Así viven los trabajadores en medio de la pandemia

0
1158
Ciclorruta para bici usuarios en inmediaciones al Portal Norte. Foto Gelen Sotelo.

En medio de la actual pandemia que vive el mundo por el virus Covid-19, se han presentado retos y dificultades a nivel económico, social y de salud lo cual ha ocasionado que el gobierno de  Colombia diseñe medidas para evitar el contagio entre la población, como la implementación del teletrabajo por las empresas, así como la declaración de cuarentenas obligatorias, sin embargo un gran número de personas tienen que seguir saliendo a las calles para realizar sus labores y llevar un sustento a sus hogares

Erika Nuncira

Desde el 25 de marzo, que se decretó cuarentena obligatoria en el país y tras la ampliación continua que se ha venido realizando a lo largo de los meses de abril y mayo, personal médico, de limpieza, vigilantes, conductores de servicio público, trabajadores de artículos de primera necesidad, y otros sectores, paulatinamente han abierto sus puertas para brindar sus servicios a la ciudadanía.

Las personas que hoy en día salen a trabajar usan distintos medios de transporte para llegar a sus destinos, exponiéndose a un virus silencioso e invisible. Gran parte de esta población arriesga su vida día a día con la finalidad de suplir las necesidades propias y las de otros, dejando su salud expuesta y la de sus familiares.

La voz de los trabajadores

Hombres y mujeres de distintas edades, que son enfermeras, médicos, aseadores, taxistas, conductores de Transmilenio, domiciliarios, vendedores, productores de alimentos, y muchas otras labores o profesiones, nos cuentan un poco más de cómo se afronta desde su trabajo, la actual pandemia.

Edison, de 32 años, es taxista desde hace más de una década. En la actualidad vive en Bogotá, con sus papás que son adultos mayores, y dos hermanos; desde el inicio del aislamiento obligatorio en Bogotá el 20 de marzo, y tras su extensión por decreto nacional, su trabajo no se detuvo.

Su jornada laboral comienza todos los días a las ocho de la mañana y termina entre las diez a once de la noche, y aunque esta sea un poco larga, el menciona que lo importante es llegar a casa con lo suficiente para la comida.

En la actualidad hay incertidumbre sobre lo que está pasando, puesto que la economía se ha estancado y el trabajo empieza a ser más difícil que en otras épocas. En tiempos anteriores a la pandemia, el promedio de ingreso era de 270 mil pesos por día, que al ser descontado lo del combustible y el producido para el dueño del carro, le dejaba una ganancia al conductor de cerca de 130 mil pesos por día, sin embargo, hoy esto ha bajado hasta en un 50%, dejando ganancias solo de 50 mil pesos diarios.

El trabajar en el taxi lo expone a poder contagiarse del virus, ya que aunque él toma las medidas necesarias para su protección, muchas personas aún no son conscientes de lo que esto puede acarrear.

En estos tiempos de cuarentena, los conductores se han ido adecuando cada vez más al uso de aplicativos, ya que es por este medio en que las personas están solicitando el servicio; en horas de la mañana y de la noche los pasajeros son comúnmente personal de empresas, médicos y enfermeros, mientras que en horas de la tarde se movilizan personas que pagan servicios públicos o bancarios.

En la actualidad, él ha tomado medidas de bioseguridad tanto para el bienestar de sus pasajeros, como la suya, incorporando una división en el carro, que divide la zona del conductor con la de sus usuarios, al igual que pone gel antibacterial a disposición de las personas que transporta.

Todos los días este conductor, desinfecta las manijas del carro, la cojinería y la tapicería, así como también realiza una desinfección con químicos especializados por parte de personal capacitado, cada tres a cuatro días; adoptando como protocolo de limpieza y de cuidado adicional, la desinfección de paquetes que tienen que ser trasladados a otro lugar.

Las personas que se suben a este medio de transporte cada vez más se han ido concientizando de hacer uso de elementos de bioseguridad como guantes, tapabocas, alcohol y gel antibacterial, no obstante, aún se encuentran personas que se sienten atacadas por el hecho de aconsejarles el uso de estos artículos, así lo expresó. Al ser conductor de un medio de transporte, es muy cuidadoso en el momento de llegar a su casa, haciendo énfasis en el constante y adecuado lavado de manos, desinfección de zapatos y ropa que se trae del exterior del hogar, ya que ha transportado en varias ocasiones a personas connacionales y extranjeros que tenían o habían sido portadores del virus.

En estos tiempos de emergencia sanitaria y de crisis económica, Edison, como conductor expone la desatención de algunos dueños de los carros, pues en su caso como empleado le ha tocado sacar de su propio bolsillo para comprar todos los elementos de bioseguridad como son el gel antibacterial, el alcohol, los tapabocas y los guantes, así como el pago del lavado del vehículo con químicos especializados. Él manifiesta del conocimiento de dueños de vehículos que por iniciativa propia y por el cuidado a sus empleados, implementan todas las medidas necesarias para su protección; esto deja al descubierto la ausencia de interés y compromiso por parte de algunos empleadores, así como las dificultades que afrontan a nivel de económico y de salud muchos conductores hoy en día.

Alexandra, estudiante universitaria de 24 años, trabaja medio tiempo en una cadena de restaurantes, para pagar su carrera y ayudar en los gastos de su hogar, vive en la actualidad con su mamá, su papá y un hermano de 9 años. Antes de la pandemia su rutina era agitada, distribuyendo su tiempo entre la realización de sus prácticas profesionales en la mañana y en horas de la tarde la ejecución de labores en el restaurante; no obstante, la situación actual cambio su forma de trabajar.

Durante veinte días se acogió a unas vacaciones adelantadas por el cierre temporal del establecimiento, retomando sus labores tras la reactivación del lugar con todas las precauciones y prevenciones de bioseguridad.

En estos momentos asiste al lugar día de por medio, llevando a cabo horarios de ocho horas diarias. La cadena de restaurantes donde ella trabaja les proporciona a sus empleados un permiso de movilidad y un carnet con el fin de que puedan llegar a los lugares, sin ningún inconveniente; adicional la empresa brinda elementos de bioseguridad como guantes, tapabocas, caretas, alcohol, desinfectante, jabón antibacterial y termómetros para realizar una trazabilidad de la temperatura de sus empleados.

En cuanto a protocolos que se han implementado en su trabajo, ella menciona el lavado de manos apenas se llega al establecimiento, la desinfección con alcohol y la toma de temperatura, así como la asignación de bolsas para guardar la ropa que el personal trae de la calle, la no presencia de más de cuatro personas en el punto, la desinfección de clientes y domiciliarios, y la distancia con los demás trabajadores de dos metros.

Ella como otros colombianos, han decidido hacer uso de la bicicleta como medio de transporte para movilizarse a su casa y a su trabajo, tomando como medidas de precaución el uso de aguantes, tapabocas y alcohol para hacer limpieza de este vehículo de dos ruedas. El riesgo es latente porque en lo corrido de su rutina puede contagiarse y de esa manera transmitir el virus a sus papas o hermano menor.

Esta joven expone que su situación es diferente a la de sus padres, quienes se han visto enfrentados a circunstancias difíciles como la de su papá, quien al ser maestro de obra independiente no entro en el decreto de reapertura de actividades económicas, quedando a la espera de que el arquitecto con el que trabaja realice un plan de bioseguridad adecuado que le permita retornar a sus labores y recibir ingresos nuevamente; mientras que en el caso de su mamá, al ser trabajadora por días se vio expuesta a que las personas desistieran de sus servicios, por temas de exposición al virus tras los largos trayectos de recorrido para llegar a estos lugares, de la misma manera en sitios donde ha podido seguir laborando, no le están brindado los permisos de movilidad, que le permitan transitar sin ningún problema.

VOZ te necesita 

📢 Si te gustó este artículo y quieres apoyar al semanario VOZ, te contamos que ya está disponible la tienda virtual donde podrás suscribirte a la versión online del periódico. Ofrecemos el mejor análisis político, económico y cultural para pasar la cuarentena en casa.

#QuédateEnCasa y lee el semanario VOZ.

👇🏽👇🏽👇🏽

tienda.semanariovoz.com