estados Unidos se apoderaron de Tejas y otros territorios alegando la necesidad de protegerse. En este caso a mediados de la cuarta década del siglo XIX mediante acción armada apoyada por el Senado estadounidense expropiaron a Tejas que entonces pertenecía a México. Era una acción de filibusterismos. Algunos destacados lideres norteamericanos, se opusieron a esta rapiña. Después terminaron aceptándolo como un acto ilegal pero que ya estaba consumado. Por ejemplo, John Quincy Adams afirmó: “En esta guerra las banderas de la libertad serán las banderas de México y las nuestras las banderas de la esclavitud”.1

El filibusterismo norteamericano algunas veces fundamentado en el destino manifiesto y otro de manera más burda y grosera, por ejemplo, en la Convención Demócrata del Estado de New Jersey el primero de marzo de 1844 el mayor Davisac en un discurso expresó:

“!Tierra! ¡Tierra Abundante! Yo digo que abramos paso al joven búfalo americano (…) Necesita más tierra (…) Yo digo que le ofreceremos Oregón y la región de Texas. Pues bien, podrá aprovechar los dos océanos, el poderoso Pacifico y el turbulento Atlántico serán suyos y no se detendrá su carrera hasta que abreve su sed en el Océano Helado.”2

Encontramos aquí la incontenible ambición de expansión atropellando toda norma de convivencia y utilizando como instrumento la violencia para la expropiación de los países.

La crisis ruso ucraniana

Pocos periódicos han relatado con veracidad el impase ahora convertido en un asunto de guerra entre Ucrania y Rusia. Generalmente destacan los medios que la agresión a Ucrania comenzó con la anexión de Crimea a Rusia y ocultan que desde el siglo XVI Crimea pertenece a Russ, tampoco dicen que desde 1918 a raíz de la revolución los habitantes de Ucrania crean la República Popular de Ucrania. Y mucho menos dicen que en 1954 por razones estratégicas la Unión Soviética separa a Crimea y la adscribe a Ucrania. Tan poco relatan que en 2014 mediante votación Crimea decide hacer parte de Rusia.

Nada justifica las muertes causadas por la decisión de Putin de tratar de forzar al gobierno de Ucrania a no entrar a la OTAN. Cuestión que crearía los máximos riesgos de agresión de los Estados Unidos contra Rusia. Pero el hecho es que la prensa que califica a Putin como el gran malvado, durante lo transcurrido del siglo XXI han callado los genocidios y crimines cometido por los Estados Unidos contra el mundo árabe, generalmente con el objetivo de apoderarse de los recursos petroleros.

1 Gregorio Selser. Cronología de las intervenciones extranjeras en América Latina. Universidad Autónoma de México. 1994. P249

2 Ibid. P 255