Una apuesta ética comunista: Mujeres en el XX Congreso del PCC

1
Las mujeres tuvieron una activa participación en el XXII Congreso del Partido Comunista Colombiano.

Renata Cabrales

Las mujeres comunistas, en las regiones y en Bogotá,  han estado en acción permanente, durante el proceso de unidad, a través de las diversas plataformas y expresiones del movimiento de mujeres, “existía una diáspora de organizaciones de mujeres y no eran reconocidas, ahora hemos crecido en la militancia femenina, existente un movimiento de mujeres más articulado que se traduce en la Cumbre de Mujeres y Paz, el proceso de la FDIM. Esto nos ha permitido ampliar el proceso de la representación para la Instancia de Mujeres contemplada en el punto seis del Acuerdo Final”, concluyen en la última Conferencia de Mujeres Comunistas.

Así mismo,  proclamaron que: “La puesta ética del partido deberá construir una nueva práctica de igualdad y equidad de género en todos los campos de la vida partidista y de dirección política, especialmente en los procesos electores. En cuanto a lo electoral tenemos que rescatar el papel y aporte de las mujeres. Tenemos que terminar con las prácticas misóginas, de discriminación y violencia sexual y todo tipo de violencia deberá ser tipificada y sancionada por los estatutos del partido y la juventud. El partido, como la Juventud, tienen que ser espacio seguro para las mujeres. La lucha por la unidad política  solo puede construirse desde abajo, con los sectores más amplios de mujeres populares, clarificando y ampliando los procesos políticos para alcanzar la paridad política y para construir  la más amplia convergencia democrática. Todo esto, transformando los lenguajes excluyentes, los simbólicos patriarcales y las pedagogías androcéntricas que invisibilizan la creatividad y las iniciativas de las mujeres en resistencia contra el modelo capitalista y patriarcal”.

Reconocida participación

Y con los compromisos y propósitos definidos, estas tuvieron una reconocida participación en el Congreso XXII del PCC, realizado en días pasados en la ciudad de Bogotá. Magnolia Agudelo, responsable del Departamento Nacional de Mujeres y Diversidad Sexual, agradecida con la ejemplar participación de las mujeres, afirma: “Saludo a las camaradas de las regiones y doy gracias a todas por la persistencia, por la claridad para defender nuestras propuestas y por su compromiso con la apuesta por un partido a la medida de nuestros sueños. Avanzamos de acuerdo a las condiciones, el gran reto en esta etapa es cualificarnos a nivel teórico, político, ideológico y organizativamente, para que nuestra práctica política se proyecte e incida en las transformaciones culturales de nuestras mujeres y el Partido. 19 mujeres han sido elegidas para hacer parte del comité central. Vamos por la paridad”.

Por su parte, María Cardona, miembro del regional Caldas, afirma: “En el XXII Congreso se avanza en participación de las mujeres. En las diferentes comisiones estuvimos aportando. Se progresa en la representación en el CC, pero aún nos falta camino para “sanar” nuestro partido de exclusiones, lenguajes y autoritarismo, sustentándose en el machismo. También se debe tener en cuenta el aporte en el proceso de diálogos de La Habana y la campaña por el sí, pues esto nos ha cualificado y permitido llegar al congreso más unidas.

Carol Báez, desde el regional de Ibagué afirma que: “Las mujeres, llegamos unidas, con una apuesta en común, que es fortalecer las organizaciones de mujeres que tenemos en el país. Creo que algo no quedó tan específico en las conclusiones, y es una de las tareas prioritarias para estos años: el trabajo regional. Pienso, también, sobre el congreso, que hubo una muestra de que se descentralizó un poco la dirección, porque quedaron muchas camaradas de regiones que fueron reconocidas por su trabajo y hay que reconocer que las compañeras que quedaron fueron reconocidas, además, por su entrega partidaria. Me parece que hay que tener claro también la gran presencia juvenil de mujeres pues eso da pie para pensar que tenemos un relevo generacional importante”.

La política de cuadros

Sobre la política de cuadros, Báez admite hubo una discusión bastante fuerte, pues es que así como el partido necesita una renovación de cuadros, las mujeres también lo necesitan. Ahora hay que trabajar mucho, estudiar mucho y fortalecer nuestras organizaciones”.

Sobre las camaradas que aspiraban al Central, afirma Báez: “Lastimosamente se nos quedaron por fuera camaradas como María Cardona, que se quemó por pocos votos, pero estamos seguras que, desde donde ella esté trabajando por los derechos humanos, vamos a tener una gran representación… Pienso que las camaradas más experimentadas nos tienen que ayudar a las más jóvenes. Pero, en términos ideológicos y en términos políticos, tenemos la misma visión tanto hombres como mujeres en el partido. Entonces, eso me parece un gran punto a favor de nuestra organización porque tenemos muy clara la ideología y la política.

Acerca de la desigualdad que aún impera, la representante del regional Ibagué, reconoce, que “aún hay algunas posiciones misóginas machistas, incluso entre las mismas mujeres, pero habrá que depurar eso con el trabajo. Considero que la mejor forma de demostrar lo valiosas que somos para este partido, es por medio del trabajo”.

@RENATARELATA 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*