Ejército empadrona en Miramar (Caquetá)

0
507
Ejército en la casa de un civil en Unión Peneya. Foto Redacción Derechos Humanos.

La Coordinadora de Or­ga­ni­zaciones Sociales del Caquetá (Cordosac) llevó a cabo el 28 de enero la audiencia de víctimas en el marco del conflicto armado en el poblado de Miramar, inspección Unión Peneya en el municipio de Montañita.

Ejército en la casa de un civil en Unión Peneya. Foto Redacción Derechos Humanos.
Ejército en la casa de un civil en Unión Peneya. Foto Redacción Derechos Humanos.

La actividad fue convocada por el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, la Corporación por la Defensa de los Derechos Humanos, Caguán Vive, el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y la Corporación Reiniciar.

En el evento participaron alrededor de 350 personas entre líderes comunales y habitantes de las diferentes veredas, quienes manifestaron su preocupación por la presencia del Ejército en la escuela, toda vez que al ser esta una zona guerrillera, un probable enfrentamiento arriesgaría la vida de los campesinos, especialmente de las niñas y niños que allí estudian.

“En medio de la militarización de la zona de la Brigada Nº 26 del Ejército, adscrita a la fuerza de tarea Júpiter, que cuenta con 7.500 hombres, se recolectaron de forma escrita 17 denuncias de las juntas de acción comunal de la región. Detectamos en un primer momento una infracción por parte del Ejército al principio de distinción del DIH, ya que en el centro poblado de Miramar y las veredas circundantes, el Batallón Terrestre No 34 ha venido empadronando la población civil, registrando fotográficamente a los habitantes, señalándole de ser auxiliares de la guerrilla y deteniéndoles ilegalmente por varias horas”, le dijo a este medio Andrés Barona, secretario ejecutivo de la seccional Huila del CPDH.

De diciembre pasado a enero de 2014 el Batallón Terrestre Nº 34 del Ejército ocupó la iglesia y la escuela de Miramar poniendo en riesgo a los habitantes. Lo propio ocurrió en Unión Peneya en donde aún está el Ejército acantonado en la vivienda de un anciano.

La región había sufrido un desplazamiento masivo en 2004 por causa de la presencia del Batallón Héroes de Guapí y apenas este año pudieron regresar, bajo el compromiso de que los militares devolverán las casas civiles. No obstante hay temor entre la población.