A defender el pulmón del mundo

0
157

Aída Avella Esquivel
@AidaAvellaE

Estuvimos en el Amazonas, en su capital Leticia. El departamento de dos municipios y varias áreas no municipalizadas. Toda su comunicación es por el río, no tienen una sola ambulancia fluvial y por aire con algunas pistas en el departamento más extenso del país.

No tiene muelle o puerto de las calidades que necesita. Existen algunas tablas podridas a medio sostener, otras en forma desordenada por los huecos a falta de ellas. Un peligro extremo si se pasa en carro o a pie.

El hospital está intervenido por la Superintendencia de Salud. Lo habían convertido en un basurero con toda clase de roedores para facilitar su cierre. Tiene enemigos la salud pública en el Amazonas y hay algunos intereses privados para apropiarse de ella. El único médico internista ha sido amenazado.

Los establecimientos educativos en ruina. En la Normal firmaron un contrato de más de dos mil millones de pesos para cambiar el cableado eléctrico. La obra se encuentra abandonada, los cables a la vista de todo el mundo, sueltos por todas partes. Los maestros y el actual rector hacen lo que pueden. Los techos de la Normal, algunos en refacción amenazan con caerse. Se construye un mega colegio con un costo de 38 mil millones desde hace algunos años, el primer estudio de suelos no sirvió, por eso lleva dos.

Las urbanizaciones entregadas por el doctor Germán Vargas Lleras, son verdaderas cuevas para una zona de 35 grados bajo sombra. Las edificaron por debajo de la Planta de Tratamientos Residuales, PTAR, por eso con cualquier aguacero las aguas se rebosan por entre las viviendas.

La zona rural ocupada por algunos resguardos indígenas no tiene carretera y el puente principal ha sido construido con los conocimientos de los nativos y con sus propios recursos. Ellos son los que cuidan la selva y merecen toda nuestra atención. Se requiere la visita de la Contraloría General de la Nación para vigilar cómo se han gastado los dineros en el municipio donde empieza Colombia.

La política de fronteras en Colombia no existe. Así como en las fronteras Caribe y Pacífica, Colombia sigue de espaldas al mar. Nuestros dirigentes no son capaces de ver la privilegiada posición de Colombia con salida a los dos océanos, con capacidad de convertir el mar en un fuerte renglón de la economía que genere trabajo. Sucede igual en la frontera de Colombia con Brasil, en abandono por la falta de visión de desarrollo binacional para que la gente pueda vivir dignamente.

Adenda 1: Preguntaré en la plenaria del Senado por qué los beneficiados de la concesión del puerto de Tumaco no cumplen sus obligaciones de generar empleo a la gente de la región. En vez de estimular la producción de atún, que se pesca, deciden por el contrario importarlo. Eso no es correcto. Concesión dada en octubre de 2011 y por 20 años. Ferian el país con una facilidad.

Adenda 2: El fiscal Gabriel Jaimes investigará a la exministra TIC, Karen Abudinen. Se pierde el dinero y el más experto en impunidad la investiga. Es una burla a la ciudadanía. Vergüenza nacional.

Adenda 3: Vamos construyendo paso a paso un Pacto Histórico que le devuelva a la política su vocación de servicio al pueblo. Nuestro objetivo es defender la naturaleza, la vida y la paz.