“Estado extractivista: violador fascista”

0
4468
Perfomance de mujeres de Anzorc-ZRC: Un violador en tu camino. Plaza Fundacional de Bosa.

Durante el 22 y el 23 de enero, más de 300 mujeres de diferentes regiones del país se dieron cita en Bogotá en el Tercer Encuentro de Mujeres de Zonas de Reserva Campesina, ZRC

Renata Cabrales

El encuentro de mujeres de Zonas de Reserva Campesina estuvo programado para debatir las agendas de las mujeres en los territorios y sus expectativas a nivel nacional acerca de la forma de incidir políticamente en todos los escenarios.

Las campesinas de las ZRC al inicio del Encuentro Nacional, realizaron un acto simbólico en memoria de lideresas asesinadas, advirtiendo que la memoria nunca la podrán apagar. “Sus luchas seguirán siendo nuestro motor de resistencia”.

Uno de los principales motivos del encuentro de campesinas era hacer seguimiento al enfoque de género en el Acuerdo de paz y de esta forma, reclamar el acceso a la tierra para las mujeres, pues, para el 2018 se formalizaron 40.338 predios correspondientes a 1.473.126,8 hectáreas de 7.000.000, “exigimos la implementación total y la desagregación por sexo para garantizar el acceso de tierras a las mujeres”.

Seguimiento al Acuerdo

La Instancia Especial de Mujeres se creó con el fin de hacer un seguimiento al enfoque de género en el Acuerdo de Paz. Una de las ganancias que tuvo este Acuerdo, por medio de la movilización activa de las mujeres, es que en cada uno de los puntos del Acuerdo de Paz han quedado medidas puntuales a favor de las mujeres.

Había algunas medidas, por ejemplo, sobre el punto uno, Reforma Rural Integral, en cuanto al tema de acceso a tierras, que advierte que las mujeres también tendrán derecho a acceder a los siete millones de hectáreas de tierra para la titularidad. Hay unas medidas puntuales donde se nombra a las campesinas; medidas que quedaron en el Acuerdo.

“En cuanto al tema de acceso a tierras, que advierte que las mujeres también tendrán derecho a acceder a los siete millones de hectáreas de tierra para la titularidad, hay unas medidas puntuales donde se nombra a las campesinas y por tanto, esas medidas que quedaron en el Acuerdo fueron después traducidas al plan marco de implementación que cedió ese instrumento, y por el cual el Gobierno nacional adjudicaría los recursos para que esas acciones y medidas se llevaran a cabo en los territorios”, advierte la ponente July Artunduaga de la Instancia Especial de Mujeres.

Entonces, la Instancia Especial hace parte de organizaciones sociales de mujeres, lo que se hace con el Gobierno nacional y con la Csivi, compuesta por el gobierno y la FARC, es entonces, presentar alertas al gobierno frente al estado de implementación del enfoque de género en los territorios.

“¿A cuántas mujeres se les ha titulado la tierra en Arauca, en el Caquetá, en Nariño, en el Cauca, y si preguntamos aquí, creo que a ninguna se nos ha otorgado aún este derecho. La idea es que cada una de ustedes desde sus procesos organizativos en los distintos departamentos con sus organizaciones sean postuladas, una de las riquezas que tuvo esta instancia, aparte de ser la primera en crearse para el seguimiento del enfoque de género en el Acuerdo, es que es también una de las primeras instancias que estuvo descentralizada, porque nos dieron la posibilidad a mujeres de territorios dispersos y sin voz para que pudiéramos estar allí, así, la instancia está conformada por una compañera del Chocó, una del Catatumbo, de Arauca, de la Guajira, del Huila, de Buenaventura, de Antioquia, en total somos 16 mujeres que venimos de los diferentes territorios donde se debería estar implementando la paz, la idea es visitar todas las regiones y todas las zonas con Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET”, advierte la lideresa.

Feminismo campesino

Yurani Cuéllar, lideresa social que hace parte de la Asociación Campesina del Valle del Cimitarra e integrante de la Coordinadora Nacional de Mujeres de las ZRC, en conversación con VOZ, afirma que el encuentro tiene como fin,  la defensa de los derechos de las mujeres, a través de diferentes temas, “como la participación política, el fortalecimiento del feminismo campesino, los derechos de las mujeres campesinas, la soberanía alimentaria y  la conservación de Zonas de Reserva Campesinas como territorios libres de violencias”.

Es de saber que en Colombia, 5.442.241 de las mujeres que conforman el 51% de la población habitan en zonas rurales, 37% viven en condiciones de pobreza y 4.85% trabaja en la producción agrícola, según datos de la Agencia de Desarrollo Rural. Así las cosas, el trabajo de la Coordinadora Nacional de Mujeres de las ZRC y sus encuentros son importantes para afrontar y vencer la desigualdad de género que ha habido siempre en el campo y alrededor del país.

Un saludo de la FDIM

La Federación Democrática Internacional de Mujeres, FDIM, saluda al III encuentro Nacional de Mujeres de las Zonas de Reserva Campesina, ZRC.

La mujeres de la FDIM, en cabeza de Magnolia Agudelo, resaltan el papel desempeñado por las mujeres colombianas en las luchas agrarias, ya que en recientes décadas su empoderamiento ha venido creciendo, colocándose así, al frente de la defensa del derecho a la tierra, a la lucha por la soberanía alimentaria, así como de la protección de los recursos naturales y la biodiversidad.

“Son muchos los retos de las mujeres y en particular, de las mujeres campesinas con respecto a la Reforma Rural en nuestro país, sabemos que es el punto del Acuerdo de Paz que menos ha avanzado desde el punto de vista jurídico y la implementación del acuerdo. En la construcción de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET han sido muchas las iniciativas presentadas por las mujeres, pero solo una pequeña parte ha sido incorporada a estos planes. También es necesario presionar para que a mujeres campesinas cabezas de hogar se les asigne tierra y títulos de propiedad, así como facilidades en condiciones diferentes para acceder al crédito y la tecnología”, afirma la lideresa.

Finalmente, las mujeres del encuentro, antes de hacer la presentación en la Plaza fundacional de Bosa, de Un violador en tu camino con una variación en la letra que se refiere a la violencia extractivista en los territorios (Estado extractivista: violador fascista), concluyeron que seguirán luchando por: la paz en los territorios, la construcción del feminismo campesino, los derechos de las mujeres campesinas, la soberanía alimentaria y nuestras semillas nativas, las ZRC libres de violencias, el derecho a la vida y la libre expresión, la participación política de las mujeres y por los derechos de las mujeres campesinas.