miércoles, mayo 22, 2024
InicioInternacionalLa eficaz diplomacia china

La eficaz diplomacia china

En visitas oficiales al gigante asiático, los presidentes de Francia y Brasil polemizan sobre quiénes son los responsables de la guerra en Ucrania

José Ramón Llanos H.

En solo una quincena, la República Popular China ha mostrado la eficacia de su política exterior, después de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su homólogo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dialogaran con el jefe de Estado del gigante asiático, Xi Jinping.

Tanto Lula como Macron, hicieron declaraciones que cuestionaban a Estados Unidos en dos asuntos extremadamente sensibles para la potencia del norte: las controversias se hicieron a la política estadounidense relacionada con Taiwán y la guerra de Ucrania.

El presidente francés Emmanuel Macron visitó a su colega Xi Jinping. También están agendados diálogos con el primer ministro Li Quiang Zhao Legi, presidente de la Asamblea Nacional Popular y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, debatirán sobre asuntos económicos con los responsables de los temas del comercio exterior de la potencia asiática.

Según había anunciado a la prensa occidental, el presidente francés le comunicó a Estados Unidos que uno de los temas a debatir con Xi Junping estaba relacionado con la guerra de Ucrania y las posibilidades de que China ayudara a que Putin facilitara poner fin a la guerra mediante conversaciones de paz. Los analistas de política internacional anticiparon que también sería objeto de los diálogos chino-francés el posible asunto de que Rusia se comprometiera a colaborar en los planes para evitar el cambio climático y la defensa de la biodiversidad.

Las declaraciones conflictivas de Macron

Apretón de manos entre el presidente de Francia Emmanuel Macron y su homologo chino, Xi Jinping. Foto Xinhua

Tan pronto culminaron los encuentros con la dirigencia asiática, Emmanuel Macron hizo declaraciones a la prensa occidental sobre múltiples asuntos, pero las más destacadas fueron las referidas al tema de Taiwán y la llamada cuestión de un solo país y dos sistemas. Macron dijo que Europa no tenía que identificarse con la posición de Estados Unidos, ya que esto significaba provocar una reacción excesiva de China; la Unión Europea debía tener su propia política.

El presidente de Francia anunció en el medio francés Les Echos: “Lo peor sería pensar que los europeos debemos convertirnos en seguidores en este tema y adaptarnos al ritmo estadounidense o a una sobrerreacción china”. Culminó sus declaraciones diciendo: “Europa quedaría atrapada en una perturbación del mundo y en una crisis que no serían las nuestras. Europa debería tratar de ser un tercer polo”.

Se armó la de Troya

Después de esas declaraciones para exigir mayor autonomía de Europa frente a las políticas de Estados Unidos, relacionadas con Taiwán y la guerra ruso-ucraniana, fue la de Troya. Los diarios, los políticos y la academia saltaron a la palestra y dieron declaraciones contradictorias.

Mike Gallagher, exponente radical del Partido Republicano, declaró a la cadena Fox News que los planteamientos del presidente francés son “vergonzosos, una victoria masiva de propaganda para el partido comunista, que tiene como objetivo “dividir a los americanos y europeos, eso es precisamente lo que le conviene a Pekín”. El senador republicano Marco Rubio ha sugerido: “quizás deberíamos decir que vamos a centrarnos en Taiwán y en la amenaza que supone China y ustedes se encargan de Ucrania y Europa”. Esta sí es una propuesta irresponsable.

Todavía no se conocen pronunciamientos institucionales ni de los gobiernos europeos ni de la Unión Europea, solo comentarios de individuos y de algunos medios muy intranscendentes.

Las declaraciones de Lula

Es necesario destacar que China es el mayor socio comercial de Brasil, en esta relación el país suramericano tiene un superávit de 32 mil millones de dólares, el 50 por ciento de la balanza comercial del país. Al respecto, el presidente Lula declaró en Shangai: “Es con China con quien tenemos el flujo más importante de comercio exterior. Además, hemos tenido la mayor balanza comercial e intentamos equilibrar la geopolítica mundial discutiendo los grandes temas”, informó la agencia de noticias Xinhua.

Precisamente, sobre los temas de geopolítica fue que Lula hizo unas declaraciones muy determinantes, coincidentes con el contenido de lo dicho por Emmanuel Macron, sobre el problema de Taiwán: “Brasil reitera su adhesión firmemente al principio de una sola China”. Por tanto, Francia y Brasil podrían suscribir una declaración reafirmando esa decisión que, desde los años ochenta hace parte del consenso geopolítico que comparten Rusia, China, India, Suecia, Suiza y los países no alineados.

En sus conversaciones con Xi Jinping, Lula considera la posibilidad de excluir el dólar en sus relaciones comerciales para usar el yuan y el real en estos intercambios. Además, adhirió a la propuesta de paz para tratar de terminar o firmar un armisticio que pondría fin a la hecatombe de la actual confrontación ruso-ucraniana. Sugirió la necesidad de crear un grupo de países que se convertirían en gestores de paz, que inicialmente lo integrarían China, Brasil y los Emiratos Árabes Unidos.

Lula en los Emiratos Árabes

El presidente Lula, al concluir en Abu Dabi sus negociaciones con Mohamed Bin Zayed —presidente de los Emiratos Árabes Unidos—, diálogo con la prensa y reiteró su propuesta de organizar el G20 para trabajar por la paz en vez de aupar la guerra que solo trae muerte y destrucción. Afirmó que: “lo que estamos tratando de construir es un grupo de países que no tienen nada que ver con la guerra, ni la quieren, lo que desean construir es la paz en el mundo, para que podamos hablar tanto con Rusia como con Ucrania”.

Dejó entrever que, Estados Unidos y la Unión Europea sostienen la guerra porque en ella solo ponen las armas, y Rusia y Ucrania son las que ponen los muertos y la destrucción. Finalmente, expresó: “Creo que tenemos que sentarnos a la mesa y decir: ¡basta ya!”. Ya en China había dicho que “Estados Unidos debería parar de incentivar la guerra y comenzar a hablar de paz.”

La respuesta de Estados Unidos

Funcionarios estadounidenses expresaron que los calificativos de Lula son “indignantes”. Con estas declaraciones, aunque “se declaran neutral en la disputa geopolítica entre Estados Unidos y China, Brasil parece haberse alineado claramente con China y Rusia”. Según afirma el periódico Folha, funcionarios americanos afirmaron que, “los brasileños no solo no han valorado el equilibrio en sus posiciones, sino que han adoptado una clara oposición a Washington”.

Aunque, sucede que hay valoraciones radicalmente negativas de las propuestas y calificaciones que hace el presidente de Brasil de las acciones de Estados Unidos. El mismo diario afirma que los funcionarios gringos dicen: “No estamos presionando a Brasil a no tener relaciones con el régimen de Xi Jinping o a elegir a uno de los dos países, ya que Estados Unidos también tiene grandes intercambios con China”. Pero añaden que Lula; Mauro Vieira, ministro de relaciones exteriores y, el asesor Celso Amorim han adoptado un tono de antagonismo contra Estados Unidos

Sin embargo, a los gobernantes gringos les hiere aún más que el Gobierno de Brasil califique a Estados Unidos como un obstáculo para terminar la guerra y a China y Rusia como las naciones que van a propiciar la paz.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments