El cable submarino entre Cuba y Venezuela ya es operativo

0
526

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) informa que el cable de fibra óptica que une Cuba con Venezuela y Jamaica se encuentra en proceso de pruebas y operativo desde agosto de 2012, inicialmente cursando tráfico de voz correspondiente a telefonía internacional. El cable ALBA-1 tiene como objetivo mejorar el tráfico a internet en el archipiélago cubano y parte del Caribe.

20130124_cable_venezuela_cuba

Carlos González Penalva

Hasta 2008 las conexiones a internet de Cuba eran realizadas vía satélite. Infraestructuras que, además de su elevado coste, la producción de satélites comunicacionales se encuentran en mano del monopolio de la española GMV y la norteamericana Integral Systems. Las conexiones a internet en Cuba han sido un constante foco de presión empresarial desde Washington a Bruselas. Ese año los gobiernos de Venezuela y Cuba firmaron un tratado, dentro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, para conectar por cable de fibra óptica ambos territorios desde La Guaira, lo que permite a Cuba (y por ende a Jamaica, Haití y Trinidad y Tobago, etc…) dotarse de la infraestructura necesaria para poder ofrecer una conexión amplia, con limitaciones técnicas, a internet. La realización de dicha infraestructura ha supuesto una inversión valorada en 70 millones de dólares y el tendido de fibra óptica es de 1.600 kilómetros. Este convenio no es un acontecimiento aislado, sino que responde a una política estratégica de ambos gobiernos para garantizar su soberanía nacional frente a los múltiples intereses de la administración norteamericana en la zona.

Antes de la firma del convenio Venezuela-Cuba, los cables submarinos – las redes físicas a través de las que se transmite – circulaban a 32 Km del malecón de La Habana. El embargo norteamericano impedía a los ciudadanos cubanos conectarse a esa red.

El trazado del cable a través del mar Caribe comenzó en 2007. En 2011 el proyecto terminó de materializarse aunque durante más de un año Cuba siguió utilizando las vías de acceso a internet anteriores a ALBA-1 mientras trabajaba en la puesta a punto de las nuevas infraestructuras.

El pasado 10 de enero comenzaron a ejecutar las pruebas de calidad de tráfico de internet sobre sistema ALBA-1. Las mismas se realizan utilizando tráfico real desde y hacia Cuba, con el fin de normalizar esta vía de comunicación. La empresa norteamericana Renesys notificó que el volumen y los patrones de tráfico entrante habían cambiado desde la puesta en marcha de las pruebas del sistema de comunicaciones cubano.

La empresa española de telecomunicaciones Telefónica se encuentra entre las primeras del mundo en desviar una parte significativa de su tráfico de datos a través de ALBA-1. Según revela el análisis de ‘routing’, el uso de esta vía está permitiendo que la corriente de datos digitales al archipiélago cubano sea más fluida que antes, cuando los ciudadanos únicamente podían utilizar la conexión vía satélite.

Concluido el proceso de pruebas, la puesta en operación del cable submarino no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso. Será necesario ejecutar inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones destinados a pagar el tráfico de internet con el propósito de lograr el crecimiento paulatino de un servicio que brindan hoy, en su mayoría, gratuitamente y con objetivos sociales.

Fuente: Mundo Obrero