Corea: Pyongyang responde a amenaza nuclear estadounidense

0
327

El medio informativo de la RPDC precisa que nunca Estados Unidos renunció atacar con bombas atómicas a la parte norte de la península coreana como reflejan documentos desclasificados que el Pentágono elaboró desde hace más de 60 años.

bomba h corea

Ante la amenaza nuclear estadounidense, la bomba de hidrógeno probada hoy constituye un freno a la intención de Washington de barrer a la República Popular Democrática de Corea (RPDC), consigna un comentario de la agencia KCNA.

El medio informativo de la RPDC precisa que nunca Estados Unidos renunció atacar con bombas atómicas a la parte norte de la península coreana como reflejan documentos desclasificados que el Pentágono elaboró desde hace más de 60 años.

Según datos del archivo nacional estadounidense, en 1956 la Casa Blanca fijó como blancos de ataque a Pyongyang, la capital, y a Nampho, Wonsan, Sinuiju, Chongjin, Uiju y Pukchang.

En octubre pasado, el Pentágono probó el artefacto B61-12 con el propósito de renovar las bombas atómicas emplazadas en Europa y luego las introdujo en suelo surcoreano para convertir a ese territorio en el mayor arsenal nuclear fuera de las fronteras estadounidenses, asegura la KCNA.

A través del informe de disposición nuclear publicado en marzo de 2002, Estados Unidos incluyó a la RPDC en la lista de blancos de ataque preventivo atómico en caso de emergencia.

Mientras, acomete ejercicios de guerra anti-Pyongyang como los Freedom Bolt, Team Spirit, Key Resolve, Foal Eagle y Ulji Freedom Guardian que tienen lugar en la parte sur de la península coreana.

El año pasado, la Casa Blanca pactó con las autoridades surcoreanas el «OPLAN 5015», y en agosto, libró el simulacro conjunto Ulji Freedom Guardian, a fin de aplicar un guión de guerra cuya meta consiste en bombardear con armas nucleares a la RPDC.

Es natural que ante ese chantaje y amenaza, Pyongyang fabrique y pruebe armas nucleares, legalice un disuasivo y lo consolide para defender la soberanía del país, según la KCNA.

Prensa Latina