Se escribe una gran página de la historia

5
Por 20 minutos, representantes de comunidades indígenas y negras rindieron sus informes. Foto J.C.H.

Para fortalecer la unidad de los sectores populares, ampliar la agenda de negociación con el Gobierno y crear un plan de movilizaciones tuvo lugar un encuentro en el que también se esclareció una senda

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@Aurelianolatino

El día que el Congreso de la República reinicie el debate sobre la reforma tributaria, habrá una gran toma de Bogotá y de las principales ciudades del país, y el 18 de diciembre, se realizará un plantatón de árboles en la reserva Van der Hammen.

Así lo dio a conocer la declaración política del Encuentro Nacional Sindical, Social, Étnico y Popular, desarrollado los pasados 6 y 7 de diciembre en la Universidad Nacional de Bogotá, que había sido convocado por el Comité Nacional de Paro, con los objetivos de fortalecer la unidad, los puntos de negociación con el Gobierno y establecer una agenda de movilizaciones. Al evento asistieron cientos de delegados y delegadas de organizaciones sociales, populares, el movimiento juvenil y estudiantil, pueblos indígenas, comunidades negras, comunidades campesinas, el movimiento de mujeres, comunales, educadores, trabajadores y organizaciones sindicales, sector cooperativo, transportador, de población con capacidades diversas, movimiento de pensionados, minga sur occidente, recicladores populares de oficio, artistas y trabajadores de la cultura, los movimientos ambientales, de solidaridad antiimperialista, las veedurías ciudadanas, la bancada alternativa por la paz, comités locales y regionales de paro entre otros procesos, organizaciones y ciudadanías del territorio nacional.

Tiempo de mujeres

Según el mandato de sus ancestros, actualmente se vive en el tiempo de las mujeres, de la madre tierra, porque los seres humanos son fruto de ellas, dijo la vocera de las comunidades indígenas del norte del Cauca en la inauguración del Encuentro.

La líder indígena propuso tener el respeto como un principio de diálogo para la construcción de unidad, caminando la palabra. Pidió la unidad porque los están matando, pero también están matando la selva, los ríos y el territorio; por lo que señaló que puede haber educación, salud, pero: “…si la casa no está sana no se hace nada con eso. Tenemos diferencias, pero en ellas tenemos que encontrarnos para construir. Hemos venido construyendo un proyecto de vida, y en ese marco hay que ver cómo defendemos la madre tierra y cómo construimos un país distinto donde podamos vivir todos y todas de manera ordenada”.

Por otra parte, la vocera de las comunidades afrocolombianas, dijo que como movimiento negro no pueden solos, que nadie puede solo, que se necesita de los otros sectores para emprender acciones en defensa de la vida y los ecosistemas. Llamó a pensar en que no se puede hablar de unidad cuando unos sectores invisibilizan a otros. “El pueblo negro siempre ha sufrido que se nos invisibilice, hasta el censo nos borró, nosotros nos haremos notar y le decimos al DANE que si quiere le enseñamos a contar”.

Estudiantes, firmes

Los incumplimientos del Gobierno nacional al movimiento estudiantil en cuanto a los recursos que se arrancaron con movilización hace un año, fue el punto a destacar en la intervención del vocero de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior, Unees. Es decir, los saldos apropiados y no comprometidos por el Estado en el que solo se han desembolsado 78 mil millones de pesos, de los 600 mil millones a los que se comprometió.

Explicó que los estudiantes también están en las calles porque el Icetex avanza hacia una banca privada, hacia la privatización de la educación. “Rechazamos el constante llamamiento al movimiento estudiantil, por parte del Gobierno, a que rompamos la unidad del Comité Nacional de Paro, llaman al movimiento estudiantil a que haga parte no de una mesa de negociación, sino de conversación. No hemos querido participar por respeto al Comité. Ratificamos la unidad”.

Además, explicó que cuando el Gobierno sale en medios de comunicación diciendo que hay más recursos para la educación en infraestructura e Icetex, son los mismos que se encuentran en el Plan Nacional de Desarrollo y que apuntan a una educación para un país subdesarrollado, donde solo los privilegiados económicamente pueden estudiar. Y, mientras los cientos de asistentes gritaban: “No más Esmad, no más Esmad”, dijo que el estudiantado se ratificaba en su pelea por desmontar este escuadrón policial.

Contra el modelo

A su turno, el vocero de la Cumbre Agraria Étnica y Popular, compuesta por 15 organizaciones sociales del orden nacional, expresó que el Encuentro es un acumulado de las luchas de Colombia, de las resistencias que construyen. Saludó a las guardias campesinas, la guardia indígena, la guardia cimarrona y a la Primera Línea que encabezó la última movilización.

Dijo que al igual que otros pueblos latinoamericanos, Colombia está en las calles oponiéndose al neoliberalismo y construyendo otro país, sin miedo. Vio el evento como la oportunidad para pensarse un país con dignidad, para seguir tejiendo la esperanza y sacar una agenda de movilización.

Para el Encuentro las movilizaciones que se realizan en todo el territorio nacional, son la expresión de inconformidad e indignación, que evidencia un levantamiento popular de grandes dimensiones sin antecedentes recientes en la historia política del país.

La declaración política del Encuentro, en uno de sus apartes dice: “El paro nacional del 21 de noviembre que convocó el Comité Nacional de Paro en el Encuentro Nacional de Emergencia de las Organizaciones Sociales y Sindicales del 4 de octubre, sellado con un espectacular cacerolazo en las horas de la noche, se convirtió en el mayor estallido social en la historia reciente de Colombia, que corroboró la justeza y la participación masiva de millones de colombianos contra el paquetazo de Duque, el FMI, la OCDE y el Banco Mundial, y en favor de la vida y la paz. Que explican la indignación y el rechazo por parte de la población en general, unificando a millones de personas de todos los sectores sociales, económicos y políticos, exigiendo un cambio en el desastroso rumbo económico y social que sufre la nación, y al lado de ello, la exigencia del cese de la violencia, los asesinatos de líderes y lideresas sociales y exguerrilleros en proceso de reincorporación, la intimidación y la persecución contra todo aquel que ose manifestarse en contra del Gobierno, así como también, reclamando la implementación del Acuerdo de Paz de La Habana, el respeto a los protocolos firmados por el Gobierno nacional y el ELN, y la continuación de los diálogos con los sectores guerrilleros, indispensables para lograr la convivencia nacional y puestos en entredicho por la equivocada decisión de hacer trizas los procesos de paz”.

A la espera de negociar

El Encuentro cumplió el objetivo de ampliar y fortalecer el Comité Nacional de Paro como el espacio de interlocución ante el gobierno de Duque, que interpreta las reclamaciones del pueblo colombiano expresadas en la agenda que recoge las líneas temáticas de los principales problemas que el Gobierno debe resolver mediante una negociación directa con el Comité Nacional de Paro. “Hasta hoy, el gobierno no ha asumido una actitud consecuente con las dimensiones de las protestas ni con el contenido del pliego, por el contrario, busca dilatar y diseminar nuestras exigencias pretendiendo que sean parte de la llamada conversación nacional que solo busca nuevas formas de engaño, división y desatención, que no estamos dispuestos a permitir”, expresa la declaración política.

A la fecha el paro continúa con múltiples expresiones de movilización pacíficas, espontáneas y masivas desde el primer día, con momentos fuertes de movilización el 27 de noviembre y el 4 de diciembre. “La indignación nacional se ha mantenido, nuevos cacerolazos, mítines, plantones, marchas, concentraciones, pitazos, ocupaciones de vías, canelazos, conciertos, música, danza y bailes. Las calles del país están llenas de indignación, colorido, fortaleza, decisión, alegría y contundencia en los reclamos en todos los rincones de la patria, ciudades, pueblos y campos. (…)

“El espíritu de lucha se mantiene intacto, convocamos al pueblo colombiano a mantener las acciones de lucha en la calle resignificando las festividades de fin de año y a que, a la vez que estamos reunidos en familia y con nuestras amistades, realicemos cacerolazos navideños en medio de las novenas populares de aguinaldos, el 31 de diciembre, quemas de muñecos con el fin de rechazar el régimen y sus medidas económicas retardatarias, y otras actividades que surjan de la poderosa creatividad popular”.

Lo que viene

En aras de consolidar un marco pedagógico y movilizatorio que siga impulsando la lucha de la sociedad colombiana el Encuentro invitó a realizar mítines frente al escenario de negociación del salario mínimo el pasado 10 de diciembre y a un plantón en el Centro de Memoria Histórica en Bogotá, por el Día Internacional de los Derechos Humanos, el mismo día.

Además, del 15 al 29 de enero de 2010, se realizarán encuentros, asambleas populares locales, municipales, departamentales, regionales y sectoriales preparatorias del encuentro nacional que se realizará el 30 y 31 con los Comités de Paro constituidos en el país y con todas las organizaciones sindicales, sociales, populares, estudiantiles, juveniles, de mujeres, transportadores, pueblos indígenas, pueblo negro y comunidades campesinas que están movilizados, que siente las bases de la más amplia y unitaria movilización. Igualmente, se hará un encuentro nacional de mujeres en el primer semestre de 2020.

Asimismo, en el marco del paro nacional, el Encuentro respaldó las propuestas de las centrales obreras en relación con el aumento del salario mínimo que recupere el poder adquisitivo de los trabajadores. Se mostraron de acuerdo con el rechazo al fracking, la necesaria transición energética y de declaración de emergencia climática, y convocaron al pueblo colombiano a solidarizarse con las luchas de los pueblos de América.

Finalmente, agradecieron al país y dijeron estar escribiendo una hermosa página de la historia. Las organizaciones asistentes se comprometieron a seguir adelante en unidad: “Ya basta de destrucción de la nación, la paz, y los elementales derechos de los trabajadores y el pueblo, seguiremos la lucha por una Colombia democrática, próspera, libre, soberana y en paz”.

El Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia, fue el
escenario para la instalación y las sesiones plenarias del Encuentro. Foto J.C.H.

5 Comentarios

  1. finally face viagra for sale on amazon morning agreement viagra for sale
    canadian suddenly throat generic viagra for sale hardly
    till [url=http://viacheapusa.com/#]viagra usa[/url] aside
    county viagra for sale on craigslist ahead setting

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*