En las discusiones sobre el mínimo las cifras no cuadran

0
18749
No solo se pretende disminuir el salario mínimo, también quieren imponer reformas tributaria, pensional y laboral en detrimento de derechos adquiridos. Foto J.C.H.

El Establecimiento busca la disminución de los salarios con el argumento de que se recuperará la economía y se generarán nuevos empleos. Las centrales obreras dicen que el aumento de las mesadas incrementará la demanda

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino

Cuando desde diferentes sectores del Establecimiento se hacían propuestas para disminuir el salario mínimo y que los empresarios paguen menos aportes a seguridad social, como medidas que recuperarían la economía y el empleo; desde las centrales obreras se exigió un salario mínimo de un millón de pesos y $120 mil de auxilio de transporte, para 2021.

Las peticiones se hicieron en la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, donde se discute entre otras cosas el reajuste al salario mínimo, y en la que participan, por un lado, delegados del Gobierno y los empresarios, y por otro, las centrales obreras y los pensionados.

Las discusiones iniciaron el pasado 30 de noviembre y pueden extenderse hasta el 21 de diciembre, justo en festividades cuando es muy complicada la realización de movilizaciones en las calles, para presionar decisiones favorables a los trabajadores.

En un Facebook Live algunos negociadores de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, explicaron las posiciones llevadas a la mesa. Comentan que los empresarios han dicho que el mínimo no puede reajustarse por encima de la inflación, que, según voceros gubernamentales, en 2020 es de 1,9% y para 2021 será de 2,6.

Para Diógenes Orjuela, presidente de la CUT, hay elementos que no se pueden separar de la discusión, como la inflación y la productividad. En el primer tema, los economistas del Gobierno y los empresarios han dicho que la manera de controlarla es no subiendo salarios, a lo cual los trabajadores responden mostrando que las grandes economías del mundo tienen muy buenos salarios y no hay alta inflación.

En las reuniones de la Comisión los delegados de los empresarios también dicen que al haber altos salarios las economías dejan de ser competitivas. Los representantes de las centrales obreras responden argumentando que son los altos salarios los que las hacen competitivas, porque se garantiza el mercado interno.

Los negociadores de los sindicatos agregan que la inflación es baja, no por un control sino por la situación atípica que ha producido una baja en la demanda, producto a la vez de la falta de dinero en manos de los consumidores.

La productividad

Con respecto a la productividad, el negociador de la CUT, Fabio Arias, señaló que la que se debe medir para efectos salariales es la del trabajo. El Gobierno y los empresarios siempre han medido la productividad total de los factores que incluye el capital, la tecnología, la gestión administrativa, el contexto en el que se desarrolla y el trabajo. “Siempre la productividad laboral fue superior a la total de los factores, y siempre Gobierno y empresarios aplicaron la menor. La sorpresa es que este año según ellos ambas productividades son negativas. Ahora los cálculos los hace el DANE con la metodología de la OCDE. Según ellos, este año no hemos sido productivos y seguramente tendríamos que entregar parte de nuestro salario. Es una maniobra”, dijo Arias, y agregó, que por el contrario la pandemia ha evidenciado que cuando los trabajadores no pudieron ir a sus puestos de trabajo, la producción bajó, lo que demuestra a la vez que la creación de riqueza está en el trabajo.

Por el contrario, para el grupo de economistas de la Universidad Nacional que asesora a los negociadores de los sindicatos, las cifran son diferentes. En una medición que hicieron de los datos hasta el tercer trimestre de 2020, la productividad da positiva, 0,67.

Los trabajadores aclararon que Colombia es uno de los países en donde menos inversión gubernamental hubo durante la pandemia para mantener los empleos, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. “En Europa se subsidió el 90% de la nómina de todas las empresas. Aquí escasamente el 40% de un salario mínimo, y no lo hicieron en el sector más vulnerable, las mipymes. (…) Esto produce que por ejemplo Anif dice que entre abril, mayo, junio y julio el ingreso de los hogares descendió en 21,4 billones de pesos, por eso tenemos problemas de demanda, no hay compradores, por eso las propuestas de las centrales”, argumentó Fabio Arias.

Los inaceptables

Édgar Mojica, de la CUT, comentó acerca de lo que los trabajadores han denominado los inaceptables. En primer lugar, que el Viceministerio de Trabajo diga que se ha recuperado la capacidad adquisitiva de los salarios en un 40%. “Los datos que tenemos con nuestros economistas es que la pérdida de este es mayor”.

En segundo lugar, está que según el Ministerio de Hacienda el 32% del presupuesto que han invertido en la emergencia ha sido para la protección del empleo, especialmente la pequeña y mediana industria. Para Mojica, la realidad es que se han perdido dos millones y medio de empleos: “El Gobierno no puede decir que salvó el empleo cuando eso no es cierto”.

En tercer lugar, es inaceptable que el Gobierno siga planteando que la productividad se mide sobre la productividad total con base en la metodología que utilizan. Y, en cuarto lugar, es inaceptable que el salario mínimo sea reducido al 80%, que no se paguen parafiscales por parte de empresarios y que a los trabajadores despedidos se les indemnice con el pago de dos días de salario, como ya se ha propuesto.

Sobre las hipótesis de quienes insisten que en Colombia los salarios son altos, Diógenes Orjuela disertó señalando que hasta el año 2015 solo el 20% de los colombianos ganaba más de dos salarios mínimos y el restante 80, menos de dos. En 2019, solo el 15% devengaba más de dos salarios mínimos, es decir, el 85% devengaba menos de esa cantidad, y en 2020 solo el 12% devenga más de dos mínimos.

Los porqués de las propuestas

Para las centrales obreras, la situación económica puede empezar a superarse si hay un salario mínimo de un millón y 120 mil de auxilio de transporte, en 2021. En palabras del presidente de la CUT, lo primero que hay que hacer es subir el ingreso de los hogares, de esa manera se incrementa la demanda y a la vez los comerciantes venden más. “Eso ya tiene que hacer que necesiten más trabajadores. Y eso que necesitan los comerciantes para vender más es lo que tienen los productores del campo y de la industria. Es un círculo virtuoso que genera empleo. No es cierto que el empleo se genera por bajar salarios”.

El negociador Arias argumenta que lo que se necesita es dinero porque hay una gran reducción de los ingresos de la población. “Hasta el New York Times ha dicho que se requiere volver a hablar de salarios más altos. Porque han entendido que de otra manera la economía se viene al suelo, ellos entienden el círculo virtuoso que no entienden aquí porque hay una política dependiente donde prefieren endeudarse con créditos de la banca internacional, en lugar de recurrir a las reservas internacionales que tenemos”.

La propuesta de los trabajadores va más allá del reajuste salarial. Pasa por medidas como la formalización laboral en sectores como la salud, donde más del 80% de sus trabajadores son informales, o mantener los puestos de trabajo sin bajar salarios. Además, se oponen a las reformas tributarias, laboral y pensional que se preparan para el próximo año.

Finalmente, expresaron que el modelo económico se cambia con la pelea en las calles, es decir, con la movilización de amplios sectores de la población.

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. 

tienda.semanariovoz.com