Cartas

0
394

Mujeres con Critérium (I)

Felicitaciones muchachas y gracias al semanario VOZ por brindarle un espacio al ciclismo femenino. Muchas gracias campeonas por crear camino y dejar un sendero para el semillero que viene. Son unas guerreras, mi admiración total. Esperamos verlas analizando las próximas competencias nacionales e internacionales, como el Tour de Francia. Atentamente Alexandra Montes Bonilla, vía Facebook.

Mujeres con Critérium (II)

Me encantó la iniciativa ‘Mujeres con Critérim’. Debo decir que lo que más me encantó fue el compartir de experiencias sobre la bicicleta más allá de los valiosos análisis sobre las distintas etapas. Lamento que no se haya extendido más la conversación sobre experiencias de acoso en el ciclismo. Creo que es un tema de suma importancia del que como dijo Angie, poco se habla. Lamento que Rocío no haya podido terminar lo que estaba diciendo al respecto, iba por buen camino porque el tema es amplio y profundo y como la pandemia, completamente invisible. Me hubiera gustado escuchar de todas sobre esto y no solo a dos de ustedes. El tema del acoso en el deporte da para un especial solamente sobre ese tema. Ahí le queda la inquietud al semanario VOZ. ¡Muchas gracias! Atentamente Adriana Cabrera, vía Facebook.

Fuera el comunismo

Hoy iba marchando pacíficamente por un barrio estrato alto, cuando de pronto se asoma una señora por un balcón, y grita con gran vehemencia: «FUERA EL COMUNISMO DE COLOMBIA». Yo le respondo: “¡¡¡FUERA!!! La señora me ve con unos ojos de asombro y me dice, “no sea hipócrita, la cosa es con usted, trabajen flojos”, y plass cerró la puerta del balcón. No me dio ni siquiera tiempo de decirle que yo no soy COMUNISTA. A mí me quedó sonando la idea, y averigüé por internet y encontré en un portal uribista una definición de lo que para ellos significa un comunista: sujeto que vive a expensas del Estado. (Alguien que quiere que el Estado le regale todo). Enseguida llegó a mí una reflexión: Soy técnico electricista, pasan semanas que no veo el sol en mi casa, salgo a trabajar antes de que salga el sol, y llego a casa cuándo el sol ya se ha ocultado. Trabajo como independiente, pago con mis propios recursos mí seguridad social. Pago de mi bolsillo el combustible para mi vehículo. Pago mis cuentas telefónicas con mis propios recursos. Lo único que recibo del estado son cuentas de cobro para pagar impuestos. Pero encuentro a un señor querido por mucha gente en este país, y quien es el principal contradictor del “comunismo” en Colombia, su nombre Álvaro Uribe Vélez. Recibe una pensión de $28.000.000 como expresidente, pagada por el Estado. Recibe un sueldo de $33.800.000 cómo senador, pagado por el Estado. Tiene una escolta de 320 guardaespaldas pagados por el Estado. Tiene una flota de vehículos blindados, cuyos conductores y combustibles son pagados por el Estado. Tiene varias líneas telefónicas, con planes carísimos, pagados por el Estado. No joda y el comunista soy yo, que no recibo nada del Estado. Y con ese cinismo se atreven a decirnos: ¡Fuera el comunismo de Colombia, fuera! Atentamente Jorge Eliécer Barragán, vía Facebook.