Usaid conspira contra Cuba

0
Joe McSpedon, mercenario de la Usaid, aparece como el cerebro de la plataforma ZunZuneo.

Bajo el nombre genérico de ‘ZunZuneo’, los servicios de inteligencia norteamericanos armaron una estructura de comunicaciones que alcanzó a llegar a 40 mil usuarios de celular e internet

Alberto Acevedo

La existencia de un complejo entramado comunicacional, montado, dirigido y financiado por la Agencia de los Estados Unidos para la Ayuda al Desarrollo, Usaid, que tenía como fin último armar una conspiración para desestabilizar al gobierno socialista cubano, con la pretensión de provocar una “primavera cubana”, al estilo árabe, fue puesta en evidencia en la primera semana de abril, gracias a una investigación de la agencia internacional de prensa AP.

El programa, denominado ZunZuneo, fue construido en secreto, en el año 2009, como una red de mensajería similar al sistema twitter y tenía como propósito inicial enviar SMS (mensajes de texto), vía celular, al mayor número posible de usuarios cubanos, que inicialmente recibirían un alud de información “no trascendente”, y más tarde serían convocados, a través de redes sociales fantasmas, a protestar contra ‘gobiernos autoritarios’.

Entre las actividades de ZunZuneo estaban las de recopilar en forma ilegal información personal de una enorme lista de teléfonos y enviar mensajes a través de una plataforma, montada en España. Se crearía de esa manera una base de suscriptores que recibirían contenidos no controversiales como música, fútbol, noticias, publicidad, buscando en lo posible que estos usuarios fueran jóvenes menores de 35 años de edad.

La plataforma sería más tarde base de operaciones de grupos desestabilizadores, anticomunistas y antisocialistas, que buscarían crear las condiciones para una movilización tipo “primavera cubana”, que pudiera alcanzar cambios políticos, incluso derrocar al gobierno socialista, liderado hoy por el presidente Raúl Castro.

Red internacional

Entre las personas autorizadas para este segundo paso, pudo establecer la investigación, está la denominada ‘bloguera cubana’, Yoani Sánchez, quien se ha convertido en portaestandarte de grupos contrarrevolucionarios que pretenden levantar cabeza, con la generosa financiación de agencias de inteligencia norteamericanas, y que curiosamente, unas horas antes de revelarse esta información, fue recibida en la Casa Blanca por el vicepresidente Joe Biden.

Conocida la revelación de la AP, desde Madrid, el portal diario.es aseguró que la empresa ibérica Lleida.net, señalada como la encargada de enviar los mensajes de texto a usuarios cubanos, es en realidad una fachada de la Usaid y tiene vínculos con la Guardia Civil española (policía política).

El diario costarricense La Nación, por su parte, reveló que el equipo encargado del proyecto comenzó a operar en 2009 desde una oficina secreta en San José, amparada por la embajada de Estados Unidos, pese a que la Usaid no tiene representación en ese país desde 1996. La Nación asegura además, que al frente del proyecto estuvo Joseph (Joe) Duke McSpedon, un empleado de la Usaid, que visitó Costa Rica en 42 ocasiones entre 2009 y 2011, a bordo de vuelos comerciales y privados.

Operación secreta

El rotativo afirma que en ese país estuvieron otras dos personas que trabajan en el proyecto, contratadas por Creative Associates, una firma consultora de Washington, la misma encargada de enviar mensajes de texto desde España. Estos personajes son Noy Villalobos Echeverría y su hermano Mario Berheim Echeverría, un joven programador reclutado por la inteligencia militar gringa para diseñar el programa de envíos masivos de mensajes de texto a usuarios cubanos.

El rotativo norteamericano The New Yorker, dijo que “no hay duda de que ZunZuneo funciona como una operación de inteligencia secreta, destinada en última instancia a la subversión”. Diversas personalidades norteamericanas, incluyendo a congresistas demócratas, calificaron las revelaciones de AP como la confirmación de una nueva “estupidez” de la política exterior de Washington, que recuerda los tiempos de Watergate y otros escándalos de espionaje, sobre los cuales la diplomacia norteamericana no parece aprender la lección.

La prensa cubana, desde luego, ha terciado en el análisis de la situación. Juventud Rebelde asegura que existe un proyecto llamado Commotion, que prevé entregar por parte de Usaid, entre septiembre de 2012 y el mismo mes de 2015, 4.3 millones de dólares para el fomento de redes inalámbricas clandestinas en Cuba, encargadas del reciclaje de ZunZuneo, a través de una plataforma similar denominada Piramideo y otros proyectos, como Hablosinmiedo y Singularidad.

Nuevo Playa Girón

Otros medios cubanos revelaron recientemente que los intentos por sostener plataformas subversivas de desorientación a usuarios cubanos han existido desde tiempo atrás, en manos de las agencias de inteligencia norteamericana. Tal es el caso de programas como Cubasincensura, Martinoticias, Diario de Cuba, además de ataques masivos de spam, generados desde Estados Unidos hacia celulares de ciudadanos cubanos. El año pasado se realizaron al menos 219 envíos masivos de esta naturaleza.

La pretensión de estos programas es utilizar la radio, la televisión, sistemas en DVD, memorias flash, correos electrónicos, mensajes de texto, es decir, una monstruosa plataforma desinformativa, que finalmente siembre la idea de una “cambio de régimen” en Cuba, el sueño imperialista de detener el proyecto socialista en la Isla de la Libertad.

Pero la labor de masas en Cuba, la elevada cultura política de su pueblo, la vigilancia revolucionaria y ante todo, la certeza en el futuro socialista de la Isla, pusieron al descubierto semejante empresa siniestra. ZunZuneo, palabra originada en zunzún, un pequeño colibrí de hermoso plumaje y pico persistente, se ha estrellado contra una realidad que el imperialismo aún no ha aprendido a valorar y respetar. Por eso, como señalara acertadamente un analista cubano, ZunZuneo ha sido un nuevo Playa Girón.