Grupo élite por la equidad de género laboral

0
186
Presentación del grupo élite de mujeres inspectoras. Foto Mintrabajo

Cincuenta inspectoras delegadas por el Ministerio de Trabajo saldrán a las calles para identificar y cerrar las brechas laborales de género. VOZ habló con Magda Alberto, defensora de los derechos de las mujeres y una de las arquitectas de la iniciativa

Redacción Mujeres

El pasado 24 de noviembre, 50 mujeres inspectoras delegadas por el Ministerio de Trabajo llegaron al Parque de la Mariposa en Bogotá con la finalidad de observar las condiciones en que se encuentran las mujeres que trabajan en este sector. Lo que encontraron son agudas brechas laborales existentes en la informalidad.

Así empieza el piloto del Grupo Élite por la Equidad de Género Laboral diseñado por esta cartera ministerial para evaluar, a partir del enfoque de género, la situación laboral en que se encuentran las mujeres y la población LGBTIQ+ en Colombia. Parte de esta iniciativa se recoge en la necesidad de aportar soluciones a las problemáticas que giran en torno al mundo del trabajo femenino.

Para conocer más sobre la iniciativa, VOZ habló con Magda Alberto, defensora de los derechos de las mujeres y asesora del despacho del Ministerio de Trabajo.

Disminuir las brechas laborales

¿Cómo surge la idea del grupo élite y cuál es su objetivo específico?
-El objetivo principal de la ministra Gloria Inés Ramírez es disminuir las brechas laborales de género. Tiene que ver fundamentalmente con que las mujeres tienen menos tiempos para formarse, menos protección social, existe una brecha salarial, amplia informalidad y un largo etcétera de injusticias. Nuestro propósito es cómo contribuimos para cerrar esas inequidades en el mundo del trabajo.

¿Cuáles son las estrategias que tendrían para cumplir el objetivo?
-El Ministerio de Trabajo está pensando en varias ideas. Una es perfeccionar la inspección laboral. Hasta el momento se ha guardado silencio frente a la vulneración de derechos laborales. Se piensa en una institucionalidad que cumpla con su función. Hay unas leyes laborales que nos han dado unos derechos, pero también hay dispositivos relacionados con los derechos de las mujeres como la Ley 1257 que a veces pensamos trata solo las violencias en el ámbito privado.

También nos dijo la ministra que tenemos que construir acciones sobre lo que ha dicho la Corte Constitucional, por ejemplo, con la población LGBTIQ+. Necesitamos una inspección que reconozca no solamente el marco normativo de las leyes laborales sino también el marco normativo de derechos de las mujeres y las diversidades.

¿Cómo está conformado el grupo élite?
-Este es un piloto que vamos a mejorar y así institucionalizar la iniciativa a largo plazo. Este grupo tiene 50 inspectoras que están en todos los departamentos de Colombia. Hay mujeres afro, indígenas, jóvenes, adultas mayores y mujeres trans. Lograr ese tipo de contratación fue todo un reto porque es un aprendizaje para nosotras como Gobierno nacional. Los inspectores laborales en Colombia deben tener un excelente perfil y ellas lo cumplen. Adicionalmente tienen experiencia en enfoques diferenciales, de mujeres y étnicos. Por ejemplo, tenemos tres inspectoras para Buenaventura, un territorio que ha sido históricamente abandonado. Ellas tienen unos saberes y conocimientos específicos con enfoque diferencial.

Énfasis territorial y diferencial

¿Cuál es el énfasis en los territorios? ¿Ustedes cómo lograron identificar estas condiciones?
-Este grupo élite hará acciones afirmativas. Me explico. Una acción afirmativa es nombrar a tres colegas en Buenaventura reconociendo todas las brechas a propósito del racismo que existe en este territorio. El gobierno del cambio tiene el deber de incidir en territorios como este. A nivel laboral hay unas tareas que hacer en el puerto en relación a los derechos laborales y el TLC que tiene firmado el país, donde se incluye hacer inspecciones laborales.

También tenemos acuerdos como Ministerio de Trabajo posteriores al paro de Buenaventura, donde queremos contribuir al cumplimiento con las comunidades. Este es un ejemplo de como tenemos pensada la iniciativa a nivel nacional. La idea es intervenir la mayoría de territorios del país.

¿Qué acciones se llevarían a corto y mediano plazo desde el grupo élite?
-De manera inmediata estamos en un proceso de formación, mapeando dónde se tiene que hacer esta inspección con enfoque de género, sobre todo en sectores con alta vulneración de los derechos de las mujeres. En el mes de diciembre arranca el piloto donde ellas empezarán esta inspección y debido a la naturaleza de este período está el comercio y el turismo, ahí la tercerización, la informalidad que existe y demás, serán inspeccionadas por el Grupo que entregará un primer informe.

Pasados seis meses se evaluará cómo va el desempeño del Grupo, se harán ajustes, avaluaremos el protocolo piloto que construimos para hacer inspección con enfoque de género y a partir de eso a mediano plazo esperamos tomar medidas institucionales para establecerlo y ampliar, porque nuestra idea es que todas las territoriales de inspección laboral lo hagan con enfoque de género. A largo plazo lo ideal es que se transversalice el enfoque de género y el enfoque étnico en la totalidad de las inspecciones hechas por el Ministerio.

Formalizar, el objetivo

¿Cómo se llevaría a cabo esas inspecciones?
-Existe la falsa creencia de que en Colombia la inspección está solamente para las relaciones formales con empresas. La inspección laboral es para evaluar las relaciones de trabajo y ahí el presidente Gustavo Petro y la ministra Gloria Inés Ramírez han ampliado esa visión. Por ejemplo, la idea es fortalecer la economía popular, la campesina, pero ahí también hay otras relaciones laborales que habrá que profundizar.

A mediano plazo esperamos hacer inspección en el ámbito informal, por ejemplo, con la Asociación de Mujeres de Tintos de Medellín quienes venden café en el Parque Berrío. Ahí cuando va la inspección no puede sancionar al jefe porque no hay uno, debido a que están en la informalidad, pero sí se puede hacer un informe acerca de esta informalidad ayudando a establecer políticas públicas para la formalización del trabajo. La idea es que con esta inspección se pueda contribuir a la formalización y el acceso al empleo a las mujeres y a las personas LGBTQ+.

¿Cómo piensa el Ministerio poder aterrizar la iniciativa hacia la población que ha sido víctima?
-Alrededor de esta propuesta de inspección con enfoque de género no vamos a atender a la población victima porque no es su misionalidad ni responde a esa necesidad. Sin embargo, lo que sí dice el gobierno del cambio es que hay unos planes, programas y proyectos que ya existen. El Ministerio tiene es que implementarlos.

Precisamente en este momento está funcionando la mesa del auto 091. En ese espacio nos han planteado temas para incluir en los planes de desarrollo y en las acciones que como ministerio debemos ejecutar alrededor de las víctimas. En esa misma línea, el Ministerio también está comprometido con atender a la población excombatiente y firmante.