¿Qué sucede con el Páramo de Santurbán?

0
551
Páramo de Santurbán.

Santurbán no solo alberga riqueza hídrica, en flora y fauna, sino que sus suelos y montañas concentran grandes cantidades de minerales como oro, cobre y plata. Minesa, transnacional de los Emiratos Árabes Unidos, quiere explotar estos recursos sin contemplar el impacto negativo sobre la población. ¿Por qué es importante defender el páramo?

Silvia Jiménez
@SilviaJ14

El sector ambientalista en Colombia se ha venido preparando desde la gran movilización del 21N para informar a las personas sobre las diversas complicaciones en cuanto al aire, el agua, la tierra y todo lo relacionado a recursos naturales. Una serie de organizaciones y plataformas se han dado cita semana tras semana para lograr confluir en una gran coordinación que permita avanzar en una lucha unificada en defensa de los ecosistemas y los territorios.

Este año, uno de los grandes retos trazados fueron los páramos, ecosistemas de alta montaña vulnerables que en Colombia representan el 90% de los que hay en todo el mundo. Esto a raíz de la problemática que se vive actualmente en Santander y Norte de Santander con el Páramo de Santurbán, lo que sería uno de los referentes nacionales para esta lucha emprendida por el sector ambientalista.

El ecosistema paramuno

Este tipo de ecosistemas se encuentran en diferentes partes del mundo en zonas montañosas ubicadas en latitudes tropicales. Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú albergan los páramos andinos ubicados en el neotrópico sobre los 3000 m de altitud. Estos contienen una importante diversidad de lagunas y praderas húmedas en valles y planicies accidentadas de origen glacial1.

El páramo de Santurbán es el hogar de 457 especies de plantas, 201 especies de aves, 58 de mamíferos, 17 de anfibios y 17 de reptiles, muchas de estas especies son endémicas y algunos animales que habitan allí se encuentra en peligro de extinción, como es el caso del oso de anteojos.

La vegetación del páramo tiene la capacidad de absorber el agua de las nubes, las cuales se precipitan sobre las diferentes especies de musgos que allí habitan y sobre los emblemáticos frailejones, que no solo absorben el agua, sino que la retienen para ser expulsada en verano; así mismo las nubes pueden volver a tomar el agua para luego descargarla en forma de lluvia y esta llegar a los ríos. A estos dos procesos se les conoce como lluvia horizontal y lluvia vertical respectivamente.

Los frailejones pueden distribuir el agua en la tierra y a través de los canales que se forman en la alta montaña llega a aguas subterráneas. Cada planta cumple un papel importante en este ciclo y todas tienen las capacidades para estar adaptadas al clima propio del páramo, la baja presión atmosférica y la alta radiación ultravioleta. En definitiva, un ecosistema único y delicado.

Santurbán es uno de los páramos andinos que actualmente abastece de agua a una gran cantidad de personas. Según el Instituto Alexander Von Humboldt, 68 sería el número de municipios de Santander, Norte de Santander, Boyacá y Cesar a los que surte de agua potable. Para el caso del área metropolitana de Bucaramanga, que comprende Floridablanca, Piedecuesta, Girón y la capital santandereana, esta es su única fuente hídrica. Se habla de un total de 2.5 millones de personas las que se encuentran dentro de la influencia hidrológica directa de Santurbán, según el Ideam.

Proyecto megaminero

Santurbán no solo es un páramo que alberga riqueza hídrica, en flora y fauna, sus suelos y montañas concentran grandes cantidades de diferentes minerales como lo son el oro, el cobre y la plata; es por eso que desde hace 10 años el Estado ha querido realizar allí proyectos a gran escala de extracción minera.

Por Santurbán han pasado diversas empresas que han buscado extraer oro a cielo abierto y por minería subterránea, ambas técnicas igual de perjudiciales para el ecosistema paramuno. La actual amenaza proviene de los Emiratos Árabes que con su empresa Minesa, que se hace pasar como santandereana sin serlo, busca realizar explotación subterránea en el municipio de California, en la provincia de Soto Norte, por donde nace y corre el río Suratá, que surte de agua potable a una gran cantidad de población en el departamento.

El proyecto de Minesa contempla construir una mina de dos kilómetros de largo, hasta 900 metros de ancho y 780 metros de profundidad con más de 31 niveles de túneles dentro de la montaña. Busca extraer 494 millones de toneladas de cobre y 4,2 millones de toneladas de concentrado de oro anuales durante 25 años; para esto tendrían que remover 68 millones de toneladas de roca, utilizando 35 mil toneladas de dinamita, es decir cuatro toneladas diarias2.

El problema de los residuos

Cabe resaltar que en California se ubicará la mina y en el municipio de Suratá se construirá la infraestructura para depositar los residuos peligrosos o lo que se denominan relaves. Para los túneles que habrán dispuesto para la actividad minera se proyecta llenarlos con cemento y parte de estos desechos, los cuales son de gran preocupación, pues la roca de la montaña también contiene sustancias tóxicas como el arsénico, cadmio, uranio, entre otros.

Este tipo de elementos expuestos en el ambiente o en las aguas subterráneas serían de alta contaminación para el ecosistema y para los seres vivos que dependen de esta fuente hídrica. Es importante mencionar que la presa de residuos peligrosos estaría ocupando el 41% de la cuenca de la quebrada Caneyes, que es uno de los afluentes del río Suratá3.  A esto hay que sumarle la actividad sísmica poco despreciable que tiene la región como una de las grandes preocupaciones del proyecto.

Defender el páramo

Minesa ha sido constante al decir que su proyecto no afectará el páramo porque este se ubicaría por fuera de la delimitación realizada años atrás donde encierran lo que es páramo y dejan por fuera lo que aparentemente no es. Una delimitación conveniente y viciada que no contempló la participación de las comunidades y por ende es rechazada y que deja por fuera las zonas que evidentemente son de influencia de páramo, justo antes de una empresa extranjera solicitar la licencia ambiental para poder explotar allí.

En conclusión y sin mencionar otros detalles, este proyecto generaría altos impactos negativos para la humanidad, la fauna y la flora no solo de la región sino del país, ya que este páramo hace parte de un complejo de ecosistemas de bosque andino que cumplen no solo con tareas en el ciclo hidrológico del agua sino que también puede captar hasta 200 toneladas de dióxido de carbono anuales por hectárea protegida.

Hoy las comunidades exigen al Ministerio de Ambiente y a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, se niegue la licencia ambiental a la empresa que busca disminuir su calidad de vida de manera considerable al querer construir una de las minas más grandes del mundo en la montaña que les produce el agua que a diario consumen.

Hay que mencionar que a pesar de los problemas que se viven actualmente en Colombia, desde Bucaramanga han llegado personas a protestar frente a la ANLA para ejercer presión por Santurbán, entre esos David Guerrero, un bumangués que en huelga de hambre ha manifestado su preocupación por el futuro del agua en su departamento.

La petición de los y las santandereanas al país es que no se abandone esta lucha por sus derechos fundamentales al agua y a gozar de un ambiente sano, ya que defender Santurbán es defender todos los páramos de Colombia y es defender el equilibrio natural del mundo, justo en épocas de crisis climáticas, donde la naturaleza cada vez es la más afectada en la era del capitaloceno.

1 Hidrología del páramo andino: propiedades, importancia y vulnerabilidad. W. Buytaert, R.Célleri, B. De Bièvre, F. Cisneros.

2 https://www.eltiempo.com/economia/empresas/entrevista-con-presidente-de-minesa-sobre-proyecto-en-santander-354746

3 https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/surarta-santander-en-riesgo-por-dique-minero/45382

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*