¿Se imaginan a Colombia sin café? El paro nacional cafetero es justo. ¡Apoyémoslo!

0

Gloria Inés Ramírez Ríos
Senadora de la República elegida por el PDA

La situación de los cafeteros colombianos ha dado un giro de 180 grados: la producción de café en Colombia pasó de representar de acuerdo con cifras de John Mario González publicadas en semana.com el 1 de febrero de 2013 de más del 50% del valor de las exportaciones del país, el 30% del PIB agropecuario y cerca del 7 u 8% del PIB nacional a mediados de los años 80, a representar menos del 4% del total de las exportaciones y, de seguir en las mismas condiciones, el porcentaje pasará muy pronto a ser 0. Aproximadamente 600 mil familias dependen del café y hoy los caficultores no logran recuperar si quiera los costos.

GLORIA-INES-RAMIREZ-1-copiaLas principales demandas de los cafeteros son:

1. Precio de sustentación: de $85.000 por arroba ($850.000 por carga de 125 Kg) sobre el 100% de las arrobas producidas. Actualmente, el Gobierno, a través de la Federación Nacional de Cafeteros, otorga a cada productor que venda café por debajo de $65.000, $6.000 por arroba, pero éstos no son sobre el 100% del café producido sino sobre el cupo que le otorgue el SICA (Sistema de Información Cafetera), que aproximadamente es de 80 arrobas por hectárea, siendo lo normal para una caficultura tecnificada y eficiente una producción de 200 arrobas por hectárea; por tanto, el cupo otorgado por el SICA es insuficiente y el precio de sustentación debe ser sobre el 100% de la producción.

2. Se debe incluir en el Presupuesto Nacional el precio de sustentación solicitado con el fin de que sea una política nacional independiente del Gobierno de turno.

3. Refinanciación de deudas cafeteras. Un período de cuatro años de gracia. DTF-2 para todas las deudas que se adquirieron para renovación y futuras renovaciones, sin quedar reportado en centrales de riesgo.

4. Subsidio de costos de insumos agrícolas.

5. Restricción al 0% de la importación de café verde.

6. Las políticas de ayudas a cafeteros brindadas por el Gobierno Nacional, a través de la Federación Nacional de Cafeteros, deben ser para todos (hoy en día son únicamente para variedad Castillo y variedades Colombia), sin importar las variedades de café que se tenga en la finca, que dependen de la experiencia y conocimiento que tiene el caficultor sobre cada una de ellas, por ejemplo, la variedad Caturra tiene una tasa con muy buenos atributos y sobre ésta y las demás variedades, el Gobierno Nacional no da un solo subsidio). El país necesita recuperar su producción a nivel mundial, por lo menos el segundo o tercer puesto, hoy ocupados por Vietnam e Indonesia, sin importar qué variedad de café se tenga sembrada.

7. Que se prohíba la megaminería en las zonas cafeteras.

Las anteriores demandas se encuentran sustentadas, entre otros, en que los costos de producción de una arroba de café seco puesta en el sitio de compra de café, de acuerdo con información suministrada por un caficultor del Quindío, son los siguientes:

1. En el 2011 el valor fue de $65.127 por arroba, para 6.554 arrobas producidas durante todo el año.

2. En el 2012 el valor fue de $60.240 por arroba, para 6.888 arrobas producidas durante todo el año.

3. El costo promedio de producción actual es de $65.000 por arroba, y el precio de venta actual es de aproximadamente $48.000 a $50.000 por arroba de factor 92.8 (el factor es la calidad, a medida que aumenta el factor, o sea, que disminuye la calidad, baja el precio, en promedio los caficultores venden con factor 100, o sea que venden a unos precios incluso más baratos que los mencionados), por lo que se están perdiendo aproximadamente $15.000 por arroba sin contar con que la utilidad es $0. Aun con el auxilio de $6.000 que otorga el Gobierno y, sin considerar que sólo se otorga para 80 arrobas por hectárea promedio, los caficultores están perdiendo aproximadamente $11.000, pues venden a $48.000 más $6.000 de auxilio son $54.000, y producir les cuesta $65.000.

Al respecto es importante aclarar que los costos de producción varían de acuerdo al área en producción que se tenga en la finca; por lo que, por ejemplo, en un momento donde la finca tenga lotes con socas menores a 18 meses (que no están produciendo pero que generan casi los mismos gastos en abonos, insecticidas, limpieza, etc. que si lo estuvieran), los costos pueden llegar a aumentar incluso hasta $70.000 pesos por arroba, con una administración muy eficiente.

El país todavía está en deuda y la lucha por la dignidad de los cafeteros y sus familias, es de todos; en consecuencia, invitamos a los ciudadanos y a todos los representantes de la sociedad civil, a movilizarse y sumarse al Paro Nacional Cafetero programado el lunes 25 de febrero de 2012, para que no tengamos que imaginar una Colombia sin café.

Bogotá, D.C., 24 de febrero de 2013