“Somos echadas pa’lante, lo que nos proponemos lo hacemos”

1
Somos madres, somos líderes, somos las mujeres que construimos la paz. Foto Luis Ernesto Torres – APR.

Con anhelos de paz y equidad para las regiones se crea Coordinadora de Mujeres del Nororiente Colombiano

Cindy Lopera – Agencia Prensa Rural
@PrensaRural 

San Pablo, municipio a orillas del imponente río Magdalena, fue tomado por un grupo de mujeres entre el 19 y el 21 de mayo. Madres, hijas, abuelas, campesinas, excombatientes, estudiantes e integrantes de la comunidad Lgbti, llegaron a esta población del sur de Bolívar. Lideresas comunitarias se dieron cita en este lugar para intercambiar experiencias en torno al empoderamiento de las mujeres con respecto a la participación política en sus comunidades, las implicaciones de los acuerdos de paz para la mujer rural y el enfoque de género que se está proponiendo desde el ahora partido político FARC.

Atravesando ríos y montañas, desplazándose en jeep, bus, mulas, escalera, chalupa, y sorteando todas las dificultades del clima, delegadas de la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra (ACVC), de la Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó (Aheramigua), de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana), y de la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) cambiaron por unos días la cotidianidad del cuidado de sus familias y del hogar para empoderarse de sus decisiones y hacer parte activa de la construcción de un nuevo país.

La actividad comenzó con unos minutos de mística, un espacio íntimo y de reflexión, en el que se hizo un sentido homenaje a las mujeres que con su ejemplo han servido de inspiración para que otras se atrevan a hacer respetar sus derechos, para que su voz sea escuchada y para que nunca más tengamos que denunciar la violencia de género. Los ojos de Irene Ramírez se llenaron de lágrimas al escuchar las bonitas palabras de sus compañeras con las que le agradecieron su liderazgo como primera mujer presidente de la ACVC y el acompañamiento que ha venido realizando a los comités de mujeres en cada una de las veredas. Las palabras de aliento terminaron con un fuerte aplauso para finalmente fusionar a todas las mujeres del recinto en un solo abrazo de unidad.

Con el momento de la mística comenzamos la Escuela de Mujeres del Nororiente Colombiano.
Irene Ramírez, presidenta de la ACVC, inaugura el evento. Foto Luis Ernesto Torres – APR.

Uno de los objetivos del encuentro era dejar claras las propuestas por parte del partido FARC en cuanto al enfoque de género de los acuerdos de paz. Para Victoria Sandino, senadora por este partido e integrante de la subcomisión de género durante los diálogos de La Habana, “las mujeres deben tener la voluntad primero de empoderarse de las oportunidades que traerán los acuerdos de paz. Deben transformarse a sí mismas para poder transformar a la sociedad, pero esto no lo lograrán solas, necesitan el apoyo de las comunidades, de las organizaciones sociales y de la formación en liderazgo para la participación en política, para poder tomarse la palabra sin temor”. Así lo anunció desde la ciudad de Barrancabermeja, ya que, por temas de agenda, no pudo asistir al evento.

Por su parte Elizabeth Pabón, secretaria general de Ascamcat, considera que la importancia de estos eventos radica en la posibilidad de conocer y compartir los procesos organizativos de mujeres porque para ella “el Gobierno no va a cumplir nada si nosotras las mujeres no salimos a las calles a hacer cumplir los acuerdos de paz”. Esto solo será posible mediante la organización, conformando comités de mujeres y género en cada una de las veredas y replicando la formación que se comparte en este tipo de encuentros.

Por lo anterior, el compromiso de las mujeres que hicieron parte de este taller es convertirse en replicadoras de la información discutida para socializar en cada uno de sus territorios la importancia de la implementación de los acuerdos. Se compartieron también temas, desde el intercambio de experiencias, como los pasos para programar un taller, las metodologías de trabajo necesarias y los mecanismos de participación, de acuerdo a las instancias democráticas.

Francia Adriana Duque, quien hace parte de Cahucopana y proviene del nordeste antioqueño, reconoce algunos de los obstáculos que enfrentan las mujeres para participar en estos espacios de capacitación: no tienen con quién dejar a sus hijos, sus maridos no les brindan los recursos económicos para viajar, no pueden descuidar las labores del hogar, entre otros. Sin embargo reconoce también que poco a poco las mujeres se han ido empoderando de su papel social para hacer valer sus derechos y colaborarse entre ellas mismas para que aumente la participación femenina en la toma de decisiones en sus comunidades.

El acuerdo de paz, y el enfoque de género que se discutió de manera transversal, contempla solventar estos obstáculos; además de ofrecer mejoras significativas para la vida de la mujer en el campo con economías alternativas frente a la siembra de cultivos considerados de uso ilícito, la creación de un tribunal de garantías para denunciar los crímenes cometidos contra la mujer en el marco del conflicto armado, el reconocimiento del aporte a la economía por parte de las labores que se realizan en el hogar, entre otros. Así lo dejó claro Paula Andrea Salcedo, integrante de la comisión nacional de mujer, género y diversidades sexuales del partido FARC.

Para finalizar, se construyó de manera colectiva, recogiendo los diversos aportes que se compartieron desde las regiones, la declaración política del evento: se creó así la Coordinadora de Mujeres del Nororiente Colombiano que se consolidará como estrategia organizativa para la pedagogía de paz y la incidencia en escenarios políticos para el cumplimiento del acuerdo final de paz.

Homenaje a mujeres líderes de nuestro país y del mundo. Foto Luis Ernesto Torres – APR.

Irene Ramírez vuelve a tomar la palabra; niñas, jóvenes y mujeres con experiencia escuchan con atención lo que tiene para compartir: “Las mujeres estamos aprendiendo a salir de la ignorancia que nos ha hecho creer que no tenemos derecho a construir un futuro mejor para nuestros niños y niñas. Hoy estamos sacando adelante nuestras ideas y proyectos para que nuestras regiones florezcan en alegría, en libertad, en paz”.

San Pablo vuelve a la normalidad, las mujeres que hicieron parte de este encuentro retornan a sus comunidades y a sus familias. Pero hombres y mujeres que fueron tocados por la violencia transforman ahora sus pensamientos, sentimientos y acciones para construir de manera conjunta, con equidad, la tan anhelada paz que tanto necesitan las regiones.

Epílogo

No podíamos culminar estas líneas sin recordar al maestro Carlos Lozano. Ahora no nos acompaña físicamente, pero sus enseñanzas, sus consejos y su ejemplo -como persona, como periodista, como líder- quedarán para siempre en nuestros corazones. Además de las sentidas condolencias que presentamos desde la Agencia Prensa Rural para sus familiares y amigos, el mejor homenaje que podemos hacer como medio de comunicación alternativo y comunitario es continuar con nuestra labor periodística al servicio de las comunidades campesinas en resistencia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*