“El desarrollo económico se rezagó respecto al desarrollo social”

0
5273
Doctor Osvaldo Martínez Martínez, a la izquierda, exministro cubano de Economía.

La actualización que se propuso fue separar las funciones estatales de las funciones empresariales, o sea, hacer que las empresas tuvieran autonomía económica y financiera, que los ministerios no administraran empresas, sino se dedicaran a definir líneas de producción

Alberto Acevedo

Osvaldo Martínez Martínez es un desatacado economista cubano, que en 1995 ocupó la cartera de Economía y Planificación de la isla. Un año antes se desempeñó como miembro del Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre el tema del Derecho al Desarrollo y en la actualidad es diputado a la Asamblea Nacional, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del parlamento cubano y director del Centro de Estudios de la Economía Mundial. El pasado mes de junio estuvo en una corta visita a Bogotá, atendiendo un compromiso académico en la Universidad Nacional. Conversamos con el prestigioso intelectual cubano.

–Entre el año pasado y lo corrido del presente, se presentó una gran discusión sobre diversos temas, uno en materia económica se refiere a una economía próspera y ‘sostenible’. El presidente Díaz-Canel por su parte, asegura que ese será objetivo fundamental de su gestión. ¿Qué significa eso?

–Sostenible o sustentable. Eso proviene de una discusión que se dio aproximadamente en 2010, en donde comienza un proceso que se denominó: “actualización del modelo económico y social”, que representó un cambio no esencial.

Esa actualización representó un cierto cambio no esencial. ¿Por qué digo no esencial? Porque la economía siguió siendo la misma, la gestión económica del Estado siguió siendo la misma, aunque no en términos tan altos como había sido anteriormente. Ese cambio consistió, en primer lugar en superar la lógica anterior, que era de resistencia a la gran crisis que se produce con el derrumbe de la Unión Soviética y de los países socialistas de entonces, pasar de la lógica de resistencia a una lógica de sostenibilidad a mediano plazo.

Un espacio al trabajo privado

Mediante una serie de principios, uno de ellos concentrar al Estado en las actividades económicas estratégicas y sacarlo de una gran cantidad de cosas que el Estado operaba y administraba directamente, que no resultaban eficientes. Es decir concentrar a la empresa estatal en las grandes líneas, y abrirle un cierto espacio al trabajo privado, a los llamados trabajadores por cuenta propia, considerados como elementos con los cuales se puede funcionar dentro de un proceso que tiene como objetivo el socialismo.

Se puede fusionar sin temor a que van a llegar a posiciones de mando de la economía. Pero van a desarrollar su actividad normalmente dentro del marco de la ley y van a prestar una contribución en términos de dar empleo y aportar una serie de producciones necesarias para la población.

Otra idea de esa actualización fue separar las funciones estatales de las funciones empresariales, o sea hacer que las empresas tuvieran autonomía económica y financiera, que los ministerios no administraran empresas sino se dedicaran a definir líneas de producción.

Rezago en el desarrollo económico

Junto a eso fueron surgiendo ajustes en la política social. Cuba ya en el 2009 tenía un desarrollo social muy alto en términos de educación, salud, seguridad social, deporte, etc. Pero el desarrollo económico no había estado en correspondencia con ese desarrollo social. En otras palabras, el desarrollo económico se había rezagado respecto a ese desarrollo social. Por lo tanto lo que se trató fue de eliminar algunas gratuidades que recibía la población cubana, que se consideraban exageradas, y algunos subsidios que recibía la misma población, en lo cual hay que hacer salvedades importantes.

Cuando en general, en América Latina oímos hablar de eliminar subsidios, y de algunas gratuidades entre la población, nos crispamos y pensamos en una política neoliberal, en un ajuste neoliberal. Nada de eso pasaba en Cuba. Se trataba simplemente de reducir el gasto social sin afectar los niveles de servicio en salud, en educación, en cultura, etc.

En el último año, en referencia a su pregunta, se estuvo discutiendo sobre todo esto, pero la discusión fundamental fue en torno a la nueva Constitución. Dentro del debate de la nueva Constitución se discutieron lineamientos económicos que en su articulado tocan este tipo de problemas.

En este momento, la economía cubana está atravesando por un momento de estrechez, de momentos difíciles, no es un secreto para nadie y está así planteado por el propio presidente de Cuba. Hay un conjunto de circunstancias que explican esto, dentro de las cuales están, por ejemplo la situación de retroceso de la izquierda en América Latina, que ha cambiado el mapa político de la región.

Situación complicada

Y que por esa vía ha reducido algunos de los ingresos nuestros, por ejemplo, los que recibíamos por servicios médicos en Brasil, con la llegada del gobierno derechista de Bolsonaro. El abastecimiento de petróleo venezolano, importante para la economía de Cuba, se ha reducido en algún grado por las dificultades por las que está pasando Venezuela. Eso nos obliga a salir a comprar petróleo en el mercado mundial.

Esto forma una situación complicada para la economía cubana. Agreguemos la agresividad del gobierno de los Estados Unidos, la intensificación del bloqueo, que ha tenido un impacto diverso sobre la economía cubana, reduciendo por ejemplo el envío de remesas, que cubanos migrados pueden enviar a sus familias en Cuba, poniendo en vivo el llamado Título III de la Ley Helms-Burton, que permite que ciudadanos norteamericanos o cubanos nacionalizados norteamericanos puedan demandar ante tribunales de Estados Unidos a empresas que según los términos de la ley, trafiquen con propiedades que fueron nacionalizadas por el gobierno revolucionario en 1960.

Robadas porque, según alegan, sus propietarios no fueron indemnizados por las nacionalizaciones. No se discute la nacionalización per se. La nacionalización es un derecho soberano de cualquier Estado, reconocido por el derecho internacional. Dicen que fueron propiedades robadas porque no hubo indemnización.

Estados Unidos se negó a un acuerdo

La verdad histórica es que en 1960 el gobierno cubano propuso una fórmula de indemnización al gobierno norteamericano que fue rechazada por ese gobierno; se alcanzaron acuerdos de indemnización con otros países que tenían propiedades que fueron nacionalizadas, como España, Inglaterra, con México. Acuerdos que se hicieron y se pagó la indemnización mediante fórmulas acordadas y eso fue pagado décadas atrás.

En cambio con Estados Unidos, el gobierno norteamericano consideró que no tenía ninguna utilidad llegar a un acuerdo con un gobierno que según ellos se iba a derrumbar dentro de unos días y no solamente se iba a derrumbar sino que ya estaban preparando en secreto la invasión, que se produciría por Playa Girón en abril 1961. Y las nacionalizaciones se producen en agosto de 1960.