VOZ para los tiempos venideros. Un periódico del pueblo

0
Brigadas de venta en los años ochenta cuando aún se llamaba VOZ Proletaria. Foto archivo.

Célula Edgar Caicedo

Con la firma del acuerdo de paz de La Habana, entre la insurgencia de las FARC-EP y el Gobierno nacional, se abre una nueva etapa de luchas sociales en el país. La contradicción de clase no desaparece, como tampoco la vigencia de la necesidad de la revolución colombiana y la transformación de las realidades sociales del pueblo. La batalla de ideas es el escenario en el que se disputará la lucha social.

VOZ cumple sesenta años de periodismo, información y comunicación. Han sido seis décadas de relatar el conflicto armado, abogar por la salida política al conflicto y narrar las gestas sociales del movimiento popular. Es decir, cumplir la misión encomendada por el Partido Comunista Colombiano, de ser un dinamizador social y un educador político al servicio de la sociedad en general.

Su vigencia, se debe en parte a que no ha se perdido el rumbo de la lucha social, la búsqueda de los cambios democráticos y le sigue la pista a los acontecimientos nacionales desde una mirada diferencial a la prensa de mayor audiencia, y que a pesar de los embates violentos del capitalismo, ha sabido mantenerse con un gigantesco esfuerzo de la militancia comunista.

Para muchos el semanario VOZ se ha convertido en un referente de prensa para la izquierda colombiana y sectores democráticos. Y en la batalla de ideas está llamado a asumir un reto histórico. En tiempos en donde la prensa escrita tiende a diluirse del papel y mutar al internet, VOZ tiene aún mucho techo por crecer y muchos nichos para aferrase. En cada lugar donde se dispute una lucha social o una reivindicación de derechos, VOZ tendrá espacio suficiente para ser leído. El debate entre el papel y la red ya está superado, no se trata de un elemento físico de existencia, sino de una labor política para la revolución.

El debate de fondo está en cómo se ganan audiencias, en encontrar la mejor manera para hacer del periódico una pieza de alta estética en diseño, con respeto a los estándares de corrección idiomática y en el mejor ejercicio del periodismo. Todas esas características contribuyen de manera más eficiente a la tarea encomendada por el Partido Comunista Colombiano. Son tiempos cambiantes para la comunicación.

Como lo ha enseñado la literatura revolucionaria la dialéctica también se aplica a los conceptos de comunicación. Y es por eso que el equipo de redacción busca adecuarse a los nuevos tiempos y a las nuevas formas de comunicación, sin separarse un milímetro de los criterios políticos que lo han orientado. Hemos relatado el conflicto desde la resistencia social, ahora se deben narrar las historias que permitan construir la paz y las victorias populares.

En qué nos diferenciamos. La naturaleza de VOZ es la de un periódico de análisis y contenidos de enfoques coyunturales no agotados en el tiempo con el reto de no perder actualidad. Y para ello no se limita el periódico a su edición impresa. Ahora, no quiere decir que debemos ser inmunes al síndrome de la chiva, pero tampoco ser ajenos a ella. Hay que hacerlo con calidad informativa. Que nuestros públicos encuentren en nuestra credibilidad una garantía para la información.

Eso significa una doble responsabilidad, estar a la altura de las nuevas formas de comunicación para mantener vigente la lucha social y el pensamiento político del Partido. Y enfrentar con calidad las exigencias de la estética de los contenidos.

Hemos avanzado en el último periodo en una nueva estrategia para potenciar el periódico en la página web y las redes sociales. Se implementaron herramientas de medición y búsqueda de públicos. Se ha venido realizando una alimentación continua y reacomodación de contenidos de interés que la coyuntura nacional demanda. La plataforma web implica una dinámica de trabajo más versátil, es decir nuclear el trabajo y lograr conducirlo a nuevos públicos y fortalecer aquellos ya conquistados.

Ser audaces a la hora de entregar un mensaje y de analizar la situación social de los colombianos a partir de sus cotidianidades. Masificar los contenidos ideológicos y seguir cumpliendo con nuestra modesta tarea como educador del pueblo, esta vez desde la trinchera llamada internet. Además la web debe servir para apalancar la difusión del periódico impreso.

Decía Manuel Cepeda: “Sin VOZ no hay Partido”, refiriéndose al vínculo indisoluble del periódico del partido con la militancia. Entre las prioridades de los planes de trabajo formulados por las direcciones regionales, locales y nacionales del Partido debe estar el crecimiento de las audiencias del semanario VOZ, su difusión, pero sobre todo su estudio.  A mayor difusión de VOZ mayor es la difusión del pensamiento comunista.

Otro compromiso militante es el estudio del semanario VOZ. Esa actividad adquiere una importancia a la hora de entender el momento político del país, asumir la línea política del Partido ante los distintos hechos nacionales, regionales y locales y sobre todo convertir el periódico en un instrumento de agitación.

Esto ya se ha venido señalando. En el último editorial del pasado año, señalamos que en 2017, año del sesenta aniversario de VOZ era un momento de discusión para el futuro del periódico. “Portavoz de los que no tienen voz, de la lucha por la democracia, la paz y el socialismo (…) El propósito es abrir un debate sobre la necesidad de la prensa revolucionaria y garantizar la continuidad de VOZ, la verdad del pueblo.” Está abierto el debate, pero sobre todo los compromisos de los revolucionarios de Colombia con su periódico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*