USO ante ministro de Minas: Una protesta para ser escuchados

0
39
El presidente de la USO, César Loza, en las instalaciones de Salgar.

Día y medio de toma de dos estaciones fueron suficientes para que funcionarios del alto Gobierno escucharan e hicieran compromisos con los trabajadores de Ecopetrol

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Los pasados 22 y 23 de noviembre, más de cien dirigentes de la Unión Sindical Obrera, USO, hicieron presencia en dos estaciones estratégicas del sistema de bombeo de crudo de Ecopetrol, Coveñas y Salgar, puntos importantes para la importación, exportación y distribución de hidrocarburos y combustibles.

Las acciones fueron parte de un plan de movilización programado por el sindicato para denunciar la actitud de la empresa en la mesa de revisión de la convención, pues tres semanas después de estar reunidos no han definido un solo punto.

Durante 38 horas estuvieron en la manifestación en ambas estaciones. Inicialmente habían planeado no afectar la producción, pero cuando se sintieron agredidos porque la administración no les permitió el ingreso de agua ni alimentos, la afectaron hasta que se permitió el ingreso de esos productos.

El otro tema que generó la protesta es la venta de activos estratégicos de Ecopetrol, como lo decidió la empresa con el aval del Gobierno nacional.

Asimismo, rechazaron la venta de Propilco, entidad comprada por la estatal petrolera en el año 2008 en 690 millones de dólares, a la que se le hizo una inversión de alrededor de 300 más, y que ahora quieren entregar a privados.

Otro asunto fue el rechazo a la determinación empresarial de vender 20 campos petroleros por ser estos los que han permitido el fortalecimiento de la estatal.

Y, lo que puede suceder con Cenit, filial de Ecopetrol que genera el flujo de caja, pues el sindicato tiene información acerca del interés de inversionistas extranjeros de quedarse con ella. “Si Cenit llega a ser vendida, Ecopetrol empezará a tener pérdidas, lo que usarán para argumentar su venta”.

El presidente de la USO, César Loza, dijo a VOZ que ante la manifestación tuvieron una respuesta favorable por parte del ministro de Minas, Germán Arce, y que la administración de la empresa los había ignorado para dialogar.

Pequeño avance

Las acciones produjeron interlocución con el Gobierno por lo que el viernes 25 dirigentes nacionales de la USO se reunieron con el ministro de Minas, espacio en el que le plantearon todos los aspectos económicos y laborales.

En la reunión el ministro también recibió una ilustración técnica acerca de los beneficios de la modernización de la refinería de Barrancabermeja, como megaproyecto de interés nacional.

Pero no solo asuntos que atañen a la defensa de los intereses de todos los colombianos fueron expuestos. Puntos sobre las relaciones obrero-patronales fueron tratados y exigido su cumplimiento, como lo expresa la convención colectiva de trabajo firmada entre la empresa y el sindicato. Documento que, según los trabajadores, ha sido desconocido por la Administración, afectando libertades sindicales y derechos laborales.

“A muchos trabajadores no les reconocen algunos beneficios; la empresa decidió quitarle el plan educacional a los nuevos pensionados; tampoco hay compromiso para la construcción de un nuevo escalafón, a pesar de que hace dos años existe el acuerdo; en salud se ha pretendido cambiar el modelo y no lo compartimos”, explicó César Loza.

Según el presidente de la USO, el ministro Arce fue receptivo y se comprometió al estudio de las propuestas, aunque el jefe de esta cartera argumenta que no están interesados en debilitar a la entidad por ser la más importante en la industria petrolera del país y generar el 80% de los recursos del sector.

“También dijo que lo de Propilco es una decisión tomada por el alto Gobierno, que están interesados en mirar a profundidad lo que les presentamos sobre la refinería, que analizarían lo de Cenit y que lo de los campos de producción avanza. Nos invitó a construir en el marco del respeto. Le respondimos que estamos de acuerdo con eso, pero que si estos escenarios no construyen estamos dispuestos a otras vías”. Vías que en este caso lograron la reunión con el ministro.

Entre los primeros acuerdos, al cierre de esta edición de VOZ, se había logrado la extensión por una semana del plazo para abordar los puntos propios de la revisión de la convención, tiempo en el que el sindicato espera lograr avances. De no ser así, se seguirá con el plan nacional de protestas.

En la industria del petróleo hay alrededor de 15 mil trabajadores sindicalizados en el ámbito nacional; dentro de Ecopetrol, cuatro mil de los nueve mil están afiliados y seis mil se benefician de la convención colectiva de trabajo.