miércoles, julio 17, 2024
InicioPaísMujeresLas trabajadoras domésticas reivindican su labor

Las trabajadoras domésticas reivindican su labor

El Convenio 189 de la OIT define y regula el trabajo doméstico, que abarca tareas como limpieza, cocina, cuidado de niños y ancianos, jardinería y más. Claribed Palacios y su sindicato han contribuido a su desarrollo en Colombia

Anna Margoliner
@marxoliner

Claribed Palacios García destaca por su sonrisa y carisma en la mesa de presentación. Hace once años imaginó un futuro mejor y ahora está luchando por él, porque fue explotada y no desea que ninguna más pase por esa experiencia. Ella, como muchas otras trabajadoras domésticas, hace parte de uno de los sindicatos que actualmente, en asociación con el Ministerio de Trabajo y la OIT, han contribuido al desarrollo del Convenio 189 de esta última entidad en Colombia.

Esta activista recuerda el momento en que cambió su vida: “Sí, yo empecé a hacer activismo solo hace once años, antes de eso estaba muy de lleno en el trabajo doméstico, buscando una oportunidad porque yo sabía que todo estaba mal, que había muchas injusticias, pero no sabía cómo buscar resolver el asunto porque yo no soy de Medellín, pero vivo allá y llegué a trabajar interna. Cuando estás encerrada las posibilidades de conectarse con el mundo son muy pocas, pero yo sabía que algo estaba muy mal.

»Después, cuando tuve la oportunidad de salir de esos escenarios y ya empezar a trabajar por días como a ver más noticias, a relacionarme con más personas, ahí empecé a hacer todo esto que llaman activismo, que para mí es como mi pasión más grande por la vida y por esta sociedad y por el sector de trabajo doméstico”.

Las bases para iniciar

Efectivamente, el Convenio 189 define el trabajo doméstico como “el trabajo realizado para o dentro de un hogar o varios hogares”. “Este trabajo puede incluir tareas como limpiar la casa, cocinar, lavar y planchar la ropa, el cuidado de los niños, ancianos o enfermos de una familia, jardinería, vigilancia de la casa, desempeñarse como chofer de la familia, e incluso cuidando los animales domésticos”.

Conociendo las labores realizadas por Claribed, y según la definición que aparece en el Convenio, su situación podría ser solucionada de acuerdo con las normas de este Convenio de la OIT, sin embargo, muchas veces esto es desconocido, incluso desde la tipificación del trabajo: «una trabajadora o un trabajador doméstico es “toda persona que realice el trabajo doméstico dentro de una relación de trabajo”. Una trabajadora o un trabajador doméstico puede trabajar a tiempo completo o tiempo parcial, puede ser empleada o empleado por una sola familia o por varios empleadores, puede que resida en la casa del empleador (puertas adentro, cama adentro, sin retiro) o puede estar viviendo en su propia residencia (puertas afuera, cama afuera, con retiro). Una trabajadora o un trabajador doméstico también puede estar trabajando en un país extranjero».

Afirma sentirse orgullosa “porque soy promotora de lo que hoy se denomina intersindical de trabajo doméstico. Esa ha sido una de mis apuestas como activa. Juntar las organizaciones de trabajadoras domésticas para que pudiéramos potenciar la agenda del sector. Los resultados de esa juntanza son este tipo de espacio y nosotros incidimos de manera directa en la mesa de seguimiento del Convenio 189 y a partir de ahí está todo lo que tiene que ver con las reivindicaciones del sector de trabajo doméstico”.

Pedagogía para cambiar

De acuerdo con las investigaciones realizadas por el Ministerio del Trabajo, “El trabajo Doméstico en Colombia involucra al menos 700.000 mil personas, el 94% de ellas son mujeres, y de ese total el 60% gana el salario mínimo o menos y solo el 17% tiene seguridad social. Es una actividad económica que sufre de alta informalidad”.

Por lo tanto, para esta lideresa: “el gran reto es seguir generando sensibilidad, haciendo pedagogía para generar conciencia en los empleadores y empleadoras de trabajadoras domésticas. También aquellos se constituyan como voceros de sus sectores, porque las trabajadoras domésticas no tenemos con quién sentarnos en la mesa de seguimiento y que realmente se pueda ver materializado el tripartismo. Ahí solo está el Ministerio y nosotras. Necesitamos a los empleadores ahí sentados para que empecemos a negociar los intereses del sector de trabajo doméstico.

»Esto no solamente será beneficio de nosotras, sino también de ellos. Un empleador que cumple con los derechos de una trabajadora doméstica está exento de verse en situaciones de demandas, situaciones desagradables que incluso puedan amenazar su patrimonio. Entonces la invitación es a que se acerquen, que se constituyan y que puedan dialogar con nosotras y escuchar de las voces de nosotras la problemática que hay en el sector”.

La invitación que nos deja es a consultar la página web del Ministerio del Trabajo, donde se pueden aclarar todas las dudas respecto a esta labor del cuidado y su justa remuneración hacia quienes la ejercen. Es el primer paso para hacer pedagogía porque “el trabajo doméstico es trabajo y las trabajadoras domésticas tienen la misma dignidad que sus empleadores. Por tanto, esta debe ser respetada”.

Escanee este código QR para conocer la campaña completa
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula