Cartas

0
791

La patria encapsulada

Ha iniciado el año 2013, atrás quedaron los abrazos y las despedidas del 2012; ya se comienzan a mover los hilos de lo que se espera ser un año agitado en materia electorera, eso sí desde la cápsula política de la derecha. La patria está encapsulada dentro de una red política, económica y social, en donde los medios burgueses históricamente juegan su papel ideológico y político, hasta el punto, que frente a Chávez nos dicen: que ya en Venezuela no hay comida ni papel higiénico, como tampoco pasta dental, además expresan que “Chávez si no hace el juramento este 10 de enero” no será más presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela, hoy libre y soberana; igual cosa hacen la élite goda y los chulavitas de viejo cuño liberal, cuando colocan sus altavoces al servicio de los rastras opositores venezolanos. Cada día, los ególatras desertores del marxismo se van pareciendo mucho más a los enemigos de clase, ellos y ellas reivindican sus nombres y apellidos y pare de contar; el proceso de paz entre la insurgencia y la burguesía, sus conversaciones son encapsuladas, en los términos que la correlación de fuerza le favorece a la clase en el poder; el paramilitarismo maneja las paredes de Colombia en cápsula, ellos siguen trinando sus armas desde lo rural y lo urbano, convirtiéndose en una fuerza que blinda el poder de las mafias, terratenientes, narcos y la élite gobernante. Iván Cepeda intenta romper la cápsula, cuando logra por primera vez que Uribe sea llamado a indagatoria por la Fiscalía acusado de paraco. Johnny Puente Doria (vía Internet).

Los avivatos

Buena tarde, es preocupante para el pueblo vallecaucano que la investigación por el caso de las vigencias futuras ni suene ni truene, en el caso de los ex diputados que causó la pérdida de 750 mil millones a nuestro departamento; algunos siguen gozando de las curules o ejerciendo como alcaldes, ¿será que ustedes pueden hacer una crónica al respecto en defensa del bien público? Gracias. Demócratas indignados (vía Internet).

Felicidad y alegría

En verdad una situación es la felicidad y otra es la alegría… Personalmente acepto que los colombianos tenemos un nivel de alegría impresionante pero en materia de felicidad eso sí lo dudo mucho. El grado de felicidad no se explica en el medio nacional colombiano porque existe una sociedad con un alto desempleo, donde la mayoría gana un sueldo de hambre, donde la violencia es el pan de cada día, con millones de personas desarraigadas o desplazadas, donde la corrupción le roba el acceso a la salud y la educación digna a otros tantos millones de seres humanos. Ahora bien, la alegría sí es un comportamiento casi que generalizado entre los colombianos debido a la cantidad de ferias y fiestas que hay en el curso del año; ejemplos, el reinado de la panela, en Villeta, Cundinamarca; el carnaval, en Barranquilla y toda la región de la Costa Caribe; el reinado del Bambuco, en Neiva, etc., etc… Y como si fuera poco en todos y cada uno de los municipios nacionales se celebran las ferias y fiestas patronales. Como quedó demostrado, una situación es la alegría de un conglomerado social y otra la de una población feliz; entonces, la población nacional colombiana puede que tenga un grado aceptable en sus comportamientos de alegría pero que seamos los campeones mundiales de la felicidad, eso sí que es una equivocada impresión que en verdad es propia de gente que le agrada engañar y como si fuera poco, como lo asegura la Biblia, “el número de los tontos es infinito”. Esta información es similar a lo acontecido con el fin del mundo, anunciado por los mayas, presuntamente para el 21, 22 ó 23 de diciembre del año que sí se acabó, el 2012… Jorge Giraldo Acevedo (vía Internet).