Urabá le apuesta a la paz

0

En una de las regiones más afectadas por el terrorismo de Estado resurgen los procesos organizativos de la mano de Constituyentes por la Paz

Uraba 1

Cindy Lopera
Agencia Prensa Rural

Una de las regiones más golpeadas por el paramilitarismo y que más ha padecido las consecuencias del conflicto político, social y armado es Urabá. Una zona rica en metales preciosos, con una riqueza hídrica subterránea invaluable, con una cantidad de fauna y flora que no tiene otro lugar costero del país y que se ha caracterizado por la exportación del banano. Una extensa región que cobija parte de tres departamentos: Antioquia, Chocó y Córdoba.

Sin embargo, es una región olvidada por el Estado. Carece de vías adecuadas de acceso y el transporte se limita a rutas aéreas con elevados costos o a improvisados mecanismos de transporte fluvial o marítimo. Muy pocas escuelas prestan el servicio a miles de niños y jóvenes que recurren a la educación a distancia o a los programas que ofrecen algunas universidades públicas o privadas, únicamente en los cascos urbanos. Los centros de salud están abandonados, sin recursos y sin médicos. Pero las estaciones de policía y los batallones del ejército son de los más modernos con un amplio presupuesto gubernamental.

En cada uno de los corazones de los habitantes de la región sigue latente el recuerdo de los miles de asesinatos, torturas, desaparecidos, masacres y desplazamientos. Sin embargo, poco a poco están perdiendo el miedo y comprendiendo que no están solos y que sólo organizándose y uniéndose podrán construir la paz para la región, una paz que no sólo implica el silenciamiento de las armas, sino una paz con salud, educación, viviendas dignas: una paz con justicia social.

Constituyentes en Urabá

El proceso organizativo de Constituyentes por la Paz con Justicia Social se viene construyendo en todos los rincones del país y de la región, desde las veredas, los corregimientos, los municipios, con las comunidades indígenas, con los afrodescendientes, con las mujeres, con los jóvenes, con los trabajadores, con los estudiantes. Con todos aquellos que quieren aportar con sus ideas para la redacción colectiva de una nueva Constitución Política del pueblo y para el pueblo como aporte a la construcción de un país del tamaño de nuestros sueños.

Temas como las maneras en las que resulta involucrada la población civil en el conflicto armado, pero también las causas sociales y políticas que dan origen al mismo, la reparación y la reconstrucción de la memoria histórica frente a las víctimas de la violencia, la explotación de recursos hídricos y de metales preciosos de manera indiscriminada y en contravía de toda normatividad para la conservación del medio ambiente, el manejo de la política por parte de los partidos tradicionales de manera corrupta y en ocasiones con la complicidad de las autoridades, el acceso a los servicios públicos primordiales y a los medios de comunicación.

Todas estas temáticas se han venido tratando en los talleres metodológicos como preparación para las constituyentes zonales de Urabá.

Acción humanitaria

Pese a los hostigamientos por parte de la Fuerza Pública, a las distancias que separan los municipios y a las incomodidades que se puedan presentar en el transporte por esta bella región, el equipo de Constituyentes por la Paz continuará dinamizando el proceso. Éste ya se viene gestando con la realización de tres constituyentes regionales –una en cada departamento que hace parte del Urabá– que recogerán insumos para la realización de la gran constituyente regional, prevista para el 10 y 11 de mayo próximo.

Todo este proceso también se encaminará hacia la realización de una caravana de acción humanitaria por el retorno digno, evento programado para el mes de junio con el objetivo de volcar de nuevo los ojos de los colombianos y del mundo hacia esta región.

Una región olvidada pero en cuyos habitantes, en los niños, en los jóvenes, en la amas de casa, en los trabajadores de las bananeras, en los campesinos de las veredas y en los sindicalistas de las cascos urbanos, en todos los cordobeses, antioqueños y chocoanos del Urabá se sienten las ganas y la berraquera de aportar a la construcción de la paz con justicia social.