EPM: Luces de esperanza

0
383
Hidroituango. Foto EPM

 

Fernando Quintero

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, en entrevista en Caracol radio esta mañana, se reafirmó en su política frente a EPM, y se ubica en el lado correcto de la balanza.

Explicó que justo ayer debía iniciar la conciliación contra quienes su administración considera tuvieron responsabilidad en la debacle de Hidroituango, porque «eso no se pregunta: hay qué hacerlo, después ya no se podía avanzar en el proceso», y agregó que «se trata de rescatar recursos que son públicos, y eso es sagrado».

Es que ese precisamente fue el detonante que provocó la renuncia en pleno de la junta directiva de EPM: que no fueron informados de las acciones que la Alcaldía preparaba contra todos los contratistas, interventores y aseguradoras que erigieron el proyecto hidroeléctrico de Hidroitango.

¡Pendejo sería Quintero Calle si involucrara las ratas en los destinos del queso! ¿Quiénes tendrían más velas en ese cadáver si no los directivos que de alguna forma -como mínimo con su inacción- se prestaron para urdir semejante fiasco, algunos de los cuales estaban sentados allí desde hacía casi 15 años? ¿Le aconsejarían seguir adelante con la demanda, representando todos y cada uno de ellos intereses poderisísimos? ¿Por qué no lo habían hecho antes?, ¿por qué se mostraban tan frescos viendo pasar el tiempo, menguar la empresa y finiquitar los términos?

Frente al hecho del Alcalde, más de uno entonces se quedó viendo un chispero tras embaucarse en una embestida en contra suya por pretender ampliar el objeto social de Empresas Públicas de Medellin, un asunto secundario si se quiere, en orquesta dirigida ni más ni menos que por ‘Fico’ Gutiérrez, el hoy ‘presidenciable’ que alcanzó la alcaldía de Medellín parado sobre los activos de EPM, precisamente.

Pues quedaron nitificados, ya lo saben: el mandatario los estaba esperando para recibirlos como se merecen: ¡con un misil de profundidad, apuntando justo al corazón de quienes dirigieron y ejecutaron tan controvertible obra! La demanda se estima en 9.9 billones de pesos. Una bicoca, ¿no?

Para que tengamos una idea de la suma que representa, podríamos atrevernos a asegurar que puede representar el doble de lo que realmente la administración Duque ha invertido en tratar de palear la pandemia en el país, bastante mal por cierto.

Hidroituango es más que una estafa. Y si no, preguntémosle a las comunidades aguas abajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*