China: Hacia una nueva era de modernización socialista

0
739
Un aspecto de la modernización de las ciudades chinas

Los chinos, que sufrieron diversas formas de humillación e intimidación desde el advenimiento de los tiempos modernos, avanzan hacia la modernización en todos los frentes. El socialismo abrió un camino exitoso en el país más poblado del mundo

Ricardo Arenales

Cuando falta menos de un año para la celebración del XX Congreso del Partido Comunista de China, un evento que de antemano podría calificarse de histórico, por el rol destacado del país en momentos en que el mundo no supera todavía la crisis de la pandemia del coronavirus, y la economía de occidente se sume en nuevos atascos y contradicciones, el partido comunista convocó a un pleno nacional de sus dirigentes, que se celebró entre el 8 y el 11 de noviembre pasado.

La dirigencia política y económica del gigante asiático concedió particular importancia al pleno, que aprobó una resolución, calificada como ‘clave’, que se detuvo en el examen de los principales logros y la experiencia histórica de los cien años de vida del partido, que se conmemoraron este año.

El documento fue publicado luego de cuatro jornadas de debates en Beijing y destaca que China se dirige a lo que llama una nueva era de modernización socialista, la cual, apuntaron, deberá abordar nuevos desafíos.

Confianza en Xi Jinping

El texto expresa que resumir lo que denominan los importantes éxitos y las experiencias históricas del partido en su centenaria lucha constituye una necesidad para poner en marcha una nueva expedición hacia la construcción integral de un país socialista moderno bajo las condiciones históricas del centenario del establecimiento del partido y para mantener y desarrollar el socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era.

Al mismo tiempo, los cerca de 400 miembros del Comité Central participantes en el sexto pleno que participaron en el evento ratificaron el liderazgo de Xi Jinping al frente del PCCh. La resolución hace un recorrido por los 100 años de historia del partido y los diferentes obstáculos que tuvo que enfrentar durante ese camino, al tiempo que destaca la importancia de lo que denominan el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva era, como principio rector del país de cara al futuro.

Según el documento, en los últimos años se han planteado nuevos conceptos, pensamientos y estrategias verdaderamente inéditos acerca de la gobernanza de China y del manejo de los asuntos administrativos, con el fin de dar respuesta a importantes cuestiones de nuestro tiempo.

En el corazón de la globalización

No obstante, apunta que, entre las preguntas a resolver se incluye qué tipo de socialismo con peculiaridades chinas se debe mantener y desarrollar en la nueva era, y cómo mantenerlo y desarrollarlo; la de qué tipo de país socialista poderoso y moderno deberán construir y cómo construirlo; y la de qué tipo de partido marxista que gobierne largo tiempo deberán construir y cómo construirlo.

La discusión, el documento aprobado y las intervenciones del secretario general del partido, Xi Jinping, coincidieron en destacar que un partido que nació en la clandestinidad hace una centuria con apenas unas decenas de afiliados, hoy es una poderosa organización con 95 millones de afiliados, que está al frente de la dirección y conducción de la segunda potencia del mundo.

El último siglo, afirman las intervenciones, estuvo caracterizado por un impresionante proceso de transformación y modernización, que experimentó China desde 1921, y después de siglos de atraso se convierte en la potencia mundial que es actualmente. Incluso hace apenas 30 años, cuando se derrumbó el Muro de Berlín, Estados Unidos jamás pensó que la pobre y atrasada China pudiera convertirse en este lapso en su gran competidora “en el corazón de la globalización capitalista”, como lo afirmó el analista Pierre Rousset.

Mayor iniciativa

Xi Jinping recordó que los chinos, que sufrieron diversas formas de subyugación e intimidación desde el advenimiento de los tiempos modernos, avanzan hacia la modernización en todos los frentes, y el socialismo abrió un camino exitoso en el país más poblado del mundo.

Dijo que China avanza para mantenerse al día con las fuerzas actuales y que la nación “está abrazando una brillante perspectiva de rejuvenecimiento nacional”. Recordó que China ha consolidado aún más su estatus internacional y que todos estos factores han proporcionado a la causa del rejuvenecimiento nacional instituciones más sólidas, bases materiales más sólidas y una fuente de inspiración para tener una mayor iniciativa.