13.400 demandas por uso de glifosato

0
740

Tres condenas ya ejecutadas, en las que tribunales norteamericanos de justicia impusieron millonarias multas al consorcio alemán Bayer-Monsanto, al comprobarse daños en la salud de usuarios por el uso del herbicida RoundUp, se suman a las 13.400 que están en proceso, mediante las cuales se acusa a la multinacional de provocar cáncer entre las personas que manipulan el herbicida.

Bayer, que reconoció en un comunicado de prensa el pasado 14 de agosto la existencia de tal número de investigaciones judiciales en su contra, ha debido asumir el problema, como herencia de otra transnacional, Monsanto, que compró en junio de 2018 por 55.360 millones de euros.

La situación ha llevado a la Junta de Supervisión de Bayer a revisar su estrategia jurídica de defensa, pues tal cúmulo de acusaciones la colocan en el banquillo de los acusados por el uso del glifosato, sustancia que ha estado en la mira de la Organización Mundial de la Salud y de organismos defensores de derechos humanos y del medio ambiente.

Bayer ha reconocido además que el persistente uso del glifosato en los herbicidas que ahora aparecen bajo su marca, ha tenido un “efecto negativo” en su imagen comercial y reflejan “incertidumbre” en los mercados financieros. En efecto, desde que Bayer adquirió a Monsanto, la cotización de sus acciones en el mercado bursátil ha caído en un 42.2 por ciento.

La enorme presión de la opinión pública mundial, las acciones judiciales y las demostraciones públicas en contra del uso del RoundUp a escala global han obligado al complejo industrial Bayer a anunciar que invertirá cinco mil millones de euros en un programa para el desarrollo de herbicidas alternativos que no estén basados en el glifosato.